Category: Nuevas enfermedades


Aquí teneis generalidades sobre nuestra salud, el “diagnostico” que consiste en los alimentos toxicos que consumimos a diario, en síntesis, todo aquello que nos afecta la salud. Al igual que hallareis las soluciones para evitar tanta enfermedad…

Opinion personal:

Correcciones que le diría al director del video:

Cuando dicen “tomen opciones más saludables”, quizás se olvidó el que hizo ese video, pero el Aspartame no tiene nada de saludable. Mejor dicho, yo diría “tome opciones (verdaderamente) saludables” como la stevia en hierba, no me da confianza el que está en polvo, o también la panela (no lo dijeron en el video) y la azúcar sin refinar o “morena” (tampoco lo dijeron). Personalmente, no recomiendo la miel y lo refleje en este artículo:

https://filtracionesdelasalud.wordpress.com/2011/12/22/la-miel-de-abejas-no-es-un-buen-alimento-para-la-salud-humana-afirman-cientificos/

 

Sal sin fluor y sin yodo, sólo sal marina para comer en nuestros alimentos (por supuesto que hay otras sales naturales saludables, como el cloruro de magnesio o sulfato de magnesio, pero se toman ya estas y otras como medicina, no propiamente como aditivo natural. No obstante, la sal marina también es medicinal) muestro este artículo:

https://filtracionesdelasalud.wordpress.com/2011/06/25/el-veneno-inmundo-de-la-sal-refinada/

Mis apuntes que he resaltado del video:

Además de unas cosas que ya conocía, cosas que no repetiré, sólo diré las que me parecieron trascendentales, aunque casi toda la información del video me parece pertinente.

“La ignorancia da miedo”

La gente generalmente no conoce los efectos perjudiciales que trae el consumir todos estos productos y se llevan creencias como, y lo dijeron en el video, “me aburriré si no como eso”, refiriéndose a los alimentos con aditivos químicos que son adictivos y de buen sabor, pero como el drogadicto que no puede dejar las drogas, ocurre con algunas personas que no abandonan de una vez por todas esos “alimentos”( si es que así se pueden realmente llamar porque no nutren, al contrario, enferman). Buscan pretextos para consumir tales cosas.

Bueno, me dirijo a aquellos que quieren dejar de enfermarse, porque hay gente que no le importa lo que come así sepa su realidad. Si tú quieres mantener una buena salud, te recomiendo que vayas investigando y aplicando estos conocimientos que hemos brindado en este blog y en muchos otros, pero discerniendo lo que te sirve de lo que no, y aquí estamos para ayudarte en la salud, en lo que más podamos.

Por experiencia, he hecho alimentos naturales y veganos y de veras que salen mas deliciosos que cuando consumía algún alimento industrial o de animal. Sin embargo, hay “alimentos” que tienen un sabor muy adictivo y delicioso, pero al rato generalmente irrita, especialmente en el estómago. Eso que se come que viene de industria y al rato molesta, pero luego pasa el dolor, eso luego termina en constantes idas al hospital e inocentemente se pregunta por qué sucede eso…pues ya es hora de abrir los ojos…

Para las mascotas, evitarles sus pulgas usen Collares ultrasónicos o vinagre o semillas de cilantro. Esta información no la conocía, tendré que averiguar más al respecto, mas sé que por ser natural puede ayudar a nuestras mascotas, ténganlo en cuenta.

Nombraron al Dr. Pusztai el cual no lo conocía, acabe de encontrarme un artículo interesante sobre los alimentos genéticamente modificados:

http://www.redtercermundo.org.uy/texto_completo.php?id=80

Hablaban de que las semillas de los transgénicos no tienen fertilidad, y luego mostraban la imagen de una sandia. Se que existen granos transgénicos, pero no he encontrado todavía información de frutas transgénicas, lo que me interesa bastante. Poder conocer todos los transgénicos posibles, hasta se habla de tabaco transgénico supuestamente para curar el cáncer, de lo cual no me inspira confianza en lo absoluto, y en la sección tabaco de este blog se halla información sobre la verdad del tabaco. Sin embargo, en lo que concierne a las frutas transgénicas no se puede por lo menos confiar en los productos de los grandes supermercados que muestras tanto frutas como verduras de “hermosa apariencia”, de veras que recomiendo mucho que vayan a mercados campesinos, plazas, etc. Donde vendan productos traídos lo mas naturalmente posible. Podeis incluso hacer una huerta en casa.

Una mentira sobre el sedentarismo y la idea supuesta de que el hombre es muy débil por naturaleza.

En realidad no quiero decir que ser sedentario sea saludable, sino que el tener malos hábitos alimenticios, medicinales y de higiene, y el no hacer ejercicio genera una mayor propensión a enfermarse. Sin embargo, si cambiamos esos malos hábitos, como lo refleja el video, el sedentarismo dejará de pesarnos tanto en nuestra salud y si las circunstancias nos obligan, o por una cuestión nuestra, a permanecer sin hacer ejercicio o deporte, al menos podremos llevar una vida más sana, más limpia, más tranquila cuando sintamos nuestro cuerpo saludable (eso todos lo podemos percibir). Por supuesto, me parece que el ejercicio ayuda aunque recomendaría que conociéramos más sobre saber hacer ejercicio porque a veces por nuestra ignorancia el ejercicio puede dañarnos. (Próximamente debo hacer una artículo sobre el ejercicio que ha habido poco de ello, aunque yo tampoco no es que conozca del tema mucho).

Cuando llegamos al consultorio del médico y tenemos cierta enfermedad, puede que nos resulte diciendo que el estrés, lo hereditario y ciertos alimentos nos hacen daño por un periodo de tiempo. Bueno, no se niega que el estilo de vida que lleva generalmente la gente occidental puede molestarnos y estallar en una enfermedad. Pero un medico común nunca le da trascendencia a esas cosas que comemos que nos hace daño, mucho daño si ya han visto los videos.

Yo, la verdad, no creo que sea lo hereditario lo que nos hace propensos a tal enfermedad, si es que la tenemos, aunque cada caso es diferente. Pero lamentablemente el cuerpo médico en su mayoría de occidente creen que cuando lleguemos a la vejez sufriremos y necesitaremos una atención medica constante; otra cosa es que ya parece normal el enfermarnos de resfriados constantemente y a veces tener alguno que otro dolor estomacal, de articulación o muscular. Yo, veo a personas que ven este tipo de cosas como algo normal, pero ya es hora de ver la razón por la cual nos tendemos a enfermar tanto y que los médicos usualmente lo pasan desapercibido.

Si algo me ha enseñado la investigación de estas cuestiones sobre la verdad de nuestra salud es que no existe alimento o medicamento que te nutra o cure “a medias”, es decir, que, por un lado te hace bien, pero que por el otro te hace mal. Caso que he hallado en las carnes que por un lado te hacen sufrir estreñimiento, pero que por el otro te dan la vitamina b12 y, por tanto, te evitan la anemia. Igual pasa con la leche que por una lado te da el calcio, pero por el otro te puede irritar el estomago.

Igualmente pasa con los medicamentos de farmacia industrial, que por una lado te pueden irritar algo, pero que deben curarte de esa enfermedad que tengas. Pues en mi opinión jamás creeré en estos “alimentos” y  “medicamentos” a medias. Una cosa que consumes o te da salud o te enferma, pero no hay términos medios donde estén revueltos los beneficios y los maleficios, tal cosa no existe.

En la categoría “Trofología y veganismo” están mis demostraciones científicas por las que no creo que el hombre necesite de cualquier producto de animal para nutrirse, con esto además quiero decir que estoy de acuerdo cuando el video expone que no debemos consumir “animales transgénicos”, pero por más naturales que sean no deberíamos consumirlos.

Cuando citan el texto bíblico de los hebreos, la verdad es que no veo muy explícito que sea malo el consumo de leche. No sé si es que no conocen bien los que hicieron el video, pero el tema de la leche lo pasaron muy por encima, es cierto que la leche procesada hace daño para la salud de todos, pero parece que no nos insinuaron que debamos consumir leche natural sacada de la vaca aunque lo nombraron en un momento tal cosa. Mas en mi postura no estoy de acuerdo en que debamos consumir leche de cantina, sacada directamente de las ubres de la vaca, yo consumí esa leche y me hacía mucho daño…pero, a lo que quiero llegar, es que no puede ser posible que el consumir leche, por más natural que sea, nos de beneficios saludables. En la sección o categoría que ya dije anteriormente se demuestra.

Además, y hasta me da un poco de risa pero sin burlarme, ese dicho bíblico corresponde más a un sentido metafórico que literal. Hay un dicho que dice “dar leche a los niños y carne a los hombres”, obedece exactamente al dicho de los hebreos que citan en el video. Este, significa que dependiendo de nuestro nivel de madurez podremos asumir responsabilidades mas comprometedoras, en un principio las responsabilidades no recaen en nosotros y “bebemos leche” porque el tomar un líquido es algo sencillo, pero con el tiempo debemos asumir responsabilidades cada vez más difíciles, si así lo podemos llamar, de manera que son complicadas de masticar como cuando uno come carne, hay que masticarla para digerirla.

Por supuesto, todo esto es metafórico, jamás estaré de acuerdo en que literalmente deba darle leche a un niño (o a un hombre), solamente la materna cuando es bebé, de resto nada de leche de algún otro animal porque no está hecha para su consumo, sólo para los críos de ese animal. La carne ni al niño ni al hombre le favorece en su salud. Aunque ciertamente hay casos diferentes en donde las reglas del juego cambian, es decir, donde las mismas personas pueden, usando ciertas facultades mágicas, comer todo lo que quieran sin llegar a enfermarse, pero eso obedece más a algo espiritual que también sería interesante comprenderlo y aplicarlo.

RECUERDEN, no compren Cosas que NO necesitan, No transgenicos, no químicos, al menos por mi parte, no animales para comerlos. No os dejéis llevar por el comercio, piensa, se libre, no te dejes influenciar de lo que no conoces, solamente guíate por los que te aprecian, te aman, te quieren. La verdad sólo se halla en ti.

 

Nordeste antioqueño Utilización de armas químicas para desplazar poblaciones: Denuncian fumigaciones aéreas con glifosato donde no hay cultivos ilícitos Por Cahucopana
La Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antioqueño Cahucopana, informa a la comunidad nacional e internacional los últimos acontecimientos en contra de la vida e integridad de las comunidades campesinas del Nordeste Antioqueño.
El día 26 de noviembre de 2011, en la vereda Camelias, jurisdicción del municipio de Remedios, parte alta del Nordeste Antioqueño.
Siendo las 9: 30 de la mañana se presenció el sobrevuelo de avionetas, las cuales hicieron aspersiones con glifosato en zonas de cultivos de pan coger, hay que tener en cuenta que en esta zona no se tiene conocimiento de siembra de cultivos de uso ilícito, esto gracias a la concertación con las comunidades organizadas. Hace exactamente un mes, el 27 de octubre de 2011 la corporación hizo la denuncia de los bombardeos llevados a cabo por fuerzas militares en la finca de la señora Fanny del Socorro Tapias vicepresidenta de Cahucopana, la cual dejó como resultado la crisis nerviosa de los habitantes de la vivienda y la muerte de dos búfalas de recría, zozobra y miedo entre los habitantes.
Aunque este hecho fue denunciado oportunamente, no se ha obtenido pronunciamientos por parte de las fuerzas militares de la zona, ni las autoridades competentes.
Es por ello que solicitamos la solidaridad de las diferentes organizaciones sociales y defensoras de derechos humanos siendo esta una manera de visibilizar y denunciar las reiteradas afectaciones que aquejan a los campesinos del Nordeste Antioqueño. _________________________________________________________________________________ _________________________________________________________________________________
Contexto- Información complementaria sobre desplazamiento forzado y masivo de poblaciones:
1. Colombia es el país con más desplazados del mundo, junto con Sudán: 5,2 millones de personas desplazadas forzadamente (informe CODHES) por la herramienta paramilitar financiada por multinacionales, narcotráfico y dineros públicos desviados para ese efecto, y cuyo accionar es coordinado por el ejército colombiano. Los bombardeos y las fumigaciones son utilizados como mecanismos de desplazamiento poblacional y despojo. Los enfrentamientos producen igualmente desplazamiento poblacional, pero, al contrario de lo que plantean los mass media cuando dicen que las personas son “desplazadas por el conflicto interno”, para nada los enfrentamientos son el factor decisivo que explica las ingentes cantidades de personas desplazadas y despojadas en Colombia. Las fumigaciones que hambrean a ingentes cantidades de personas causan desplazamiento masivo, y son las masacres el mecanismo que ha logrado desplazar a millones de seres humanos de su habitat: las masacres son dirigidas intencionalmente contra la población civil con la finalidad de despojarla y desplazarla, para que luego las tierras así despojadas pasen a ser explotadas por el gran latifundio y las multinacionales: más del 40% del territorio colombiano está pedido en concesión por multinacionales mineras.
Por lo tanto más que hablar de que las personas “son desplazadas por el conflicto”, debemos en honor a la verdad y a las víctimas denunciar que hay una política dirigida intencionalmente contra la población civil con la finalidad de despojarla para beneficio del gran capital; se trata de que el desplazamiento forzado y masivo de poblaciones es un fin en sí, y no una ‘consecuencia de la guerra’; se trata de que hay ingentes cantidades de personas desplazadas por el gran capital, por la voracidad del gran capital por las tierras, que no tiene escrúpulos en utilizar a las herramientas represivas del régimen colombiano -sean estas las herramientas legales o paraestatales-, para cometer atrocidades y masacres con la finalidad de inyectar terror y vaciar así amplias zonas de habitantes y reivindicaciones sociales y medioambientales. El entender que el desplazamiento masivo de poblaciones es un fin en sí, es una de las claves de la situación de drama humanitario y ‘contra reforma agraria’ que sufre Colombia.
Acaba de salir el último informe sobre la vulnerabilidad de los países del mundo en materia de tenencia, compra y venta de tierras. Está disponible el estudio de Oxfam “Tierra y Poder”. Reseña que: Las naciones que más están sufriendo las consecuencias de la compra masiva de tierras están situadas principalmente en África. Así, por ejemplo, “en el sur de Sudán, las compañías extranjeras han comprado el 10 % de su territorio total” y en América Latina “el país que vemos más vulnerable en el área es Colombia”. 2. Sobre la falacia estadounidense de la “lucha contra las drogas”, y su funcionalidad para intervenir países:
La hipocresía de la “lucha contra las drogas” de EEUU no es otra cosa que un pretexto para intervenir países e intensificar la guerra contra los movimientos sociales.
La Coca, la Amapola y la Marihuana son satanizadas cuando son plantas medicinales, que si no fuera por los químicos que los mismos EEUU y la UE producen, sería imposible transformarlas en esas drogas conocidas como cocaína y demás. “Curiosamente” no existe un “Plan Alemania”, o un “Plan Suiza”, o un “Plan EEUU” de fumigaciones y destrucción de las multinacionales de químicos; pero en cambio sí existe un “Plan Colombia” contra el campesinado colombiano. Al igual que la DEA se ceba ahora contra los movimientos sociales de México, lo viene haciendo desde hace años en Colombia contra esos mismos movimientos sociales.
La verdad demoledora es que son los EEUU y la UE los que regentan el narcotráfico: de 100 USD que genera el narcotráfico de cocaína a nivel mundial, al menos el 96% termina en la banca EEUU y UE, y en Colombia se ‘queda’ tan sólo el 4%, y de ese 4% la mayoría va a parar a agentes estatales, aduanas y aerocivil que son los que permiten la importación de precursores químicos y la exportación de pasta base. Se estima que tan sólo el 0,62% de ese 4% va a parar a manos del empobrecido y despojado campesino cultivador de Coca. Sin la complicidad de EEUU y del Estado colombiano, sus aduanas y sus narco-paramilitares la realidad de tráfico actual sería simplemente imposible.
Hace años que el campesinado colombiano reclama reforma agraria y poder sembrar la alimentación que requiere Colombia: construir soberanía alimentaria. Pero las multinacionales saqueadoras y el gran latifundio se niegan a la justa repartición de tierras y continúan monopolizando las tierras. Y cada día despojan a más campesinos mediante su herramienta paramilitar. Con lo cual el cultivo de la hoja de Coca se inscribe en esta terrible realidad agraria de constante desplazamiento y escasez de tierras para el campesinado, que no permite el desarrollo de la soberanía alimentaria.
Los EEUU adelantan en Colombia fumigaciones con glifosato que envenenan las aguas, la tierra y asesinan a seres humanos, flora y fauna. Las fumigaciones en realidad no son para “eliminar las drogas” porque recordemos primero que la Coca sin precursores químicos no es Cocaína, y luego se constata que las fumigaciones son utilizadas por los EEUU y el estado colombiano para acelerar el despojo de tierras y la correlativa apropiación de esas tierras en manos de multinacionales mineras o del agro-industrial.
Fuente: http://old.kaosenlared.net/noticia/colombia-armas-quimicas-para-des…

Cuando se habla de pescado se suelen enumerar un sinfín de beneficios que se asocian en la mayoría de los casos a sus propiedades nutritivas. Pero, tal y como pasa en todos los alimentos, pueden llevar consigo algún tipo de riesgo asociado a la presencia de contaminantes. El mercurio, uno de ellos, es un elemento presente en la naturaleza por causas que van desde las propias de la naturaleza a las que proceden de la contaminación industrial. Su capacidad para acumularse en alimentos, sobre todo pescado, obliga a fijar niveles seguros y actualizar las medidas de protección al consumidor.

Pez espada o atún son algunos de los pescados que más han aparecido en la lista del Sistema de Alerta Rápida para Piensos y Alimentos (RASFF, en sus siglas inglesas) durante el año 2007 por contener mercurio, un contaminante orgánico cuya presencia natural en el medioambiente y en el medio marino vulnera la seguridad del producto si se ingiere. Sin embargo, la Unión Europea admite que el consumidor comunitario no está expuesto a niveles de riesgo, aunque el pescado constituya una parte importante de su dieta. La normativa europea fija un nivel máximo permitido de mercurio en los productos pesqueros de 0,5 miligramos por kilo. En las grandes especies, como el tiburón o el pez espada, el nivel es de un miligramo por kilo. De lo que se trata es que medidas como esta consigan llegar a un equilibrio entre el riesgo y el beneficio.

Una forma tóxica

La UE apuesta por buscar nuevas soluciones de protección e insta a las autoridades nacionales a fortalecer las medidas a favor de la salud pública
En el medio acuático existen algunos microorganismos, presentes tanto en sedimentos como en el agua, que transforman el mercurio inorgánico en orgánico, lo que se conoce también como metilmercurio. Esta forma tiene una toxicidad más elevada y llega a los pescados a través de su dieta, con la ingesta de organismos del plancton. Se inicia así, con los depredadores y peces de mayor tamaño, un proceso de contaminación a través de la cadena trófica.

De la misma manera que otros contaminantes bioacumulativos, la cantidad de metilmercurio aumenta en cada etapa de la cadena alimentaria. De hecho, los peces pueden llegar a acumular mercurio a lo largo de toda su vida.

Algunos países han implantado medidas de control dirigidos específicamente a reducir la presencia de este metal en el pescado. Datos de la EFSA constatan que la mayoría de los análisis realizados en los últimos años han detectado concentraciones por debajo del nivel máximo permitido. En harinas de pescado, una de las fuentes de contaminación destinada a alimentación animal, los niveles no han excedido máximo establecido como 0,5 mg/kg. En el caso de los pescados, en cambio, el 8% de las muestras analizadas han excedido el nivel máximo de 0,1 mg/kg.

Riesgo particular

¿Pasa lo mismo con las personas? La absorción del contaminante contenido en el pescado es del 95% de lo ingerido, y se localiza sobre todo en órganos como el hígado o el riñón, aunque los mayores efectos tóxicos se producen sobre todo en el sistema nervioso. Es especialmente sensible a esta contaminación la población infantil y las mujeres embarazadas, tal y como ya admitió la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, en sus siglas inglesas) ya en 2004. Dos años más tarde, un estudio publicado en “International Journal of Obstetrics and Gynaecology” admitía que las mujeres embarazadas que comen pescado más de tres veces a la semana podrían poner en riesgo a su hijo por los altos niveles de mercurio en sangre.

Datos de los centros para el Control de las Enfermedades en EE.UU. (CDC) confirman que una de cada diez mujeres lleva una cantidad de esta sustancia suficiente para causar daños neurológicos en el feto. El Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA) fija para la ingesta máxima semana del metilmercurio en mujeres embarazadas un límite de 1,6 microgramos por kilo de peso corporal a la semana, y se sustituye el que fijaba 3,3 microgramos de metilmercurio en los alimentos por kilo de peso, que sí se mantiene para el resto de personas adultas.

El nivel de absorción gastrointestinal en personas está entre un 10% y un 30%, y se suele distribuir a los riñones y al hígado, según la EFSA.

NECESIDAD DE CONSENSO

El control de los metales pesados en productos pesqueros cuenta en España desde el pasado mes de marzo con un Protocolo de muestreo de preparación de la muestra y análisis. Esta herramienta nace de la necesidad de armonizar los criterios de análisis y de toma de muestras para contaminantes como plomo, cadmio, mercurio, estaño inorgánico, 3-MCPD y benzopireno. El objetivo es que los resultados analíticos que se obtengan sean similares y que los expertos cuenten con pautas de actuación. Una de ellas se refiere a la conservación de las muestras, que debe realizarse de manera que la composición del alimento no se vea alterada por la desecación, por pérdidas por evaporación o por deterioro microbiológico.

Según el protocolo, estas muestras pueden llegar a conservarse incluso algunos años, siempre que se haga a temperatura ambiente en estado seco, envasadas en bolsas de plástico con sistemas de cierre en lugares oscuros. En caso de congelar la muestra, no se hará más de un año. Los grupos sujetos a control se dividen en conservas y semiconservas, salazones y ahumados, pescados, crustáceos, cefalópodos, bivalvos y gasterópodos, tanto frescos como congelados. De lo que se trata es de dotar a los laboratorios que realizan análisis de metales en productos pesqueros de las herramientas necesarias para que el control sea eficaz y similar en todos y cada uno de ellos.

 

El panga es un nuevo pescado que encontramos sobre todo en forma de filetes, a precio muy barato(?), el panga es un pescado de cultura intensiva/industrial en Vietnam, más exactamente en el delta del rio Mekong y está invadiendo el mercado debido a su precio.

Esto es lo que hay que saber sobre el panga: Los pangas están infectados con elevados niveles de venenos y bacterias (arsénico de los residuos industriales , tóxicos y peligrosos subproductos del creciente sector industrial, metales contaminantes, fenoles policlorados (PCB) o DDT y sus (DDTs), clorato, compuestos relacionados (CHLs), hexaclorociloxano, isomeros (HCHs) y hexaclorobenceno (HCB) el río Mekong es uno de los ríos con mayor contaminación del planeta. No hay nada natural en los pangas. Son alimentados con peces muertos ,restos y huesos y con una harina de América del sur, la mandioca y residuos de soja y grano.

Obviamente, este tipo de alimentación no saludable, no tiene nada que ver con la alimentación en un ambiente natural. Es lo más parecido a la alimentación de las vacas locas (vacas que fueron alimentadas con vacas, se acuerdan?) la alimentación de los pangas está completamente fuera de toda reglamentación, el panga crece 4 veces más rápido que la naturaleza.

Además los pangas son inyectados con PEE, algunos cientificos descubrieron que si se inyectase a las hembras panga con las hormonas femeninas derivados del deshidratado de orina de mujeres embarazadas, la hembra panga produciría sus huevas muy rápidamente y en gran cantidad, lo que no ocurriría en ambiente natural (una panga pasa así a producir 500.000 huevas de una vez).

Básicamente son peces con hormonas inyectables (producidas por una empresa farmacéutica china) para acelerar el proceso de crecimiento y reproducción.

Al comprar pangas estamos colaborando con empresas gigantes sin escrúpulos y especuladoras que no se preocupan de la salud y el bien estar de los seres humanos. Este comercio está siendo aceptado por grandes superficies que venden al público en general, sabiendo que están vendiendo productos contaminados.

Nota: Debido a la prodigiosa cantidad de pangas disponibles, estos acabaran en otros alimentos: surimi (aquellas barritas con pasta de pescado), pescado en lata y probablemente en algunos alimentos para animales (perros y gatos).


Documento escrito por Paul Connett, PhD y otros miembros de Flouride Action Network (incluyendo a James Beck, MD, PhD, Michael Connett, JD, Hardy Limeback, DDS, PhD, David McRae y Spedding Micklem, D.Phil.) Traducido al español por el equipo Traducers Inc., Alvaro R. y Rocio C., de la agrupación chilena Verdad Ahora.

Introducción
La fluoración es la práctica de agregar compuestos de fluoruros a los suministros de agua potable, con el sabido propósito de combatir la caries dental. Los niveles implementados se encuentran en un intervalo que va desde 0,6 a 1,2 miligramos de iones de fluoruro por litro (o partes por millón, ppm). En Estados Unidos esta práctica comenzó en 1945 y fue oficialmente promocionada por su Servicio de Salud Pública (Public Health Service o PHS), en 1950. Muy pocas naciones han llegado a instaurar esta práctica en un nivel significativo. Sólo ocho naciones del mundo tienen más de un 50% del agua potable de su país artificialmente fluorada, estos son: Australia, Colombia, Irlanda, Israel, Malasia, Nueva Zelandia, Singapur, y Estados Unidos. En Europa, sólo Irlanda (con un 73% de su población fluorada), el Reino Unido (10%) y España (10%) agregan fluoruro a sus suministros de agua. En Estados Unidos, cerca de un 70% de la población ingiere agua fluorada; eso es aproximadamente 200 millones de personas y casi la mitad de toda la gente que toma agua intencionalmente fluorada en el mundo. Algunos países tienen altos niveles de flúor en el agua de manera natural. Entre ellos están India, China y algunas naciones en África. En estos lugares, se realizan medidas de extracción del flúor del agua potable debido a las consecuencias negativas que éste puede llegar a causar en el organismo humano.

La fluoración es una mala práctica medicinal
1. El fluoruro es el único químico agregado al agua potable que es utilizado para tratamientos médicos.
En Estados Unidos, la Agencia de Drogas y Alimentos (o FDA por sus siglas en inglés) clasifica el fluoruro como un fármaco cuando es utilizado para mitigar o prevenir enfermedades (FDA 2000). Como un hecho de lógica básica, el agregar fluoruro al agua para prevenir la caries (una enfermedad que no es de origen hídrica) se considera tratamiento médico. Todos los otros químicos relacionados con el tratamiento de agua son agregados para mejorar la calidad o la sanidad del agua, lo cual el fluoruro no hace.
2. La fluoración es antiética.
El “consentimiento informado” es un estándar para todo tipo de medicación y es una de las razones claves por la cual la mayor parte de Europa Occidental ha legislado en contra de la fluoración. Con la fluoración del agua potable estamos permitiendo que gobiernos le hagan a comunidades completas (obligar a que la gente tome medicación sin importar su consentimiento), lo que los doctores no pueden hacer con pacientes individuales. Incluso cuando los plebiscitos se han aplicado a las políticas de gobierno, no se toca el asunto de los derechos individuales versus la norma de las mayorías. Para decirlo de otra manera: ¿Tiene un elector el derecho de decidir que un vecino tome un medicamento, incluso si es contra la voluntad del vecino?
3. La dosis no puede ser controlada.
Al introducir el fluoruro en el agua potable, es imposible regular la dosis que ingiere cada individuo, ya que cada uno consume diferentes cantidades de agua. La habilidad de controlar la dosis del paciente es primordial. Algunas personas (ej., trabajadores, atletas, diabéticos, y individuos con enfermedades del riñón) toman mucho más agua que otras.
4. El flúor es para todos, sin importar edad, estado de salud o vulnerabilidad.
Como explica el Dr. Arvid Carlsson, ganador del Premio Nobel en medicina y fisiología en el año 2000, y además uno de los científicos que luchó en contra de la fluoración en Suecia: “La fluoración del agua potable contradice los principios básicos de la farmacoterapia, la cual está progresando de una medicación estereotipada – del tipo una tableta tres veces al día – a un tratamiento mucho más individualizado, que considera tanto la posología como la selección de los medicamentos. La integración de medicamentos al agua potable representa justamente lo contrario de una terapia individualizada” (Carlsson 1978).
5. En la actualidad, las personas consumen flúor de fuentes muy diversas, además del agua potable.
El agua fluorada no es la única manera en que las personaa están expuestas al fluoruro. Entre las otras fuentes de flúor están las comidas y bebidas procesadas con agua fluorada (Kiritsy 1996; Heilman 1999), productos dentales fluorados (Bentley 1999, Levy 1999), carne mecánicamente deshuesada (Fein 2001), el té (Levy, 1999) y residuos de pesticidas en alimentos (ej., criolita) (Stannard 1991; Burgstahler 1997). Es ampliamente reconocido que la exposición al fluoruro de fuentes no provenientes del agua ha aumentado desde que comenzó el programa de fluoración en Estados Unidos (NRC 2006).
6. El flúor no es un nutriente esencial
(Consejo Nacional de Investigación [NRC] 1993; Instituto de Medicina [IOM] 1997, NRC 2006). Jamás se ha vinculado una enfermedad a la deficiencia de fluoruro. Jamás se ha logrado demostrar que se requiere fluoruro para mantener una dentadura libre de caries. No hay ninguna función vital que haya demostrado requerir consumo de flúor. Por el contrario, hay extensa evidencia de que el fluoruro puede interferir con numerosas funciones vitales. El fluoruro interfiere con numerosas enzimas (Waldbott 1978). En combinación con el aluminio, el fluoruro interfiere con las proteínas G (Bigay 1985, 1987). Este tipo de interacción otorga, a complejos proteicos de fluoruro y aluminio, el potencial de interferir con índices de crecimiento, hormonas, y neurotransmisores (Strunecka & Patocka 1999; Li 2003). Más y más estudios están mostrando que el flúor puede interferir significativamente con la bioquímica del organismo (Barbier 2010).
7. Los niveles de fluoruro en la leche materna son muy bajos.
Tomando en consideración el punto anterior, tal vez no sea sorprendente que el nivel de fluoruro en la leche materna sea considerablemente bajo (0.04 ppm, NRC 2006). Esto significa que un bebé alimentado con biberón que consume agua fluorada (0.6-1.2 ppm) puede llegar a consumir hasta 300 veces más flúor que un bebe amamantado. No hay beneficios (ver razones #11-19), solo riesgos (ver razones #21-36), como para que bebés ingieran estos altos niveles de fluoruro a una temprana edad (una etapa donde la susceptibilidad a toxinas medioambientales es particularmente alta).
8. El flúor se acumula en el organismo.
Los adultos saludables excretan por los riñones cerca del 50% al 60% del flúor que consumen diariamente (Marier & Rose 1971). El resto se acumula en el organismo, principalmente en tejidos calcificados como los huesos, y la glándula pineal (Luke 1997, 2001). Bebés y niños excretan menos fluoruro mediante sus riñones y retienen un 80% del fluoruro ingerido en sus huesos (Ekstrand 1994). La concentración de flúor en los huesos aumenta continuamente durante el curso de la vida (NRC 2006).
9. En los países con fluoración no existen agencias de salud monitoreando la exposición o los efectos colaterales del flúor.
No hay un registro continuo de niveles de fluoruro en; orina, sangre, huesos, cabello, o uñas de la población, y tampoco de grupos delicados en particular (ej., individuos con enfermedad renal).
10. Nunca se ha realizado una prueba clínica aleatoria para demostrar la efectividad o seguridad del flúor.
A pesar de que el fluoruro ha sido aplicado a suministros de agua potable por sobre 60 años, “no se han realizado pruebas aleatorias de agua fluorada” (Cheng 2007). Los estudios aleatorios son el método estándar para determinar la seguridad y efectividad de cualquier tratamiento médico potencialmente beneficioso. En el 2000, la Revista York del Gobierno Británico, no le pudo otorgar la clasificación de grado “A” a ningún ensayo de fluoración, tras 50 años de investigaciones (Mcdaonagh 2000). La Agencia de Drogas y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés) estadounidense continua clasificando el flúor como una “droga nueva sin aprobar”.
Digerir flúor presenta pocos o ningún beneficio
11. Los beneficios provienen de la aplicación tópica, no sistémica.
El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC. 1999, 2001) ha reconocido que el mecanismo de beneficios del flúor es principalmente tópico y no sistémico. Por ende, no existe ninguna necesidad de digerir el fluoruro para proteger a la dentadura. Ya que los supuestos beneficios son a causa de la aplicación tópica y los riesgos provienen del consumo sistémico, sería mucho más razonable aplicar el fluoruro mediante la pasta dental. Además, ya que digerir fluoruro es innecesario y potencialmente peligroso, no hay justificación para forzar a que la gente (en contra de su voluntad) ingiera flúor a través del suministro de agua potable.

12. La fluoración es innecesaria.
La mayoría de las naciones occidentales industrializadas han rechazado la fluoración, pero sin embargo han demostrado las mismas bajas en los índices de caries dentales que países con fluoración. (Ver datos de Organización Mundial de la Salud presentada gráficamente en la figura 1).
razones para oponerse a la fluoración del agua
13. El rol de la fluoración en la disminución de caries está bajo intensa crítica.
La encuesta más grande que se ha realizado en Estados Unidos (sobre 39.000 niños de 84 comunidades) por el Instituto Nacional de Investigación Dental (NDIR por sus siglas en inglés) demostró una diferencia leve en la incidencia de caries entre niños en comunidades fluoradas y no fluoradas.
(Hileman 1989). Según investigadores del instituto, el estudio halló una diferencia promedio de sólo 0,6 en los índices de superficies dentales cariadas, faltantes o arregladas (o DMFS por sus siglas en ingles) en la dentadura definitiva de niños entre la edad de 5 a 17, que habían habitado en un área fluorada o en un área no fluorada toda su vida (Brunelle & Carlos, 1990). La diferencia es menos de una superficie dental, y menos de 1% de las más de 100 superficies dentales que se encuentran dentro de la boca de un niño. Incluso, encuestas importantes en tres estados australianos han encontrado menores beneficios, indicando disminución de niveles de caries ubicados entre 0 y 0,3% de una superficie de dentadura definitiva (Spencer 1996). Ninguno de estos estudios ha tomado en cuenta la posibilidad de un retraso en la erupción dentaria a causa del flúor, de la cual sí existe evidencia (Komarek 2005). Un retraso de un año en la erupción de los dientes permanentes podría anular el leve beneficio que se ha registrado en los estudios recientes.
14. Un estudio financiado por el Instituto Nacional de Investigación Dental (NIH) sobre la ingestión de fluoruro individual y caries no logró demostrar una correlación significativa.
Un estudio multimillonario del Instituto Nacional de Investigación Dental estadounidense (Warren 2009) no encontró relación entre la caries dental y la cantidad de fluoruro ingerido por niños. Esta es la primera vez que se ha investigado las caries dentales como una función de exposición individual en vez que desde la mera residencia en una comunidad fluorada.
15. Los índices de caries dentales son altos en comunidades de bajos recursos, las cuales han sido fluoradas por años.
A pesar de declaraciones que afirman lo contrario, la fluoración del agua potable no ha logrado prevenir la crisis en la salud bucal que resulta de la pobreza extrema, nutrición inadecuada y la falta de acceso a atención dental. Hay numerosos informes sobre la severa crisis dental en barrios de bajos recursos en ciudades estadounidenses que han sido fluoradas por más de 20 años (Ej., Boston, Cincinnati, la ciudad de Nueva York, y Pittsburgh). Además, reiteradamente, la fluoración ha mostrado ser inefectiva en cuanto a la prevención de los problemas de salud oral más preocupantes que amenazan a niños pobres, primordialmente las “caries de biberón”, también conocidas como caries de infancia temprana (Barnes 1992; Shiboski 2003).
16. Los índices de caries no se incrementan al detener la fluoración.
Tras la descontinuación de la fluoración en comunidades como Canadá, la ex Alemania Oriental, Cuba y Finlandia, los índices de caries dentales no han aumentado, más bien, por lo general, han continuado disminuyendo. (Maupomé 2001; Kunzel & Fischer, 1997, 2000; Kunzel 2000; Seppa 2000).
17. Los índices de caries dentales ya estaban disminuyendo antes de que se implementara la fluoración.
Investigaciones recientes (ej., Diesendorf 1986; Colquhuon 1997) muestran que las cifras de caries estaban disminuyendo antes de que la fluoración hubiese sido implementada en Australia y Nueva Zelandia, y además muestran que los índices han seguido disminuyendo, sobrepasando las expectativas de beneficios (Ver figura 2). Muchos otros factores influyen en las caries dentales.
razones para oponerse a la fluoración del agua
Figura 2. Número de dientes cariados en niños de 5 años en Nueva Zelandia desde el año 1930 hasta 1990.
18. Los estudios que impulsaron la implementación de la fluoración estaban metodológicamente viciados.
Los ensayos iniciales que ayudaron a impulsar la implementación de la fluoración realizados entre 1945 y 1955 en Norte América, han sido duramente criticados debido a su pobre metodología y pobre elección de comunidades de control (De Stefano 1954; Sutton 1959, 1960, 1996; Ziegelbecker 1970). Según el Dr. Hubert Arnold, un estadístico de la Universidad de California en Davis, los ensayos iniciales “están especialmente plagados de falacias, diseño inadecuado, uso inválido de métodos estadísticos, omisiones de evidencia contradictoria, y repletos de simple torpeza y necedad.” También se ha cuestionado severamente el famoso estudio de 21 ciudades de Trendley Dean (El padre de la fluoración) del año 1942 (Ziegelbecker 1981).
Los niños están siendo sobre-expuestos al fluoruro
19. Los niños están siendo sobre-expuestos al fluoruro.
El programa de fluoración ha fallado ampliamente en cumplir con uno de sus objetivos clave, lograr reducir los índices de caries dentales y a la vez lograr disminuir la ocurrencia de la fluorosis dental (una decoloración del esmalte dentario causado por ingestión excesiva del flúor.) La meta de los primeros proponentes de la fluoración del agua potable era limitar la fluorosis dental (en su faceta leve) a un 10% de los niños (NRC 1993, pg 6-7). Sin embargo, en el 2010, el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) informó que un 41% de todos los adolescentes estadounidenses padecían de fluorosis dental; de eso, un 8.6% tenía fluorosis regular y un 3.6% tenía fluorosis severa o moderada (Beltra-Aguilar 2010). Ya que la cifra de 41% de prevalencia es un promedio nacional e incluye a niños que viven en áreas fluoradas y no fluoradas, la tasa de fluorosis obviamente será mucho más alta en áreas fluoradas. El estudio comisionado por el gobierno británico llamado York Review, estimó que, a nivel mundial, un 48% de los niños en áreas fluoradas padecían de fluorosis dental en cualquiera de sus etapas, con 12,5% padeciendo de una fluorosis con problemas de estética (McDonagh, 2000).
20. Los bebés alimentados con biberón están recibiendo las dosis de fluoruro más altas.
Debido a su necesidad de consumir alimentos mediante la forma líquida, los bebés alimentados con fórmula tienen la exposición más alta, por peso, de la población. Debido a que se ha encontrado que la exposición a fluoruro a temprana edad es uno de los factores de riesgo para la aparición de la fluorosis dental en el transcurso de la vida (Marshall 2004; Hong 2006; Levy 2010), numerosos investigadores dentales han recomendado a los padres de recién nacidos, no usar agua fluorada en la preparación de la fórmula (Ekstrand 1996; Pendrys 1998; Fomon 2000; Brothwell 2003; Marshall 2004).
Incluso la Asociación Dental Americana, la institución más ferviente en proponer la fluoración, el 6 de noviembre de 2006, envió un alerta por correo electrónico, haciendo un llamado a sus miembros a que advirtieran a los padres que la fórmula de bebes debía ser elaborada con “poca o sin agua fluorada”. Desafortunadamente, la Asociación ha hecho muy pocos esfuerzos en cuanto a difundir esta información a los padres. Como resultado, muchos padres siguen sin realmente saber el peligro de la exposición al agua fluorada a temprana edad.
Evidencia de daño a otros tejidos
21. La fluorosis dental puede indicar la presencia de daño sistémico mucho más extenso.
Se han sugerido muchos mecanismos bioquímicos posibles que estarían a la base del desarrollo de la fluorosis dental y que son difíciles de comprender para un lector no especializado (Matsuo 1998; Den Besten 1999; Sharma 2008; Duan 2011). Aunque los defensores de la fluoración se contentan minimizando la fluorosis dental (en su etapa más ligera) como si fuese una mera complicación cosmética, resulta apresurado asumir que el flúor no está impactando otros tejidos en desarrollo, cuando está claramente dañando los dientes por algún tipo de mecanismo bioquímico (Groth 1973; Colquhon 1997). Más allá de que la ingesta del flúor puede causar la fluorosis dental durante el período anterior al de la erupción de los dientes permanentes (6-8 anos), otros tejidos están potencialmente susceptibles a daño en el curso de toda la vida. Por ejemplo, en áreas de altos niveles naturales de flúor el primer indicador de daño en niños es la fluorosis dental. En estas mismas comunidades, mucha gente mayor desarrolla fluorosis esquelética.
22. El flúor podría llegar a dañar el cerebro.
Según el Consejo Nacional de Investigaciones de Estados Unidos (NRC por sus siglas en inglés, 2006), “es evidente que los fluoruros tienen la habilidad de interferir con las funciones del cerebro.” En una revisión de los hallazgos comisionada por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA por sus siglas en inglés), se ha agregado el flúor a un listado de los 100 químicos de los cuales existe “evidencia sustancial de un desarrollo de neurotoxicidad.” Experimentos en animales han mostrado que el fluoruro se acumula en el cerebro y altera el estado mental de una manera que asemeja a la de agentes neurotóxicos (Mullenix 1995). En total, en la actualidad, existen más de 100 estudios con animales que muestran que el fluoruro puede dañar el cerebro y tener consecuencias en el aprendizaje y comportamiento. Según los defensores de la fluoración, estos estudios son poco relevantes debido a las altas dosis utilizadas. Sin embargo, es importante destacar que en ratas, el fluoruro se demora entre 5 y 20 veces más en alcanzar los mismos niveles plasmáticos que se alcanzan en los humanos. (Sawan 2010). De hecho, hay un estudio animal que encontró efectos con dosis extraordinariamente bajas (Varner 1998). En este estudio, las ratas fueron alimentadas con 1 ppm de fluoruro en su agua a lo largo de un año (La misma cantidad aplicada en programas de fluoración), utilizando o fluoruro sódico o monofluoruro de aluminio; obtuvieron cambios morfológicos en los riñones y el cerebro, un aumento en la concentración de aluminio en el cerebro y la formación de depósitos de Beta-amiloide, los cuales están asociados a la Enfermedad de Alzhéimer. Otros estudios en animales han encontrado efectos en el cerebro con bajos niveles de flúor, de 5 ppm en el agua (Liu 2010). (Para un listado completo de estos estudios).
23. El flúor puede reducir el coeficiente intelectual.
Hasta ahora existen 24 estudios provenientes de China, Irán, India y México que han reportado una asociación entre la exposición al fluoruro y la reducción del coeficiente intelectual. Uno de estos estudios (Lin Fa-Fu 1991) indica que sólo niveles moderados de exposición al fluoruro (Ej., 0,9 ppm en el agua) pueden exacerbar los defectos neurológicos de la deficiencia de yodo. No habiendo deficiencia de yodo, otro equipo de investigación (Xiang 2003 a,b) estimó que el fluoruro podría reducir el coeficiente intelectual a 1,9 ppm, mientras que un reciente estudio preliminar, (Ding 2011) encontró una reducción en el CI, en niños que tomaban agua con niveles entre 0,3 y 3 ppm. Los autores de este último estudio reportaron que por cada incremento de 1 ppm de fluoruro en la orina se observaba una reducción de 0,59 puntos de CI. Ninguno de estos estudios indicó un margen de seguridad adecuado para proteger de este efecto a todos los niños que toman agua artificialmente fluorada. Al referirse al respecto el Consejo Nacional de Investigaciones de Estados Unidos (2006) señalo que, “la consistencia de los resultados (en los estudios de fluoruro / CI) parece ser lo suficientemente significativa como para continuar con investigaciones adicionales con respecto a los efectos del fluoruro en la inteligencia”. A excepción de un estudio pequeño sobre coeficiente intelectual al principio de la fluoración en Nueva Zelandia (Shannon et al., 1986) ningún país fluorado ha investigado el tema por sí mismo.
24. El flúor podría causar efectos neurotóxicos no relacionados con el CI.
La disminución del CI no es el único efecto neurotóxico que puede resultar de la exposición al fluoruro. Al menos tres estudios en humanos han mostrado una asociación entre la exposición al fluoruro y deficiencia en la organización viso-espacial (Calderon 2000; Li 2004; Rocha-Amador 2009); Mientras que otros tres estudios, han encontrado una asociación entre la exposición prenatal al fluoruro y daño cerebral fetal (Han 1989; Du 1992; Yu 1996).
25. El flúor afecta la glándula pineal.
Estudios de Jennifer Luke (2001) muestran que el flúor se acumula en la glándula pineal humana a niveles muy altos. Además, en su tesis de doctorado, Luke ha mostrado con animales, que el flúor disminuye la producción de melatonina y que lleva a un comienzo de pubertad más temprano (Luke 1997). Consistente con los hallazgos de Luke uno de los primeros ensayos de fluoración en Estados Unidos (Schlesinger 1956) mostró que en promedio las niñas en una comunidad fluorada alcanzaban la menstruación unos 5 meses antes que las niñas en comunidades no-fluoradas.
Inexplicadamente, ningún país fluorado ha intentado duplicar los hallazgos de Luke o de Schlesinger, ni siquiera se ha intentado examinar el tema más a fondo.
26. El flúor afecta la función de la tiroides.
Según el Consejo Nacional de Investigaciones de Estados Unidos (2006), “Numerosas cifras indican un efecto en la función tiroidea por la exposición al fluoruro.” En Ucrania, Bachinskii (1985), encontró una disminución de función en la tiroides entre personas saludables, a un nivel de 2,3 ppm en el agua. A mediados del siglo XX, el fluoruro fue prescrito por numerosos doctores europeos con el propósito de reducir la actividad de la glándula tiroides en pacientes que padecían de hipertiroidismo (tiroides hiperactivo) (Stecher 1960; Waldbot 1978). Según un ensayo clínico realizado por Galletti y Joyet (1958), la función de la tiroides en pacientes con hipertiroidismo se redujo efectivamente con solo 2,3 a 4,5 mg. del ion fluoruro por día. Para lograr tener una perspectiva más clara sobre este hallazgo considere lo siguiente, el Departamento de Salud y Servicios Humanos (DHHS por sus siglas en inglés, 1991) ha estimado que la exposición de fluoruro total en comunidades fluoradas está entre 1,6 a 6,6 mg. por día. Esto es un hecho formidable, particularmente considerando la prevalencia y lo drástico que es el problema del hipotiroidismo (tiroides menos activa) en Estados Unidos y en otras naciones fluoradas. Síntomas de hipotiroidismo incluyen depresión, fatiga, aumento de peso, dolores musculares y de huesos, aumento en niveles de colesterol y enfermedades cardiacas. En el 2010, la segunda droga mas prescrita del año fue Synthroid (levotiroxina sódica) la cual es una droga que reemplaza hormonas usada para tratar una tiroides menos activa.
27. El flúor causa síntomas artríticos.
Algunos de los síntomas del comienzo de la fluorosis esquelética (una enfermedad a los huesos y a las articulaciones que afecta a millones de personas en India, China y África), se asemejan a los síntomas de la artritis (Singh 1963; Franke 1975; Teotia 1976; Carnow 1981; Czerwinski 1988; DHHS 1991). Según un informe sobre la fluoración publicado en la revista Chemical & Engineering News, “Debido a que algunos de los síntomas clínicos se asemejan a la artritis, las primeras dos fases clínicas de la fluorosis esquelética, podrían ser fácilmente mal diagnosticadas” (Hileman 1988). Pocos, quizás ningún estudio se ha realizado para determinar el alcance de estos diagnósticos erróneos y si la alta prevalencia de artritis en Estados Unidos (1 de cada 3 estadounidenses padece de algún tipo de artritis – CDC, 2002) y otros países fluorados está relacionada a la creciente exposición al fluoruro, lo cual es muy plausible. Incluso cuando individuos en Estados Unidos padecen de avanzados tipos de fluorosis esquelética (debido a un alto consumo de té), han pasado años de diagnosis erróneas hasta que por fin los médicos han diagnosticado correctamente la condición como fluorosis.
28. El flúor daña los huesos.
Uno de los primeros estudios de fluoración (Newburgh-Kingston 1945-55) encontró el doble de defectos en el hueso cortical en niños de una comunidad fluorada (Schlesinger 1956). El hueso cortical es el tejido externo del hueso, que es vital en la protección en contra de fracturas.
Mientras que no se le tomó importancia en ese momento a este hallazgo con respeto a las fracturas de huesos, sí surgieron interrogantes en cuanto a un posible vínculo con el osteosarcoma (Caffey 1995; NAS, 1977). En el 2001, Alarcon-Herrera y sus colegas de trabajo, reportaron una correlación directa entre la severidad de la fluorosis dental y la frecuencia de fracturas de huesos tanto en niños como en adultos en un área excesivamente fluorada de México.
29. El flúor puede incrementar fracturas de caderas en personas de tercera edad.
Cuando altas dosis de fluoruro (en promedio 26 mg. por día) se utilizaron en ensayos para tratar a pacientes con osteoporosis buscando endurecer los huesos y de reducir la tasa de fracturas, en realidad resultó un mayor número de fracturas, y particularmente fracturas de la cadera (Inkovaara 1975; Gerster 1983; Dambacher 1986; O’Duffy 1986; Hedlund 1989; Bayley 1990; Gutteridge 1990. 2002; Orcel 1990; Riggs 1990 and Schnitzler 1990).
Las fracturas de cadera son un problema muy serio en la vejez, muchas veces resultando en una pérdida de independencia o en una vida más corta. Se han publicado más de una docena de estudios desde 1990 que han investigado una posible relación entre fracturas de caderas y la ingestión a largo plazo de agua artificialmente fluorada o agua con altos niveles de flúor natural. Los resultados han sido mixtos, algunos han encontrado asociación y otros no lo han hecho. Incluso, algunos han afirmado un efecto preventivo. Un estudio de gran importancia en China, el cual examinó fracturas de caderas en seis pueblos, encontró algo que pareciera ser un aumento en la fracturas de caderas relacionado con la dosis, al aumentar la concentración de fluoruro desde 1 ppm hasta 8 ppm (Li 2001) dejando mucho que desear para aquellos individuos que toman agua fluorada en exceso. Consecuentemente, en el único estudio epidemiológico en humanos que calculó la fortaleza de los huesos en cuanto a la concentración de fluoruro, investigadores de la Universidad de Toronto encontraron que (al igual que en estudios en animales) la fortaleza de los huesos disminuyó con el incremento en la concentración de fluoruro (Chachra 2010). Finalmente, un estudio reciente de Iowa (Levy 2009), publicó datos sugiriendo que la exposición incluso a un bajo nivel de fluoruro puede tener un efecto perjudicial en la densidad del hueso cortical en niñas (un efecto que ha sido reiteradamente ilustrado en ensayos clínicos y el cual ha sido expuesto como un mecanismo vital por el cual el fluoruro podría incrementar las tasas de fracturas de huesos).
30. Personas con insuficiencia renal están particularmente vulnerables a daños de huesos.
Debido a su inhabilidad de excretar fluoruro eficientemente, las personas con enfermedad renal están propensas a acumular altos niveles de fluoruro en sus huesos y sangre. Como resultado de esta alta carga de fluoruro en el cuerpo, pacientes con enfermedades renales están en alto riesgo de desarrollar fluorosis esquelética. En uno de los pocos estudios estadounidenses que investigó el asunto, se documentó fluorosis aguda o invalidante en pacientes con enfermedades renales severas que tomaban agua fluorada con solo 1,7 ppm (Johnson 1979). Dado que se ha detectado la existencia de fluorosis esquelética severa en pacientes de enfermedades renales en pequeños estudios de caso, es muy probable que estudios sistemáticos pudieran detectar la ocurrencia de fluorosis esquelética a niveles de fluoruro aun más bajos.
31. El fluoruro puede causar cáncer a los huesos (osteosarcoma).
Un estudio en animales, patrocinado por el gobierno estadounidense, encontró un aumento de cáncer de huesos (osteosarcoma), dependiente de la dosis, en ratas macho alimentadas con flúor (NTP 1990). Tras la publicación de los resultados de este estudio, el Instituto Nacional de Cáncer (NCI por sus siglas en ingles) realizó un informe sobre los datos nacionales de cáncer en Estados Unidos y encontró tasas considerablemente más altas de osteosarcoma (cáncer de los huesos) entre varones jóvenes de áreas fluoradas versus áreas no fluoradas (Hoover er al 1991a). Si bien el Instituto Nacional de Cáncer concluyó (estimando que existía una falta de estadísticas contundentes) que la fluoración no era la causa (Hoover et al 1991b), nunca se ofreció una explicación acerca de la tasa más alta en las áreas fluoradas. Un estudio más pequeño de Nueva Jersey (Cohn 1992) encontró tasas de osteosarcoma hasta seis veces más altas entre varones que residían en áreas fluoradas versus áreas no fluoradas. Otros estudios epidemiológicos, de variable tamaño y calidad, han fracasado en demostrar esta relación (un sumario de éstos puede ser encontrado en, Bassin 2001 y Connet & Neurath, 2005). Hay tres razones de por qué la conexión entre el fluoruro y la osteosarcoma es plausible: Primero, el fluoruro se acumula en los huesos a niveles altos. Segundo, el fluoruro estimula el crecimiento de los huesos. Y tercero, el fluoruro puede interferir con el sistema genético de las células óseas de diversas maneras; se ha mostrado que es mutagénico, que causa daño a los cromosomas y que interfiere con los enzimas encargados de reparar el ADN en células y en tejidos (Tsutsui 1984; Caspary 1987; Kishi 1993; Mihashi 1996; Zhang 2009). Además de estudios celulares y de tejidos, también se ha reportado una correlación entre exposición al fluoruro y daño a las cromosomas en humanos (Sheth 1994; Wu 1995; Meng 1997; Joseph 2000).
32. Los que proponen la fluoración no han logrado refutar el estudio de osteosarcoma de Bassin.
En el 2001, la dentista Elise Bassin, logró defender exitosamente su tesis doctoral en Harvard, en la cual encontró que jóvenes tenían de cinco a siete veces más probabilidad de sufrir de osteosarcoma a los 20 años de edad si habían tomado agua fluorada durante un período de crecimiento crítico de la infancia media (entre los 6 y 8 años). El estudio fue publicado en 2006 (Bassin 2006) pero fue extensamente descartado por las naciones fluoradas debido a que su profesor de tesis Chester Douglas (un defensor de la fluoración y asesor de Colgate) prometió un estudio más grande, señalando que éste desacreditaría su tesis (Douglass and Joshipura, 2006) Ahora, tras cinco años de espera el estudio de Douglass por fin ha sido publicado (Kim 2011) sin embargo, no logra refutar de ninguna manera los hallazgos de Bassin. El estudio, que utiliza mucho menos controles que el análisis Bassin, ni siquiera intentó abordar la ventana de edad de riesgo que Bassin identificó. Es más, bajo la propia admisión de los autores, el estudio no estaba capacitado para evaluar el riesgo de osteosarcoma entre niños o adolescentes (la porción de la población en cuestión).
33. El fluoruro puede causar problemas reproductivos.
El fluoruro suministrado a animales en dosis altas, tiene efectos devastadores en el sistema reproductivo masculino, daña la esperma y aumenta la incidencia de infertilidad en numerosas especies diferentes (Kour 1980; Chinoy 1989; Chinoy 1991; Susheela 1991; Chinoy 1994; Kumar 1994; Narayana 1994a,b; Zhao 1995; Elbetieha 2000; Ghosh 2002; Zakrzewska 2002). Además, un estudio epidemiológico estadounidense encontró un aumento de infertilidad en parejas que residían en áreas con 3 ppm o más en el agua potable (Freni 1994), en dos estudios se ha encontrado una reducción de testosterona circulante en hombres que residen en áreas de altos niveles de fluoruro (Susheela 1996; Barot 1998), incluso, un estudio en trabajadores expuestos a fluoruros registró un “efecto reproductivo subclínico” (Ortiz-Perez 2003). Aunque estudios en animales realizados por investigadores de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en ingles) no han logrado encontrar evidencias de toxicidad reproductiva en ratas expuestas a fluoruro (Sprando 1996, 1997,1998), el Consejo Nacional de Investigaciones de Estados Unidos (2006), ha declarado que, “la relación entre el fluoruro y fertilidad requiere más investigación”.
34. Algunos individuos son altamente sensibles a bajos niveles de fluoruro según se ha documentado en estudios de caso y en ensayos doble ciego
(Shea 1967; Waldbott 1978; Moolenburgh 1987). En un estudio, que duró trece años, Feltman y Kosel (1961) mostaron que cerca del 1% de pacientes que recibieron 1 mg. de fluoruro al día desarrollaron reacciones negativas. Numerosos individuos han reportado efectos negativos de síntomas tales como fatiga, dolor de cabeza, sarpullidos y problemas de estómago y gastrointestinales, los cuales desaparecen al evitar el fluoruro en el agua potable y en su dieta. Frecuentemente, los síntomas han reaparecido al exponerse de nuevo involuntariamente al fluoruro (Spittle, 2008). Ningún gobierno de los que tienen agua potable fluorada ha realizado estudios científicos para investigar más allá estas declaraciones anecdóticas. Sin gobiernos que tengan la disposición para investigar estos hallazgos científicamente, ¿Es legítimo que nosotros como sociedad estemos forzando a que estas personas ingirieran fluoruro?
35. Otras secciones de la población son más vulnerables a la toxicidad del flúor.
Además de individuos padeciendo de función renal deficiente, analizada en la razón #30, otras subdivisiones de la población son más vulnerables a los efectos tóxicos del fluoruro. Según la Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades (ATSDR por sus siglas en ingles, 1993) estas incluyen: bebés, ancianos y diabéticos. Entre los susceptibles también están aquellos que padecen de malnutrición (Ej., calcio, magnesio, vitamina C, vitamina D y deficiencias de yodo) y personas con dietas bajas en proteínas. (Vea: Massler & Schour 1952; Marier & Rose 1977; Lin Fa-Fu 1991; Chen 1997; Teotia 1998).
No hay un margen de seguridad
36. No hay margen de seguridad para diversos efectos a la salud.
Nadie puede negar que altos niveles de fluoruro natural dañan la salud. Millones de personas en India y China han tenido su salud comprometida por el fluoruro. El argumento realmente es si acaso existe o no, un margen de seguridad adecuado entre las dosis que han mostrado ser dañinas en estudios publicados y la dosis total que reciben las personas consumiendo cantidades incontroladas de agua fluorada y de otras fuentes. Este margen de seguridad debe tomar en cuenta al gran espectro de sensibilidades individuales que se pueden esperar en una gran población (un factor de 10 es típicamente aplicado al límite inferior que causa daño). Se requiere otro factor de seguridad para tomar en cuenta el gran espectro de dosis a las que se les expone a cada individuo. Claramente no existe un margen de seguridad para la fluorosis dental (CDC, 2010) y basándose en los siguientes estudios en ninguna parte se han acercado a establecer un margen de seguridad con respeto a la disminución del CI (Xiang 2003a,b; Ding 2011); función de la tiroides reducida (Galletti & Joyet 1958; Bachinskii 1985; Lin 1991); fracturas de huesos en niños (Alarcon-Herrera 2001) o fracturas de cadera en personas de tercera edad (Kurttio 1999; Li 2001). Todos estos efectos dañinos se tratan en el informe del 2006 del NRC.
Justicia medioambiental

37. Familias de bajos ingresos son castigadas por la fluoración.
Las personas más susceptibles a la malnutrición y por ende las más vulnerables a los efectos tóxicos del fluoruro, son los pobres, quienes desafortunadamente, justamente son el grupo que está bajo la mira con nuevos programas de fluoración. Al estar bajo alto riesgo, las familias pobres no tienen los recursos para evitar el fluoruro una vez que es agregado al agua potable. No se ofrece ni un apoyo financiero a estas familias para ayudarlas obtener otras fuentes de agua potable alternativas, ni para ayudar a pagar los costos de tratamientos de fluorosis dental.
38. Niños afroamericanos e hispanos son más vulnerables a la toxicidad del flúor.
Según el informe nacional de fluorosis dental del CDC, niños afroamericanos y mexicano-estadounidenses tienen incidencias mucho más altas de fluorosis dental que niños caucasianos (Beltran-Aguilar 2005, Tabla 23). El reconocimiento de que niños de minorías parecieran ser más susceptibles a los efectos tóxicos del fluoruro, combinado con el hecho de que familias de bajo ingresos tienen menos posibilidad de evitar el agua fluorada, ha motivado a líderes prominentes del movimiento de justicia ambiental a oponerse a la fluoración obligatoria en el estado de Georgia. En una declaración emitida en mayo de 2011 el Reverendo Andrew Young, un colega de Martin Luther King Jr., y un ex alcalde de Atlanta y Ex Embajador estadounidense de las Naciones Unidas, declaró:
“Estoy sumamente preocupado por la gente pobre que tiene bebés, si no tienen los recursos para comprar agua no fluorada para la fórmula de sus bebés, ¿entonces sus bebés no importan? Por supuesto que sí. Este es un asunto de imparcialidad, derechos civiles y compasión. Debemos encontrar maneras más eficientes para prevenir caries, tal vez ayudando a aquellos que corren más riesgo con más acceso a los servicios de dentista… Mi padre era un dentista. Yo creía en los beneficios de la fluoración del agua potable en cuanto a la prevención de caries. Pero muchas técnicas que ejercitábamos hace 50 o más años ya no las usamos, debido a que hemos aprehendido nueva información que logra cambiar nuestras prácticas y políticas. Este es el caso con la fluoración.”
39. A las minorías no se les ha informado acerca de sus vulnerabilidades al flúor.
Los Centros para Control de Enfermedades no han advertido a niños afroamericanos ni a niños mexicano-estadounidenses que ellos tienen mayores tasas de fluorosis dental que niños caucasianos (vea #38). Esta vulnerabilidad adicional podría extenderse a otros efectos tóxicos del fluoruro. Los Afroamericanos tienen mayores tasas de intolerancia a la lactosa, problemas renales y diabetes, todas las cuales podrían exacerbar la toxicidad del fluoruro.
40. Las caries dentales reflejan bajos ingresos. no baja ingestión de flúor.
Ya que las caries dentales son más prevalentes en comunidades marginadas, deberíamos intensificar nuestros esfuerzas para aumentar el cuidado dental de las familias de bajos ingresos. Los niveles más altos de caries dentales, hoy en día, pueden ser encontrados en áreas de bajos ingresos que han sido fluoradas por muchos años. La verdadera “crisis de salud bucal” que existe hoy en día en Estado Unidos, no se debe a la falta de fluoruro sino a la pobreza y a la falta de previsión dental. El Cirujano General de Estados Unidos ha estimado que un 80% de los dentistas en Estados Unidos no trata a niños bajo Medicaid.
Los químicos sin estudios utilizados en programas de fluoración
41.Los químicos utilizados en la fluoración del agua potable no son de grado farmacéutico.
En vez de esto, la gran mayoría proviene de los sistemas de limpieza en la industria de fertilizantes de fosfato. Estos químicos (90% de los cuales son fluorosilicato de sodio y ácido fluorosilícico), están clasificados como deshechos contaminantes peligrosos con diversas impurezas.
Evaluaciones recientes de la Fundación Nacional de Saneamiento, sugieren que los niveles de arsénico en estos fluoruros de silicio son relativamente altos (hasta 1.6 ppb después de disolución en el agua pública) y que presentan riesgos potenciales (NSF 2000 y Wang 2000). El arsénico es un renombrado carcinógeno humano, del cual no existe un nivel seguro. Este contaminante solo podría estar aumentando la incidencia de cáncer, innecesariamente.
42. No se ha experimentado comprehensivamente los fluoruros de silicio.
El químico típicamente examinado en estudios animales es el fluoruro de sodio de grado farmacéutico, y no ácido fluorosilícico de grado industrial. Los que proponen de la fluoración, afirman que una vez que los fluoruros de silicio han sido diluidos en el tratamiento de agua pública son completamente disociados en iones de fluoruro libres y de silicio hidrogenado; y por ende, no hay necesidad de examinar la toxicología de estos compuestos. Sin embargo, aunque un estudio de la Universidad de Michigan (Finney et al , 2006) demostró una completa disociación en el pH neutro, en condiciones acídas (pH 3) hubo un complejo estable que contenía cinco iones de fluoruro. Así, surge la posibilidad de que tales complejos puedan ser regenerados en el estómago donde el pH esta entre 1 y 2.
43. Los fluoruros de silicio han aumentado la cantidad de plomo en la sangre de niños.
Estudios por Master y Coplan (1999, 2000, 2007) muestran una asociación entre el uso de ácido fluorosilícico (y su sal sódica) para la fluoración del agua y un aumento en la cantidad de plomo en la sangre de niños. Debido a la habilidad reconocida del plomo, de poder dañar un cerebro en desarrollo, esto es un hallazgo muy importante. Sin embargo, esto es en gran parte ignorado en los países fluorados. Esta asociación, recibió un fuerte respaldo bioquímico de un estudio en animales hecho por Swan et. Al (2010), el cual encontró que, en ratas, la exposición a una combinación de acido fluorosilícico y plomo, en el agua que tomaban, incrementaba el nivel de plomo en la sangre, tres veces más que con la sola exposición a plomo.
44. El flúor puede lograr desgajar trozos de plomo de tubos, cañerias de cobre y de juntas soldadas.
Un estudio (Maas et al 2007) ha mostrado que los compuestos de la fluoración en combinación con los compuestos de la cloración, tales como la cloramina, aumentan la extracción de plomo de cañerías de latón y cobre utilizadas en alcantarillados. Aunque los que proponen la fluoración puedan argumentar sobre los efectos neurotóxicos de bajos niveles de fluoruro este no es el caso en cuanto al plomo, el cual a bajos niveles disminuye el CI en niños.
La continua promoción de la fluoración es anticientífica
45. No se han realizado los estudios primordiales.
En la versión de enero de 2008 de la revista Scientific American, se cita en parte lo que escribió el Profesor John Doull, presidente del Consejo Nacional de Investigaciones (NRC), en su documento “Fluoruro en el agua potable: Una revisión de los estándares de la EPA”, donde dice así:
“Lo que el comité encontró es que se ha seguido al status quo con respeto al fluoruro por muchos años, por demasiado tiempo en realidad y ahora necesitamos tomar una perspectiva nueva (…) En la comunidad científica muchos consideran que el tema ya está zanjado. Me refiero a que cuando el Cirujano General de Estados Unidos declara que la fluoración es uno de los 10 mejores logros del siglo XX, es un obstáculo difícil de evadir. Empero cuando observamos los estudios que se han realizado, encontramos que muchas de las preguntas están sin resolver y que tenemos mucha menos información de la que debiéramos tener, considerando la larga trayectoria de la fluoración.”
La ausencia de estudios es utilizada por los que proponen la fluoración para decir que no existe peligro. Es una postura irresponsable.
46. Los patrocinios no representan evidencia científica.
Muchos de los individuos que promueven la fluoración confían plenamente en una lista de patrocinadores. Sin embargo, en Estados Unidos, el Servicio de Salud Pública patrocinó la fluoración por primera vez en 1950, antes que se hubiera realizado un simple ensayo y antes de que se hubiese publicado un estudio de salud significativo (Lea capítulos 9 y 10 en The Case Against Fluoride, para comprender la implicancia de este patrocinio del Servicio de Salud Pública en la posterior promoción de la fluoración). Muchos otros patrocinios siguieron rápidamente con poca evidencia de algún tipo de racionalidad científica para respaldarlos. El constante uso de estos patrocinios tiene más que ver con ciencia política que con ciencia médica.
47. Paneles de investigación han sido minuciosamente seleccionados para otorgar decisiones pro-fluoración.
De vez en cuando, particularmente cuando un programa de fluoración está bajo peligro, los gobiernos de países fluorados han seleccionado paneles para obtener el respaldo de la práctica nuevamente. En su reciente libro llamado Fluoride Wars (2009, Las guerras del Fluoruro), el cual es esencialmente pro-fluoración, Alan Freeze y Jay Lehr conceden este punto cuando escriben:
“Existe una acusación de los anti-fluoracionistas que sí tiene algo de validez. Los movimientos anti-fluoración siempre han denunciado que a través de los años los paneles de investigación comisionados por el gobierno para evaluar los costos y beneficios de la fluoración, han estado plagados de pura gente a favor de la fluoración. Una revisión de los miembros en numerosos paneles reafirma esta denuncia. Las comisiones que elaboraron informes para la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia en 1941, 1944 y 1954; la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos en 1951,1971,1977 y 1993; la Organización Mundial de Salud en 1958 y 1970; y el Servicio de Salud Pública estadounidense en 1991 están plagados con nombres de reconocidos investigadores médicos y dentales quienes han apoyado la fluoración, o de individuos que tienen investigaciones connotadas para el establishment pro-fluoración. Las conexiones eran entrabadas e incestuosas.”
Los ejemplos más recientes de estas profecías autocumplidas provienen del Foro de Fluoración Iralandés (2002); el Consejo Nacional de Salud e Investigación Médica (NHMRC, 2007) y Health Canada (2008,2010). El último tenía un panel de seis expertos para evaluar literatura de salud. Cuatro de los seis eran dentistas pro-fluoración y los otros dos no demostraron tener ninguna experticia en cuanto al fluoruro. Una excepción notable a esta tendencia, fue la designación de parte del Consejo Nacional de Investigaciones de Estados Unidos, del primer panel de expertos equilibrado, seleccionado para investigar la toxicidad del fluoruro en Estados Unidos. Este panel, de doce integrantes, revisó los estándares de agua potable, en cuanto al fluoruro, de la Agencia de Protección Ambiental (EPA por sus siglas en ingles). Después de tres años y medio de investigación el panel concluyó en un informe de 507 páginas, que los estándares de agua potable no protegían la salud y que se requería evaluar un nuevo límite de niveles de contaminantes (MCLG) (NRC, 2006). Si se hubiese obedecido el protocolo de procedimientos toxicológicos y si se aplicaran los márgenes de seguridad apropiados en cuanto a los hallazgos de este panel, pudiese haber sido el fin de la fluoración. Desafortunadamente, en enero de 2011, la Oficina de Agua de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), dejó en claro que no modificarían el valor de los límites de niveles de contaminantes (MCLG) ya que eso pondría en peligro a los programas de fluoración de agua potable (EPA comunicado de prensa Enero 7, 2011.). Una vez más, se permitió que la política se sobrepusiera a la ciencia.
Más y más científicos independientes se oponen a la fluoración
48. Muchos científicos se oponen a la fluoración.
Los que proponen la fluoración han sostenido por muchos años, a pesar del hecho que los primeros opositores a la fluoración eran bioquímicos, que la gente que se oponía a la fluoración no eran científicos de buena fe. Hoy en día, a medida que más y más científicos, médicos, dentistas, y otros profesionales, leen la literatura principal por sí mismos, en vez de confiar en las declaraciones auto-sustentadas de la Asociación Dental Americana (ADA) y de los Centros de Control de Enfermedades (CDC), están llegando a la conclusión de que ni ellos ni la población, han sido informados dignamente por parte de los organismos responsables de esta materia. Hasta la fecha de julio de 2011, sobre 3,700 profesionales han firmado una declaración para terminar con la fluoración a nivel mundial. Esta declaración y la lista de firmantes puede ser encontrada en el sitio de Flouride Action Network. Una mirada a la calidad de los profesionales que se opone a la fluoración se puede obtener al ver el video de 28 minutos “Professional Perspectives on Water fluoridation” (Perspectivas profesionales acera la fluoración del agua) el cual también se encuentra en el sitio de Flouride Action Network.
Las turbias tácticas de los que proponen la fluoración
49. Los que la proponen, típicamente se niegan a defender la fluoración en un debate público
Aunque los proponentes oficiales de la fluoración siguen apoyando la causa fervorosamente, típicamente se niegan a defender la práctica en un debate público, incluso cuando han sido desafiados por organizaciones como la Asociación para la Ciencia en el Interés Público, el Instituto Americano de Toxicología (ACT) o la Agencia de Protección Ambiental (EPA) (Bryson 2004). Según el Dr. Micheal Easley, un lobbista de la fluoración prominente en Estado Unidos, “Los debatas otorgan una ilusión de que existe algún tipo de controversia científica, cuando no hay gente creíble, que apoye el punto de vista de los fluorurofóbicos. (Easley, 1999).
En respuesta a los reiterados rechazos a debatir el tema de parte de los proponentes, el Dr. Edward Groth, un científico superior en el Organización de Consumidores, afirmó que:
“La postura política pro-fluoración, se ha convetido en postura dogmática, autoritaria y esencialmente anticientífica, una postura que desalienta la discusión abierta de asuntos científicos” (Martin 1991).
50. Los proponentes utilizan tácticas muy turbias para promover la fluoración.
Muchos científicos, médicos, y dentistas que han expresado sus opiniones acerca de este tema, han sido sujetos a censura y tácticas de intimidación (Martin 1991). La Dra. Phyllis Mullenix fue despedida de su posición como jefa de Toxicología en el Centro Dental de Forsyth por publicar sus hallazgos sobre el fluoruro y el cerebro (Mulleniz 1995); Y el Dr. William Marcus fue despedido de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) por cuestionar el manejo que hizo el gobierno del estudio del fluoruro y cáncer del NTP (Bryson 2004). Muchos dentistas e incluso médicos, reconocen en privado que se oponen a la práctica pero que no se atreven a expresarlo por la presión de sus colegas o porque temen las repercusiones que pueda traer. Tácticas como estas no serían necesarias si la promoción de la fluoración se basara meramente en información y ética científica.
Conclusión
Cuando se trata de controversias de químicos tóxicos, tradicionalmente grandes intereses hacen lo que más pueden para desacreditar los estudios en animales y minimizar los hallazgos epidemiológicos. En el pasado, fuerzas políticas han llevado a que los organismos gubernamentales, aunque lentamente, se movilicen para regular el asbesto, benzina, DDT, PCBs, tetraetilo de plomo, tabaco y dioxinas. Con respeto al fluoruro tenemos un retraso de sesenta años. Desafortunadamente, debido a que los funcionarios de gobierno y líderes dentales han puesto tanto de su credibilidad en el lado de la defensa de la fluoración, y debido a las enormes responsabilidades que les esperan si llegaran a reconocer que el fluoruro ha causado un aumento en fracturas de cadera, artritis, cáncer a los huesos, trastornos cerebrales o problemas de la tiroides, será muy difícil, que se les escuche hablar honestamente y abiertamente sobre el asunto. Pero ellos deben hacerlo, no tan solo para proteger a millones de personas de daños innecesarios, sino para proteger la noción de que, en su fundación, las políticas de salud pública deben basarse en hechos científicos y no en conveniencia política. Tienen una herramienta que les permite hacer esto: Se llama el Principio de Precaución. De manera simple, dice: Si hay duda, déjenlo afuera. Es justamente lo que han hecho los países europeos y los dientes de sus niños no han sufrido, mientras que la confianza con sus poblaciones ha sido fortalecida.
Preguntémonos justamente ¿Cuánta incertidumbre acerca de unas de las razones listadas debe haber para derogar un supuesto beneficio, el que al ser cuantificado en la encuesta más grande que se ha realizado en Estados Unidos, resultó beneficiar sólo una superficie de diente por niño (de 128)?
Aunque la fluoración tal vez no sea la amenaza más preocupante, sí es una de las más fáciles en erradicar. Es tan fácil, como cerrar una llave en la planta de tratamiento. Pero para lograr cerrar la llave se necesita voluntad política y para lograr obtener eso se necesita una masa de personas informadas y organizadas. Por favor difunda estas 50 razones a todos sus amigos y anímelos a participar en eliminar el fluoruro en sus comunidades y a ayudar a prohibir esta práctica alrededor de todo el mundo.
Comentario final
Otros argumentos en contra de la fluoración, se pueden ver en http://www.fluoridealert.org y en el libro The Case Against Fluoridation (Chelsea Green, 2010). Argumentos a favor de la fluoración se pueden encontrar en http://www.ada.org
Historia de la publicación de las 50 razones
Estas 50 razones fueron compiladas por primera vez por Paul Connet y fueron presentadas en el Foro de Fluoracion en Irlanda en octubre del 2000. El documento fue refinado en el 2004 y publicado en el journal Medical Veritas.
En la introducción de esta versión del 2004 se explicó que tras cuatro años las autoridades no se habían atrevido a refutar las 50 razones, aunque se habían comprometido a hacerlo en el 2000. Eventualmente, una respuesta anónima, incompleta y superficial fue publicada en el sitio del Departamento de Salud y niños de Irlanda. El 7 de agosto de 2011, se nos informó que la respuesta del gobierno había sido preparada por un consultor externo a un costo de €30.000 euros.
Desde el año 2004, han habido notorios acontecimientos científicos incluyendo la publicación del informe del Consejo Nacional de Investigaciones de Estados Unidos; la publicación del Estudio sobre Osteosarcoma de Bassin (Bassin 2006) y muchos más estudios sobre la interacción del fluoruro con el cerebro que han exigido una gran actualización a las 50 razones. Esto fue compilado en agosto de 2011.
Referencias
Agency for Toxic Substances and Disease Registry (ATSDR) (1993). Toxicological Profile for Fluorides, Hydrogen Fluoride, and Fluorine (F). U.S. Department of Health & Human Services, Public Health Service. ATSDR/TP-91/17.
Alarcon-Herrera MT, et al. (2001). Well Water Fluoride, Dental fluorosis, Bone Fractures in the Guadiana Valley of Mexico. Fluoride. 34(2): 139-149.
Allain P, et al. (1996). Enhancement of aluminum digestive absorption by fluoride in rats. Research Communications in Molecular Pathology and Pharmacology. 91: 225-31.
Armfield JM and Spencer AJ (2004). Consumption of Nonpublic Water: Implications for Children’s Caries Experience,” Community Dentistry and Oral Epidemiology. 32(4): 283–96
Arnold HA. (1980). Letter to Dr. Ernest Newbrun. May 28, 1980. http://www.fluoridealert.org/uc-davis.htm
Awadia AK, et al. (2002). Caries experience and caries predictors – a study of Tanzanian children consuming drinking water with different fluoride concentrations. Clinical Oral Investigations. (2002) 6:98-103.
Bachinskii PP, et al. (1985) Action of the body fluorine of healthy persons and thyroidopathy patients on the function of hypophyseal-thyroid the system. Probl Endokrinol (Mosk) 31: 25-9.http://www.fluoridealert.org/epa-sf/appendix-e.pdf
Barbier O. (2010) Molecular mechanisms of fluoride toxicity. Chemico-Biological Interactions. 188: 319–333.
Barnes GP, et al. (1992). Ethnicity, location, age, and fluoridation factors in baby bottle tooth decay and caries prevalence of Head Start children. Public Health Reports. 107: 167-73.
Barot VV. (1998). Occurrence of endemic fluorosis in human population of North Gujarat, India: human health risk. Bulletin of Environmental Contamination and Toxicology. 61: 303-10.
Bassin EB. (2001). “Association Between Fluoride in Drinking Water During Growth and Development and the Incidence of Osteosarcoma for Children and Adolescents,” DMSc thesis, Harvard School of Dental Medicine, Boston, Massachusetts.
Bassin EB et al. (2006). Age-specific Fluoride Exposure in Drinking Water and Osteosarcoma (United States). Cancer Causes and Control. 17 (4): 421–28.
Bayley TA, et al. (1990). Fluoride-induced fractures: relation to osteogenic effect. Journal of Bone and Mineral Research.5(Suppl 1):S217-22.
Beltrán-Aguilar ED et al. (2010). Prevalence and severity of dental fluorosis in the United States, 1999-2004. NCHS DataBrief No. 53. U.S. DHHS, CDC, National Center for Health Statistics.
Beltrán-Aguilar ED et al. (2005). Surveillance for dental caries, dental sealants, tooth retention, endentulism, and enamel fluorosis—United States, 1988- 1994 and 1999-2002. CDC, MMWR, Surveillance Summaries, August 26, vol. 54, No SS-3, pp. 1-44. See Table 23.
Bentley EM, et al. (1999). Fluoride ingestion from toothpaste by young children. British Dental Journal. 186: 460-2.
Bhatnagar M, et al. (2002). Neurotoxicity of fluoride: neurodegeneration in hippocampus of female mice. Indian Journalof Experimental Biology. 40: 546-54.
Bigay J, et al. (1987). Fluoride complexes of aluminium or beryllium act on G-proteins as reversibly bound analogues of the gamma phosphate of GTP. EMBO Journal. 6:2907-2913.
Bigay J, et al. (1985). Fluoroaluminates activate transducin-GDP by mimicking the gamma-phosphate of GTP in its binding site. FEBS Letters. 191:181-185.
Brothwell D, Limeback H. (2003). Breastfeeding is protective against dental fluorosis in a nonfluoridated rural area of Ontario, Canada. Journal of Human Lactation 19: 386-90.
Brunelle JA, Carlos JP. (1990). Recent trends in dental caries in U.S. children and the effect of water fluoridation. Journalof Dental Research. 69(Special edition): 723-727.
Bryson C. (2004). The Fluoride Deception. Seven Stories Press, New York.
Burgstahler AW, et al. (1997). Fluoride in California wines and raisins. Fluoride. 30: 142-146.
Caffey J. On Fibrous Defects in Cortical Walls: Their Radiological Appearance, Structure, Prevalence, Natural Course, and Diagnostic Significance in Advances in Pediatrics, ed. S. Z. Levin, (New York: Interscience, 1955).
Calderon J et al. (2000). Influence of fluoride exposure on reaction time and visuospatial organization in children. Epidemiology 11(4):S153.
Carlsson A. (1978). Current problems relating to the pharmacology and toxicology of fluorides. Journal of the Swedish Medical Association. 14: 1388-1392.
Carnow BW, Conibear SA. (1981). Industrial fluorosis. Fluoride. 14: 172-181.
Caspary WJ, et al (1987). Mutagenic activity of fluorides in mouse lymphoma cells. Mutation Research. 187:165-80.
Centers for Disease Control and Prevention (CDC). (2002). Prevalence of Self-Reported Arthritis or Chronic Joint Symptoms Among Adults — United States, 2001. Mortality and Morbidity Weekly Report. 51: 948-950.
Centers for Disease Control and Prevention (CDC). (2001). Recommendations for Using Fluoride to Prevent and Control Dental Caries in the United States. Morbidity and Mortality Weekly Report. 50(RR14): 1-42.
Centers for Disease Control and Prevention (CDC). (1999). Achievements in Public Health, 1900-1999: Fluoridation of Drinking Water to Prevent Dental Caries. Mortality and Morbidity Weekly Report. 48: 933-940.
Chachra et al. (2010) The long-term effects of water fluoridation on the human skeleton. Journal of Dental Research. 89(11): 1219-1223.
Chen J, et al. (2003). Selective decreases of nicotinic acetylcholine receptors in PC12 cells exposed to fluoride. Toxicology. 183: 235-42.
Chen J, et al. (2003). Selective decreases of nicotinic acetylcholine receptors in PC12 cells exposed to fluoride. Toxicology. 183: 235-42.
Chen J, et al. (2002). [Studies on DNA damage and apoptosis in rat brain induced by fluoride] Zhonghua Yu Fang Yi Xue Za Zhi. 36 222-224.
Chen YC, et al. (1997). Nutrition survey in dental fluorosis-afflicted areas. Fluoride. 30(2):77-80.
Chinoy NJ, Narayana MV. (1994). In vitro fluoride toxicity in human spermatozoa. Reproductive Toxicology. 8:155-9.
Chinoy NJ, et al. (1991). Microdose vasal injection of sodium fluoride in the rat. Reproductive Toxicology. 5: 505-12.
Chinoy NJ, Sequeira E. (1989). Effects of fluoride on the histoarchitecture of reproductive organs of the male mouse.Reproductive Toxicology. 3: 261-7.
P. D. Cohn (1992). An Epidemiologic Report on Drinking Water and Fluoridation, New Jersey Department of Health, Environmental Health Service, November 8, 1992. Note: The original title of this report was A Brief Report on the Association of Drinking Water Fluoridation and the Incidence of Osteosarcoma Among Young Males. The word “osteosarcoma” was deleted from the title soon after the report was released; http://fluoridealert.org/cohn-1992.pdf.
Colquhoun J. (1997). Why I changed my mind about Fluoridation. Perspectives in Biology and Medicine 41: 29-44. http://www.fluoride-journal.com/98-31-2/312103.htm
Connett PH, Beck J and Micklem S. The Case Against Fluoride: How Hazardous Waste Ended Up in Our Drinking Water and the Powerful Politics and Bad Science That Keep it There. Chelsea Green, White River Junction, VT, 2010.
Connett,P (2004) 50 Reasons to Oppose Fluoridation (updated April 12, 2004). Reprinted in
Medical Veritas. 1:70–80, http://www.fluoridealert.org/50reasons.htm
Connett M. (2004). Fluoride & Bone Damage: Published Data. Submission to National Research Council (NRC). http://www.fluoridealert.org/bone-data.pdf
Connett, P. (2000). Fluoride: A Statement of Concern. Waste Not #459. January 2000. Waste Not, 82 Judson Street, Canton, NY 13617. http://www.fluoridealert.org/fluoride-statement.htm
Connett P, Neurath C and Connett M.

Todas las vacunas, especialmente las infantiles, pueden causar daño neurológico grave debido a que tienen toxinas como el mercurio, el aluminio y el formaldehído. Si no te lo crees, puedes comprobarlo por ti mismo preguntando a tu médico o enfermero/a o pidiéndoles el prospecto de la vacuna para que tú mismo puedas leer los ingredientes. Tú médico te dirá que es verdad que contienen mercurio (el metal más tóxico que existe en el mundo no radioactivo) y/o aluminio, pero que vale la pena exponer a tu hijo a estas toxinas para obtener la inmunidad hacia varias enfermedades. Se valdrá del “miedo a las enfermedades” para convencerte de que las vacunas son ventajosas. Si tienes miedo a las enfermedades que pueda desarrollar tu hijo, deberías temer las enfermedades más graves e irreversibles, que son las enfermedades neurológicas, tales como los Desórdenes del Espectro Autista,que son producidas por las vacunas.

Estas enfermedades neurológicas son incurables, al contrario de las enfermedades víricas de las que dicen que las vacunas protegen. Las enfermedades de las que “intentan” inmunizar las vacunas (digo “intentan” porque no está aún demostrado que lo consigan) están actualmente erradicadas y no debido a las vacunas, sino a otras cosas. Además, estas enfermedades no son graves y son fácilmente curables hoy en día, en el raro caso de contraerlas. Se ha visto además que los niños no vacunados desarrollan menos enfermedades de todo tipo que los niños vacunados. Esto es debido a que las vacunas comprometen y debilitan el sistema inmune, y además, crean otras enfermedades.

La decisión es tuya, pero te recomiendo que no te dejes llevar por el miedo y no cometas el error que yo cometí. Si quieres que el cerebro de tus hijos se desarrolle adecuadamente y no tengan retrasos de aprendizaje, debilidades del sistema inmune, problemas de comportamiento, trastorno de déficit de atención/hiperactividad e incluso autismo, no vacunes a tus hijos. Te ahorrarás mucha pena que yo sentí cuando ví cómo mi hijo cambió tras la vacunación. Con todo mi corazón te lo digo. El acto de mi vida que más tristemente me arrepiento de haber hecho es haber vacunado a mi hijo.

Ahora lee este artículo, donde figuran los componentes tan peligrosos que contienen las vacunas, y espero que tomes la decisión adecuada. No hay ninguna ley que te obligue a vacunarlos, ni tampoco ningún colegio. Es tu decisión y espero que decidas bien.

Fuente del artículo:

http://movimientoantinwo.wordpress.com/2009/09/10/son-las-vacunas-estupido-mercurio-aluminio-y-autismo/

Por William Engdahl

Global Research

La OMS y el Centro de Control de Enfermedades (CDC) del Gobierno de los EE.UU. están incrementando el condicionamiento psicológico de la población para sembrar la histeria y el pánico entre un público desinformado acerca de un “virus” de la presunta Influenza A H1N1, también conocido como Gripe Porcina, cuyos supuestos efectos, hasta la fecha, parecen comparables con los de un resfriado común.Antes de que la gente comience a hacer fila en las calles exigiendovacunas para sus hijos y para ellos mismos, sería conveniente recordar que, parafraseando la declaración de campaña de Bill Clinton en 1992 para George H.W. Bush: “¡Es la vacunación, Estúpido!”

Según innumerables informes científicos, mucho más peligrosos para la salud humana que cualquier incidencia relacionada a la gripe porcina, son los riesgos de severos problemas de salud, incluyendo parálisis, daño cerebral e incluso muerte, derivados de los agregados de las vacunasdesarrolladas prácticamente todos los fabricantes de vacunasimportantes. Casi sin excepción, todas las vacunas comerciales de hoy en día contienen varias sustancias conocidas como adyuvantes diseñados para hacer que la vacuna “funcione”. Los adyuvantes son la fuente de horrendos y, a veces, mortales daños.

Se ha especulado durante algún tiempo que podría existir un vínculo en el alarmante aumento de casos de autismo entre los infantes pequeños y las masivas vacunaciones de menores de hoy en día, administradas de forma rutinaria a los lactantes y los niños desde las primeras horas del nacimiento. Esta es clara e impactante evidencia de la relación entre las dos. Si carece de una personalidad fuerte, se aconseja no leer más.

Un nuevo estudio muestra el vínculo directo entre la serie estándar de vacunaciones infantil, MMR y síntomas similares al autismo en monos. La principal científica involucrada en el trabajo, la Dra. Laura Hewitson de la Universidad de Pittsburgh, ha presentado conclusiones alarmantes como abstracto pendiente de publicación en la Reunión Internacional para la Investigación del Autismo. Se ha presentado también en congresos científicos, tanto en Londres como en Seattle, EE.UU.

El estudio comparó a macacos vacunados con macacos no vacunados. No se señaló ninguna falla importante dentro del estudio por parte de los científicos asistentes. Las vacunasincluyeron la popular serie MMR (En español SRP – Sarampión, Rubéola, Paperas). El estudio descubrió un aumento marcado en “expresiones genéticas en tejidos gastrointestinales” y “problemas inflamatorios” en los monos que recibieron las vacunas. Esto son síntomas comunes en niños que presentan autismo regresivo. “En comparación con animales no expuestos, se evidenciaron importantes déficits en el desarrollo neurológico en los animales expuestos respecto a reflejos de supervivencia, pruebas de discriminación de colores, reversiones, y pruebas de aprendizaje,” señalaron los autores del informe. “Fueron observadas diferencias de comportamiento entre animales expuestos y no expuestos, y dentro el grupo expuesto, antes y después de la vacunación triple viral”.

El estudio también encontró marcados cambios de comportamiento y diferencias de desarrollo entre los monos que recibieron lasvacunas frente a los que no las recibieron.

Una investigación ordenada por el Gobierno Norteamericana y aprobada por el Congreso iba a comenzar este año, pero los fondos fueron rescindidos a principios de enero. Reclamando “conflicto de intereses” debido a casos judiciales en curso, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), partidario desde hace mucho tiempo de la vacunación infantil, se retiró de los planes de investigación.

Lo más sorprendente de todo es la reciente y ahora común práctica médica, reforzada por una agresiva industria farmacéutica, de inyectar vacunas múltiples, con frecuencia a casi pocas horas de nacer, a los bebés a pesar del hecho de que ningún estudio, incluyendo a la totalidad de la serie de vacunas administradas comúnmente a los niños en los EE.UU. y el Reino Unido, alrededor de 30 en total, se hayan realizado hasta ahora. La práctica de inyectar varias vacunas a recién nacidos se ha generalizado en Alemania y otros países de la UE durante la última década. Es significativo que se hayan presentado reportes informando de un aumento dramático en los casos de autismo en recién nacidos y lactantes de varios hospitales alemanes durante la última década, precisamente el periodo en el cual las vacunaciones a recién nacidos y bebés se habían vuelto rutinarias.
Encubrimiento del Gobierno Norteamericano

Trágicamente, el organismo de Gobierno de los EE.UU., teóricamente encargado de velar por la salud pública, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), como en el caso de los peligros para la salud de los alimentos genéticamente modificados, y también con la dramática evidencia de la relación entre el autismo y los adyuvantes usados en las vacunas típicas, está aceptando el argumento de las grandes y políticamente poderosas empresas farmacéuticas.

La Administración de Alimentos y Medicamentos considera seguras a las vacunas, pero, al igual que con los OGM, no ha realizado ningún estudio sobre los efectos de varias vacunas entregadas en la serie común de la niñez, que comenzaron en la década de 1990 en los EE.UU., se extendieron al Reino Unido y ahora a lo largo de la UE.

De acuerdo con Robert F. Kennedy, Jr., hijo del último Fiscal General y un abogado activo en la campaña para exponer el mercurio (timerosal) y otro tipo de peligros de toxicidad en lasvacunas, declaró recientemente: “el autismo es más una afección del comportamiento más que un daño definido biológicamente – los estudios epidemiológicos son esenciales para establecer su causalidad. Pero la mayor fuente de datos epidemiológicos es Base de Datos de Seguridad de las Vacunas (VSD) – El gobierno mantiene registros médicos de cientos de miles de niños vacunados – al que el Departamento de Salud y Servicios Humanitarios ha hecho grandes esfuerzos para mantener fuera del alcance de los abogados de los demandantes y los científicos independientes … Los datos brutos recogidos en el VSD, sin duda, proporcionarían los datos epidemiológicos necesarios para comprender la relación entre las vacunas y el autismo. La ausencia de estos estudios hace que sea fácil para los jueces el decir a los demandantes que no han cumplido con la responsabilidad de avalar la causalidad.”

El autismo era prácticamente desconocido en los Estados Unidos hasta 1943, cuando se diagnosticó e identificó once meses después de que el timerosal, un “adyuvante” de lasvacunas a base de mercurio, fuera añadido a las vacunas de los bebés, junto con diversos compuestos de aluminio en los Estados Unidos. El timerosal se utiliza a menudo para contener el crecimiento de bacterias y hongos en las vacunas a pesar de las abundantes pruebas de sus graves efectos como potente neurotoxina. Después de varios estudios independientes, Rusia, Japón, Austria, Dinamarca, Suecia y Gran Bretaña han prohibido el timerosal de las vacunas de los niños. Alemania hasta la fecha no ha impuesto dicha prohibición. La toxina fue desarrollada en 1930 por Eli Lilly. Lamentablemente, en 1991, a pesar de la abrumadora evidencia contra el Centro de Control de Enfermedades del Gobierno de los EEUU (CDC), la misma agencia que alimenta la actual histeria sobre los peligros no probados del virus H1N1 de gripe porcina, recomienda que los niños sean inyectados con una serie de vacunas que contienen mercurio, en algunos casos dentro de las primeras 24 horas de nacimiento para la hepatitis B y dos meses para la difteria-tétanos-tos ferina.

Antes de 1989, los pre-escolares estadounidenses recibían oncevacunas – poliomielitis, difteria-tétanos-tos ferina, sarampión-paperas-rubéola (MMR). En 1999, debido a las diversas recomendaciones del CDC, el número de vacunaciones se elevó a veintidós antes de primer grado de escuela. Paralelamente a este aumento explosivo de la vacunación de niños muy pequeños en los Estados Unidos, de acuerdo con Kennedy, creció también la tasa de autismo entre los niños. El estado de Iowa informó de un aumento de 700% en el autismo en niños a partir de la década de 1990 con lo que California prohibió el mercurio en las vacunas. A pesar de la evidencia, no obstante, la FDA de EEUU continua permitiendo a los fabricantes de medicamentos incluir el timerosal en numerosas medicaciones con medidas-en-exceso y sin prescripción, como también esteriodes y colágeno inyectado. El gobierno de EEUU envia también vacunas preservadas con timerosal a numerosos paises en desarrollo, donde algunos reportan una repentina explosion en los indices de autismo. En China, donde el autismo era desconocido antes de la introducción de timerosal por los fabricantes de medicamentos de los EE.UU. en 1999, los informes de prensa indican que hay casi dos millones de niños autistas. El nivel de etilmercurio en una vacuna rutinaria para niños de dos meses de edad fue 99 veces mayor que el límite diario de exposición del gobierno de EEUU. Al igual que con las actuales declaraciones de la OMS en torno a la pandemia de gripe porcina H1N1, el Comité Asesor de Vacunas del CDC estaba lleno de científicos con estrechos vínculos a la industria farmacéutica. El Dr. Sam Katz, presidente de la comisión, era un consultor pagado por la mayoría de las empresas productoras de vacunas “recomendadas”.

Los casos de autismo en los EEUU. estallaron cuando en 1990 unos 40 millones de niños fueron inyectados con vacunas basadas en timerasol, dándoles cantidades sin precedentes de venenoso mercurio.
El Peligro del Aluminio se Mantiene

Mientras que las vacunas disponibles en los EEUU hoy en día se encuentran sin timerosal (50% de mercurio), prácticamente todas las vacunas todavía contienen aluminio, que se ha vinculado al desarrollo de deterioro neurológico en los niños. El aluminio no ha reemplazado el timerosal como conservante de la vacuna, pues siempre se ha utilizado en lasvacunas.

En el pasado reciente, la mayoría de los niños en EE.UU. comenzaron a estar expuestos tanto al timerosal como al aluminio de forma simultánea con las vacunas de la hepatitis B, Hib, DTPa (difteria, tétanos y tos ferina) y las neumocócicas. La combinación de mercurio con aluminio aumenta la probabilidad de que el mercurio pueda dañar los tejidos humanos.

Según un informe reciente de Michael Wagnitz, un químico estadounidense, “En la actualidad ocho vacunas infantiles que contienen aluminio entre los 125 hasta los 850 microgramos (mcg). Estas vacunas se administran 17 veces en los primeros 18 meses de vida, casi seis veces más en comparación con el calendario de vacunas de la década de 1980. ”

Wagnitz añade: “Según la Sociedad Americana de Nutrición Parenteral y Enteral, especializada en soluciones de alimentación intravenosa, un niño no debe superar una dosis máxima diaria de 5 mcg de aluminio por kilogramo de peso por día. Eso significa que si un niño pesa 11 libras, el niño no debe exceder de 25 mcg en un día. Este nivel determinó el límite máximo de seguridad basado en un estudio publicado en el New England Journal of Medicine, titulado “La Neurotoxicidad de Aluminio en Recién Nacidos Prematuros recibiendo Soluciones de Alimentación Intravenosa.”

La vacuna contra la hepatitis B, administrada al nacer, contiene 250 mcg.

En una declaración de políticas de 1996, “Sobra la toxicidad del aluminio en lactantes y niños”, la Academia Americana de Pediatría afirma, “el aluminio puede causar daño neurológico. Las personas con enfermedad renal que acumulan niveles de aluminio en la sangre de más de 100 microgramos por litro están en riesgo de toxicidad. El umbral de toxicidad del aluminio en la sangre puede ser inferior a 100 mcg por litro.” El nivel de toxicidad de aluminio que se encuentra en las vacunas rutinarias de los niños alemanes, franceses y otros de la UE es desconocido. Podría ser el momento para una demanda pública para que dicha información sea revelada, y antes de que los gobiernos pongan en marcha campañas de vacunación masiva de vacunas sin testear contra una amenaza no demostrada de la gripe porcina H1N1.

Enfermedades causadas por algunas “Medicinas”

Por: JOAQUÍN VELÁZQUEZ ÁLVAREZ
Ph.D, ND., NMD., AMD., CPG.
Catedrático Universidad Interamericana de P.R.

Analizando los efectos de las medicinas en el organismo, podemos deducir que las enfermedades causadas por las mismas, al final resultan ser peor que la enfermedad que se supone que curarán.

La incidencia de reacciones secundarias-adversas, producidas por medicamentos recetados, están llegando a ser el problema de salud más criticado en los Estados Unidos.

Anualmente se le ofrece al médico alrededor de 400 nuevas drogas y encontramos que los manufactureros de las mismas exageran los beneficios de ellas e ignoran los efectos secundarios (Tomado de “Medical Letter”).

El Dr. Dale Console – anterior Director Médico de los laboratorios Squibb dijo: “Los médicos y el público están continuamente sujetos a una enorme cantidad de nuevas medicinas, algunas sin valor y otras con gran potencial para hacer más daño que bien”.

El Dr. D.G. Fried – de la Universidad de Harvard dice: “De más de 8,000 medicinas disponibles para el médico, es casi imposible tener información para seleccionar las que debe de usar con sus pacientes”.

El Dr. Wolff – Director de Investigaciones del Washington Hospital Center, ha reportado que: “la mayoría de las medicinas que recetan los médicos hacen más daño que bien”.

Las estadísticas indican que un millón ciento veinte mil (1,120,000) personas son admitidas en los hospitales de los Estados Unidos cada año, debido a las enfermedades producidas por las medicinas. Y se estima que las medicinas contribuyen a la causa de muerte de cien mil (100,000) personas anualmente. Debido a este gran número de fatalidades es necesario que el público se dé cuenta del daño que le pueden producir ciertas medicinas, algunas de las cuales son las siguientes:

ASPIRINA

Produce los siguientes efectos secundarios: nauseas, vómito, hemorragias gastrointestinales, diarrea, úlceras, acidosis, ruido en los oídos, sordera, exceso de sudor, fiebre, sed, visión nublada, erupciones en la piel, palpitaciones del corazón, alucinaciones, delirio, funcionamiento anormal de los riñones, muerte del feto, estupor, coma, convulsiones, colapso circulatorio, reducción del azúcar en la sangre, retardación mental y la muerte.

ANTIBIÓTICOS

De acuerdo con el Dr. Hobart Reiman, del Colegio Médico Habheman, del 15 al 30 % de todas las personas que toman o se inyectan antibióticos sufren de alguna reacción dañina a la salud y varios centenares de ellas mueren anualmente.

Pueden causar los siguientes efectos secundarios: Anemia aplástica, leucopenia, palpitaciones excesivas del corazón, alta presión, dolores de cabeza, escalofríos, nauseas, vómitos, diarreas, dermatitis, mareos afecciones de los oídos, inflamación de los nervios, dolores de las coyunturas, irritación de los riñones, vista nublada, adormecimiento y sensación de alfilerazos en las manos y piernas, desórdenes de la sangre, asma, alergias, debilidad, sudor en exceso, hemorragias, daño a los nervios, dificultad al tragar, inflamación del intestino, efectos tóxicos a los riñones, al bazo, al hígado y la muerte.

MEDICAMENTOS PARA REDUCIR EL COLESTEROL
Pueden producir hemorragias, tromboflebitis, accidentes al cerebro vasculares, cambios emocionales, afecciones en la vista, fatiga, inflamación, mareos, ruidos en los oídos, carraspera, dolor de cabeza, nauseas, vómitos, indigestión, picazón en la piel, irregularidad de la menstruación, aumentos en condiciones del corazón ya existentes, frecuencia excesiva de orinación, estreñimiento, o diarreas, pérdida del pelo, reducción de peso, temblores, nerviosidad e insomnio.

DROGAS PARA LA ALTA PRESIÓN
Tupimiento de la nariz, sequedad de la garganta, alteraciones del ritmo cardíaco, diarrea, estreñimiento, nauseas, vómito, mal funcionamiento del hígado, debilidad muscular, hemorragias, erupciones de la piel, aumento excesivo de peso, dolor abdominal, insomnio, pesadillas, somnolencia, fatiga, inflamaciones, dificultad al respirar, exceso de gases, depresión, ansiedad, síntomas de artritis, lupus, leucopenia, mareos, nerviosidad, escalofríos, dolor en el pecho y en el brazo izquierdo (angina), adormecimiento de las manos y piernas, daño en el cerebro, a los riñones y otros órganos.

PÍLDORAS ANTICONCEPTIVAS

En mujeres saludables y normales, produce síntomas de embarazo. No deben de ser usadas por personas que sufren de alta presión, dolores de cabeza, migraña, epilepsia, daño al sistema nervioso, caída del pelo, daño al hígado, apoplejías, tromboflebitis, embolia pulmonar, afecciones a los ojos, anemia, picor en la piel, complicaciones de condiciones ya existentes en el corazón, tumores cancerosos, frialdad sexual, diabetes, esterilidad, la píldora desencadena a menudo aumento de la tensión arterial, aumento de peso, del volumen plasmático y del debite cardíaco, también habría un efecto directo sobre la reabsorción tubular del sodio y agua, alteración de los mecanismos de la coagulación, aumento de grasas en la sangre (trigliceridos), formación de cálculos biliares, tumores del hígado benignos y malignos, cáncer y la muerte.

PÍLDORAS TRANQUILIZANTES

Producen degeneración en los músculos del corazón y de las venas y arterias, destrucción de los glóbulos rojos, aumento en el tamaño del hígado y del bazo, depósito de grasa en el hígado, en los riñones, en los pulmones, en el corazón. Cataratas, falta de coordinación y debilidad muscular, adormecimiento, inseguridad al caminar, temblores, desórdenes de la sangre, miopía, aumento de apetito y de peso, menstruación irregular, nauseas, vómitos, baja presión, mareos convulsiones, vista borrosa, dolor de cabeza, resequedad de la boca , palpitaciones excesivas del corazón, calambres, fogajes, disturbios mentales, temblores alergias, fiebre, inflamación de las venas, parálisis de los músculos, mal funcionamiento del corazón, formación de dependencia psicológica, lleva al suicidio y la muerte.

HORMONAS INTRAVENOSA Y PÍLDORAS PARA LA MENOPAUSIA

Incrementa el riesgo a cáncer endometrial, cáncer cervical y vaginal, problemas congénitos, induce a los neoplasmas malignos, administrada por mucho tiempo en forma natural o sintética aumenta la frecuencia de carcinomas del seno, endometrio, cerviz, vagina, hígado, vejiga, riesgo de tromboembolia vascular, adenoma hepático, presión sanguínea alta, hipercalcemia, retención de líquidos, depresión mental, problemas genitourinarios, cambios en el período menstrual, dismenorrea, síndrome premenstrual, candidiasis vaginal, problemas gastrointestinales, náuseas, vómito, melanoma, eritema, erupción de la piel, endurecimiento de la cornea, dolores de cabeza, migraña, aumento o disminución de peso, reduce la tolerancia a los hidratos de carbono, edemas, cambio en el libido. riesgo a infarto del miocardio, embolia pulmonar, tromboflebitis, intolerancia a los lentes de contacto, mareos y la muerte.

Le sugerimos que por todas estas razones que hemos mencionado en detalle de estos medicamentos (que entendemos son los más que se consumen), lea bien e infórmese de los efectos secundarios que pueden producir los medicamentos que le son recetados o aquellos que usted compra sin receta médica … recuerde, es su salud y su vida la que está en juego.

BIBLIOGRAFÍA

1. L. Rodberg y A. Stevenson. (1977) The health care industry in advance capitalism. Rev. of Radical Political Economics 9.
2. Ivan Illich,(1984), Nemesis Médica, Barcelona, Barracal.
3. Walker H.D., (1971) Market Power and Price Levels in Ethical Drug Industry, Bloomington, Indiana, University Press.
4. Journal of AMA (American Medical Association) feb. 1975. USA.
5. Journal of NCI (National Cancer Institute) oct. 1975 USA.
6. Pradal Henry, (1981) Dictionarie Critique Des Medicaments. Couloir de Gaube, Sari France.
7. Pradal Henry (1982), Quide des Medicaments, Sevill, Paris.
8. Pradal Henry, (1981), Les Grands Medicaments, Sevill, Paris.
9. Sokosky Catherine, (1984), Dossier Antibiotiques, L’ Impatient feb. No. 75, Paris.
10. Embid Alfredo, (1984) Medicinas Blandas, Madrid, España, Las mil y una edición.
11. Embid Alfredo, (1984), ¿Sabe usted lo que le recetan?, Madrid, España, Las mil y una Edición.
12. PDR, 44 edition (1990), Physicians’ Desk Reference, Publisher Edward R. Barnhart, N.J.

Fuente: ponce.inter.edu
Visto en:  http://elnuevodespertar.wordpress.com/2012/01/18/enfermedades-causadas-por-algunas-medicinas/

Intereconomía, en su programa ‘Ciencia con paciencia’, informa que Pepsi usa restos de fetos humanos abortados para edulcorar sus productos.

A nosotros ésto no nos sorprende, puesto que a partir de nuestros estudios e investigaciones con respecto a las tóxicas y peligrosísimas VACUNAS, sabemos que la industria de la gran farma usa FETOS HUMANOS ABORTADOS para fabricar sus dañinas vacunas. Sólo basta leer la composición de las vacunas en los mismos folletos informativos que entregan sus fabricantes: “TEJIDO DIPLOIDE HUMANO”

La industria también usa FETOS HUMANOS ABORTADOS para producir sus productos cosméticos. Todo esto nos lleva a otra gran aberración: al ser MATERIA PRIMA, ha de haber una fabricación permanente de éstas. Pero en este tema nadie se pronuncia. A la producción, uso y abuso de animales para la industria farmacéutica, de cosméticos y alimentos, no se le presta atención, salvo con éste tipo de denuncias.

¿Y dónde están los férreos defensores de la vida? 

Consideramos que si se acepta VACUNAS, tanto como si se compra alimentos, bebidas y cosméticos que usen estos FETOS HUMANOS ABORTADOS, se está avalando esta práctica y, por lo tanto, se es CÓMPLICE de esta verdadera mafia de la que no se habla, la del tráfico de órganos, fetos y seres humanos en este planeta.

¿Y usted qué hará al respecto?

Fuente: http://detenganlavacuna.wordpress.com/2011/11/13/fetosabortados/

El microchip podrá controlar nuestro sistema nervioso…

¿Os imagináis qué es lo que os pasará si tomáis estas pastillas? ¡Controlarán vuestro cuerpo y vuestra mente desde un ordenador central!
La farmacéutica Novartis AG, con sede en Suiza, planea en los próximos 18 meses obtener la aprobación regulatoria para la producción de una tableta con un chip electrónico instalado, haciendo realidad el concepto de medicinas ‘inteligentes’, informa Reuters.

Inicialmente se planifica utilizar uno de los fármacos que ya se usa para el tratamiento de pacientes de trasplante con el fin de evitar el rechazo de los órganos, pero la compañía espera ampliar la aplicación de la tecnología a otros medicamentos.


A principios de este año Novartis AG adquirió por 24 millones de dólares la tecnología de instalación del chip en la tableta, desarrollada por la empresa californiana Proteus Biomedical.

Al llegar al estómago del paciente, estos chips biotecnológicos se activan por medio del jugo gástrico y envían una señal a un emplasto pegado a la piel del paciente. Este emplasto podrá transmitir los datos al smartphone o a Internet para el doctor.
Como afirman los desarrolladores, esta tecnología permitiría no solamente controlar si el paciente tomó la medicina a tiempo y en la dosis prescrita, que es sumammente importante para el tratamiento de algunas enfermedades, sino también recoger datos del funcionamiento de los sistemas de su organismo y comprobar que el fármaco ejerce un efecto normal. También puede controlar nuestro sistema nervioso en el caso de estados de nerviosismo o estrés, y puede liberar señales que afectarían nuestras capacidades cognitivas si fuera necesario.

Los especialistas no necesitarían pasar todo el ciclo de pruebas clínicas del nuevo tipo de medicamento, porque los chips se instalan en los fármacos ya aplicados. Sin embargo, existe todavía un problema que queda fuera de la competencia médica: la cuestión de la seguridad informática.

Los datos médicos personales de los pacientes deben ser protegidos ya que se transmiten desde dentro de sus cuerpos vía inalámbrica o Bluetooth y hay que asegurar que nadie, salvo las personas asignadas como el doctor, no tengan acceso a ellos. Además, no se garantiza que una tecnología así no pueda aplicarse para otros objetivos que los puramente médicos. 

¿Es posible que por ignorancia millones de personas estén sacrificando su salud a cambio de la comodidad de hornos microondas? ¿Por qué la Unión Soviética prohibió el uso del horno microondas en 1976? ¿Quién inventó el microondas y por qué?

Más del 90% de los hogares norteamericanos tienen horno microondas que se utilizan para preparar las comidas. Debido a el microondas es tan cómodo y ahorra energía en comparación con los hornos convencionales, son muy pocos los hogares o restaurantes que no lo usan. En general, la gente piensa que sea lo que sea que un microondas haga para cocinar los alimentos, no tiene efectos negativos ni sobre la comida ni sobre los que la comen.

Resulta obvio que si el microondas fuera nocivo de verdad, las autoridades nunca permitirían que se vendieran en el mercado. ¿No es así? ¿Permitirían su venta? Con independencia de lo que oficialmente se haya dicho en relación a los microondas, nosotros (los autores de este artículo) en particular hemos dejado de utilizarlos basándonos en las investigaciones referidas en este artículo.

El propósito de este informe es dar prueba, demostrar que cocinar con microondas no es natural ni sano y que es mucho más peligroso para el cuerpo humano de lo que nadie podría imaginar.

No obstante, los fabricantes de microondas, los políticos de Washington y la naturaleza humana elemental están suprimiendo los hechos y las evidencias. Debido a esto, la gente sigue cocinando con microondas – bendita ignorancia – sin conocer los efectos y el peligro de lo que hacen.

¿Cómo funciona un microondas?

Las microondas son una forma de energía electromagnética, similares a las ondas de luz o de radio y que ocupan una parte del espectro electromagnético de la energía. En nuestra era tecnológica moderna, las microondas se usan para emitir señales telefónicas de larga distancia, programas de televisión e información de ordenadores a través de la Tierra o a un satélite en el espacio. Sin embargo, a la mayoría, las microondas no son más familiares como fuente de energía para cocinar alimentos.

Cada horno microondas contiene un magnetrón, es decir un tubo en el cual los electrones son afectados por campos eléctricos y magnéticos de tal forma que produce radiación de microondas de alrededor de 2450 megahercios (MHz) o 2.45 Gigahercios (GHz). Esta radiación de microondas interactúa con las moléculas del alimento.

Toda energía de onda cambia la polaridad de positivo a negativo con cada ciclo de la onda. En los microondas estos cambios de polaridad tienen lugar millones de veces cada segundo. Las moléculas de los alimentos -especialmente las moleculas del agua- tienen un polo positivo y negativo de la misma manera que un magneto tiene una polaridad norte y otra polaridad sur.

En los modelos comerciales, el horno tiene una potencia de entrada de alrededor de 1000 vatios de corriente alterna. Cuando estas microondas generadas desde el magnetrón bombardean los alimentos, hacen que las moléculas polares roten en la misma frecuencia millones de veces por segundo.

Todo este agitado crea una fricción molecular que calienta el alimento. Esta forma inusual de calentar también causa daños sustanciales a las moléculas circundantes, muchas veces rompiéndolas o deformándolas.

En comparación, las microondas del sol se basan en principios de corriente directa por pulsos (DC) que no crea calor por fricción; los hornos microondas usa corriente alterna (AC) y por lo tanto crean calor por fricción.

Un horno microondas produce longitudes de onda de energía puntiagudas, con todo el poder entrando en una sola frecuencia estrecha del espectro de energía. La energía del sol opera en una frecuencia amplia del espectro.

La longitud de onda determina el tipo de radiación, es decir, radio, rayos X, rayos ultravioletas, visibles, infrarrojos, etc.
La amplitud determina la extensión del movimiento medido desde el punto de inicio.
El ciclo determina la unidad de frecuencia, como por ejemplo, ciclos por segundo, hercios, Hz, o ciclos/segundo.
La frecuencia determina el número de sucesos dentro de un tiempo dado determinado (generalmente 1 segundo); el número de sucesos de un proceso recurrente por unidad de tiempo, es decir, el número de repeticiones de ciclos por segundo.
La radiación es igual a propagar energía con ondas electromagnéticas.

Nos han dicho que cocinar [o calentar]alimentos con microondas no es lo mismo que radiarlos (tratarlos con radiación). Se supone que ambos procesos usan ondas de energía completamente diferentes y con intensidad diferente.

Ningún estudio oficial del FDA (Food and Drugs Administration) o del gobierno ha probado que el uso actual del microondas es dañino, pero todos sabemos que la validez de los estudios es -muchas veces de forma deliberada – muy limitada. Muchos de estos estudios, con el tiempo, se demuestra que no son exactos. Como consumidores, se nos presupone un cierto grado de sentido común a la hora de hacer nuestras valoraciones.

Toma por ejemplo los huevos y como a finales de los 60 se “probó” que eran perjudiciales para nuestra salud. Esto trajo aparejado la creación de productos que imitaban al huevo y grandes beneficios para los que los fabricaban, mientras las granjas avícolas se iban a pique.

Ahora, ciertos estudios recientes patrocinados por el gobierno están diciendo que, después de todo, los huevos no son tan malos para el consumo humano. Así que ¿a quién debemos creer y qué criterio debemos usar para decidir sobre asuntos que se relacionan con nuestra salud?

Como actualmente se difunde -a propósito- que los microondas no producen fugas en el medioambiente cuando se usan adecuadamente y tienen el diseño aprobado, la decisión acerca de usarlos o no para cocinar los alimentos, o incluso, la decisión de comprarlos, queda en cada consumidor.

 

Los instintos maternos son correctos.

Muchos de nosotros venimos de una generación en la que madres y abuelas que no confían en la cocina moderna del dentro fuera porque decían que no era adecuado para la mayoría de los alimentos. Mi madre se negó incluso a cocinar algo en un microondas. Tampoco le gustaba el sabor de una taza de café calentada en un microondas. Tengo que darle la razón y no puedo discutir ni una cosa ni la otra. Su propio sentido común y sus instintos le decían que cocinar en microondas no podía ser natural ni podía hacer que los alimentos tuvieran el sabor que se suponía debían tener.

Muchas otras piensan del mismo modo pero se las considera una minoría anticuada de la época anterior a los años 1970 cuando los microondas inundaron el mercado por primera vez.

Como la mayoría de los adultos jóvenes de esa época, cuando el horno microondas se hizo común, elegí ignorar la sabiduría intuitiva de mi madre y me uní a la mayoría que creía que las ventajas de cocinar con microondas eran demasiadas para creer que pudiera tener algo perjudicial.

Apúntale un tanto a la percepción de mamá porque aún sin conocer las razones científicas, técnicas o sanitarias de por qué, sencillamente sabía que los microondas no podían ser buenos, basada en cómo sabían los alimentos cuando se los cocinaba en ellos. Tampoco le gustaba cómo cambiaba la textura de esos alimentos.

 

Los microondas no son seguros para la leche de los niños.

Se han hecho públicas algunas advertencias pero han pasado casi desapercibidas. Por ejemplo, “Young Families” (Familias jóvenes), el Servicio de Extensión para Minessota de la University of Minnesota, publicó lo siguiente en 1989:

“Aunque los microondas calientan los alimentos rápidamente, no son recomendables para calentar los biberones. Puede que el biberón parezca fresco al tacto pero el líquido en el interior puede estar extremadamente caliente y quemar la garganta y boca del bebé.

También, la formación de vapor en un contenedor cerrado, como el biberón, podría hacerlo explotar. Calentar el biberón en un microondas puede producir pequeños cambios en la leche. En fórmulas infantiles, puede darse una pérdida de algunas vitaminas.

En el caso de que se trate de leche materna, algunas propiedades protectoras podrían destruirse. Calentar el biberón manteniéndolo bajo un chorro de agua caliente o en una ollita y luego probar en la muñeca antes de alimentar al bebé puede que tome algunos minutos más, pero es mucho más seguro”.

La Dra. Lita Lee de Hawaii publicó en Lancet, el 9 de diciembre de 1989:

“Dar microondas a fórmulas infantiles convirtió algunos aminoácidos de forma trans en sus isómeros sintéticos de forma cis. Los isomeros sintéticos, sean aminoácidos de forma cis o de forma trans no son biológicamente activos.

Más aún, uno de los aminoácidos, la L-prolina, se convirtió en su isómero-d, que es conocido por ser neurotóxico (tóxico para el sistema nervioso) y nefrotóxico (tóxico para los riñones). Ya es suficientemente malo que muchos niños no sean amamantados, encima ahora se les da leche falsa (fórmulas infatiles) que se vuelve más tóxica al calentarla con microondas.”

La sangre calentada en microondas mata a un paciente.

En 1991, hubo un juicio en Oklahoma relacionado con uso hospitalario de un horno microondas para calentar la sangre necesaria en una transfusión. El caso involucraba a una paciente de cirugía de cadera, Norma Levitt, que murió por una simple transfusión de sangre.

Parece que la enfermera calentó la sangre en un microondas. Esta tragedia destaca que hay mucho más en calentar con microondas que lo que nos han dado a creer. La sangre para las transfusiones habitualmente se calienta, pero no en horno microondas. En el caso de la Sra. Levitt, las microondas alteraron la sangre y eso la mató.

Resulta obvio que esta forma de calentamiento por radiación de microondas hace algo a las sustancias que calienta. También es bastante evidente que las personas que procesan comida en un microondas también están ingiriendo estos algos desconocidos.

Debido a que el cuerpo es electroquímico por naturaleza, cualquier fuerza que interrumpa o cambie los sucesos electroquímicos humanos afectará la fisiología del cuerpo. Esto se describe con más detalle en el libro de Robert O. Becker, “The Body Electric” (La Eléctrica(1) del cuerpo), y en el libro de Ellen Sugarman, “Warning, the Electricity Around You May Be Hazardous to Your Health” (Cuidado: la electricidad que te rodea puede ser peligrosa para tu salud).

Hechos y evidencias científicas.

En el “Comparative Study of Food Prepared Conventionally and in the Microwave Oven” (Estudio comparativo sobre comida preparada de forma convencional y comida preparada en horno microondas), publicado por Raum & Zelt en 1992, 3(2):43, se dice:

“Una hipótesis básica de la medicina natural establece que la introducción en el cuerpo humano de moléculas y energías, a las que no está acostumbrado es mucho más probable que causen daño que beneficio.

La comida de microondas contiene tanto moléculas como energías que no están presentes en la comida cocinada de la forma que los humanos lo vienen haciendo desde el descubrimiento del fuego. La energía de microondas del sol y otras estrellas se basa en corriente directa (DC).

Las microondas producidas artificialmente, incluyendo la de los hornos microondas, se producen por corriente alterna y fuerzan un billón o más de cambios de polaridad por segundo en cada molécula de alimento que golpean.

La producción de moléculas antinaturales es inevitable. Los aminoácidos naturales, se ha observado, pasan por cambios isoméricos (cambios en su forma morfológica) y también por transformaciones hacia formas tóxicas bajo el impacto de las microondas producidas en hornos.

Un estudio de corta duración encontró cambios significativos y preocupantes en la sangre de individuos que consumían vegetales y leche cocidos o calentados en microondas. Ocho voluntarios tomaron varias combinaciones de los mismos alimentos cocinados de formas diferentes.

Todos los alimentos que fueron procesados usando microondas causaron cambios en la sangre de los voluntarios. Los niveles de hemoglobina descendieron y los niveles generales de células blancas y colesterol aumentaron. Los linfocitos disminuyeron.

Se emplearon bacterias luminosas (que emiten luz) para detectar los cambios energéticos en la sangre. Se encontraron aumentos significatvos en la luminosidad de estas bacterias cuando se las expuso a suero sanguíneo extraído después de haber consumido alimentos cocinados en microondas”.

El estudio clínico suizo.

El Dr. Hans Ulrich Hertel, que en la actualidad está jubilado, trabajó durante muchos años como científico de alimentos con una de las principales empresas de alimentación suizas que opera a nivel internacional. Hace algunos años, lo despidieron por cuestionar algunos de los procesos de producción que desnaturalizaban los alimentos.

En 1991, él y un profesor de Universidad de Lausana publicaron un artículo de investigación en el que decían que los alimentos cocidos en hornos microondas podían suponer un mayor riesgo para la salud que aquellos cocinados con métodos convencionales.

También salió publicado un artículo en el número 19 del “Journal Franz Web”, en el que se aseveraba que el consumo de alimentos cocinados en hornos microondas tenía efectos cancerígenos sobre la sangre. A continuación apareció el artículo de investigación. En la portada de la revista había una foto de la personificación de la muerte sosteniendo un horno microondas en una de sus manos.

El Dr. Hertel fue el primer científico en concebir y llevar a cabo un estudio clínico de calidad sobre los efectos que los nutrientes expuestos a microondas tienen sobre la sangre y la fisiología del cuerpo humano.

Su estudio, pequeño pero perfectamente controlado, mostró el poder degenerativo producido en los hornos microondas y en los alimentos procesados en los mismos. La conclusión científica demostró que cocinar con microondas alteraba los nutrientes en los alimentos y, que hubo cambios en la sangre de los participantes que podían deteriorar el organismo humano.

El estudio científico de Hertel fue llevado a cabo junto con el Dr. Bernard H. Blanc del Swiss Federal Institute of Technology (Instituto Federal Suizo de Tecnología) y con la University Institute for Biochemistry (Instituto Universitario de Bioquímica).

Con intervalos de dos a cinco días, los voluntarios del estudio tomaron una de las siguientes variaciones de alimento con el estómago vacío: (1) leche fresca; (2) la misma leche cocida con método convencional; (3) leche pasteurizada; (4) la misma leche fresca cocida en horno microondas; (5) vegetales ecológicos crudos; (6) los mismos vegetales, cocidos con método convencional; (7) los mismos vegetales congelados, descongelados en horno microondas; y (8) los mismos vegetales cocinados en horno microondas.

Una vez que se aisló a los voluntarios, se les tomó muestras de sangre inmediatamente antes de comer. Después, se les siguió tomando muestras de sangre a intervalos definidos después de consumir la leche o los vegetales indicados en el párrafo anterior.

Se descubrieron cambios significativos en las muestras de sangre de los intervalos siguientes a haber consumido alimentos cocidos en horno microondas. Estos cambios incluían una disminución en todos los valores de hemoglobina y colesterol, especialmente la relación de los valores HDL (colesterol bueno) y LDL (colesterol malo).

Los linfocitos (células blancas de la sangre) mostraron una disminución a corto plazo más llamativa después de haber consumido alimentos cocinados en microondas que después de haber consumido cualquiera de las otras variantes. Cada uno de estos indicadores señalaba degeneración.

Además, existía una relación altamente significativa entre la cantidad de energía microonda en los alimentos de prueba y el poder luminoso de las bacterias luminosas expuestas a la sangre de las personas que consumieron dichos alimentos.

Esto llevó al Dr. Hertel a la conclusión de que estas energías derivadas técnicamente podían, de hecho, pasar al hombre inductivamente al comer alimentos cocidos con microondas.

Según el Dr. Hertel:

“… Los hematólogos se toman muy en serio la leucocitosis, que no pueden explicar por desviaciones normales diarias. Los leucocitos son en muchas ocasiones signos de efectos patogénicos en el sistema orgánico, como por ejemplo envenenamiento y daño celular.

El incremento de leucocitos con los alimentos cocinados con microondas fue más pronunciado que con el resto de variantes. Al parecer, estos incrementos fueron totalmente ocasionados por consumir sustancias expuestas a la acción del microondas.

Este proceso se fundamenta en principios físicos que han sido ya confirmados en la literatura científica. El aparente añadido de energía que mostraron las bacterias luminosas fue simplemente una confirmación adicional.

La literatura científica sobre los efectos dañinos de la radiación directa de microondas sobre sistemas vivos es extensa. Por lo tanto, es sorprendente tomar conciencia del poco esfuerzo que se ha puesto en reemplazar esta técnica perjudicial de microondas con tecnología más acorde a nuestra naturaleza.

Las microondas producidas técnicamente se basan en el principio de corriente alterna. Los átomos, moléculas y células golpeadas por esta radiación electromagnética se ven forzadas a invertir polaridad 1-100 billones de veces por segundo.

No hay átomos, moléculas o células de ningún sistema orgánico capaces de soportar semejante poder destructivo y violento durante un período largo de tiempo, ni siquiera a niveles de energía del marco de los milivatios.

De todas las sustancias naturales -que son polares- el oxígeno de las moléculas de agua son las que reaccionan con más sensibilidad. Así es como se genera calor al cocinar en microondas, por fricción violenta en moléculas de agua.

Las estructuras moleculares se separan, las moléculas se deforman por acción de la fuerza, llamado isomerismo estructural, y por lo tanto su calidad queda dañada. Al contrario que en los métodos convencionales de cocción en los que el calor se transfiere por convección de fuera a dentro.

La cocción por microondas empieza desde dentro de las células y moléculas donde hay agua y allí la energía se transforma en calor por fricción.

Además de los efectos del calor por fricción violeta, a los que se llama efectos térmicos, también están los efectos atérmicos que casi nunca se han tomado en cuenta. Estos efectos atérmicos no son medibles de momento, pero también pueden deformar las estructuras de las moléculas y tener consecuencias cualitativas.

Por ejemplo, el debilitamiento de las membranas celulares por microondas se usan en el campo de la tecnología de alteración genética. Debido a la fuerza involucrada, las células se rompen, neutralizando de esta forma su potencial eléctrico, es decir la propia vida de la célula, entre la parte externa y la interna de las membranas de la misma.

Las células dañadas se vuelven presa fácil de virus, hongos y otros microorganismos. Se suprimen los mecanismos naturales de reparación y las células se ven forzadas a adaptarse a un estado de emergencia de energía, cambian de respiración aeróbica a respiración anaeróbica. En vez de producir agua y dióxido de carbono, la célula se envenena y produce peróxido de hidrógeno y monóxido de carbono.

Las mismas deformaciones violentas tienen lugar en nuestro cuerpo cuando nos exponemos directamente a microondas o a un radar, y también tienen lugar en las moléculas de los alimentos cocinados en horno microondas.

La radiación provoca destrucción y deformación de las moléculas de los alimentos. La cocción por microondas también crea nuevos compuestos, llamados compuestos radiolíticos, que son fusiones desconocidas que no se encuentran en la naturaleza. Los compuestos radiolíticos se crean por descomposición (deterioro) molecular resultado de la radiación directa.

Los fabricantes de hornos microondas insisten en que los alimentos irradiados y cocinados en microondas no tienen ningún incremento significativo en compuestos radiolíticos en comparación con los alimentos cocinados, horneados o procesados por métodos convencionales.

La evidencia clínica científica presentada aquí demuestra que es sencillamente una mentira. En América, ni las universidades ni el estado federal han llevado a cabo pruebas sobre los efectos que tiene en nuestro cuerpo comer alimentos cocinados en microondas. ¿No es un poco raro?

Les preocupan más los estudios sobre qué ocurre si la puerta de un microondas no cierra bien. De nuevo, es el sentido común lo que nos dice que en lo que deberían poner su atención es en lo que sucede a los alimentos cocinados dentro del microondas.

Como la gente consume alimentos alterados, ¿no resulta coherente preocuparse por como esas mismas moléculas deterioradas van a afectar nuestra propia estructura celular?

Las acciones de la industria van dirigidas a ocultar la verdad.

Tan pronto los doctores Hertel y Blanc publicaron sus resultados, las autoridades reaccionaron. Una organización comercial poderosa, la Asociación Suiza de Comerciantes y Empresarios de Aparatos Eléctricos de Uso Doméstico, conocido como FEA, golpeó rápidamente en 1992.

Forzaron al Presidente del Tribunal de Seftigen, Cantón de Berna, a emitir una orden de silencio contra los doctores Hertel y Blanc. En Marzo de 1993, el Dr Hertel fue condenado por “interferir con el comercio” y se le prohibió publicar los resultados de sus estudios. El Dr. Hertel se mantuvo en sus trece y le plantó cara a esta prohibición durante años.

No hace mucho, esta decisión fue revertida por una sentencia dictada en Estrasburgo, Austria, el 25 de agosto de 1998. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos, sostuvo que la decisión tomada en 1993, constituía una violación de los derechos del Dr. Hertel.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos también decidió que la orden de silencio librada por el Tribunal Suizo en 1992 contra el Dr. Hertel, en la que se le prohibía declarar que los hornos microondas eran peligrosos para la salud humana, era contraria al derecho de libertad de expresión. Además, sentenció a Suiza a compensar económicamente al Dr. Hertel.

Carcinógenos en los alimentos expuestos a microondas.

En el libro de la Dra. Lita Lee, “Health Effects of Microware Radiation-Microwave Ovens” (Efectos sobre la salud de la radiación de microondas y los hornos microondas), así como en los números de marzo y septiembre de 1991 de “Earthletter”, ella afirmó que todo horno microondas suelta radiación electromagnética, daña el alimento y convierte las sustancias cocinadas en él en productos tóxicos orgánicos peligrosos y carcinógenos.

Subsiguientes investigaciones que se resumen en este artículo revelan que los hornos microondas son mucho más peligrosos de lo que a priori se creyó.

A continuación hacemos un resumen de unas investigaciones rusas publicadas por el Atlantis Raising Educational Center de Portland, Oregon.

  • Se formaron carcinógenos virtualmente en todos los alimentos testados.
  • Ningún alimento fue expuesto a más cocción por microonda que la necesaria para conseguir el propósito, es decir, cocinar, descongelar o calentar. Esto es un resumen de los resultados:
  • Exponer a la acción del microondas carnes preparadas durante el tiempo necesario para asegurar un consumo adecuado provocó la formación de nitrosaminas, un conocido carcinógeno.
  • Exponer a la acción del microondas leche y granos de cereales convirtió algunos de sus aminoácidos en carcinógenos.
  • Descongelar fruta congelada convirtió su contenido de glucósidos y galactósidos en sustancias carcinógenas.
  • Una exposición extremadamente breve de vegetales crudos, cocidos y congelados convirtió los alcaloides en carcinógenos.
  • En plantas expuestas a la acción del microondas, especialmente vegetales raíz, se formaron radicales libres carcinógenos.

Disminución del valor nutricional.

Los investigados rusos también informaron de una marcada aceleración de la degradación estructural que lleva a una disminución del valor alimenticio de entre 60 y 90% en todos los alimentos testados. Entre los cambios observados se encuentra:

  • Disminución de la biodisponibilidad del complejo de vitamina B, vitamica C, vitamina E, minerales esenciales y factores lipotrópicos en todos los alimentos testados.
  • Distintas clases de daño en varias sustancias de las plantas, tales como alcaloides, glucósidos, galactósidos y nitrilósidos.
  • Degradación de las nucleoproteínas en carnes.

Se descubre la Enfermedad del Microondas.

Los investigadores rusos hicieron investigaciones en miles de trabajadores que habían sido expuestos a microondas durante el desarrollo del radar en los años 1950. Sus investigaciones mostraron problemas de salud tan serios que los llevó a establecer límites tan estrictos como 10 micro-vatios de exposición para trabajadores y 1 micro-vatio para civiles.

En el libro de Robert O. Becker, “The Body Electric” (La eléctrica(1) del cuerpo), él describe la investigación llevada a cabo por los investigadores rusos acerca de los efectos sobre la salud de la radiación de microondas, que ellos denominan “enfermedad del microondas”. En la página 314 de su libro, Becker dice:

“… Sus primeros signos (de la “enfermedad del microondas”) son presión baja y pulso lento. Las manifestaciones siguientes, mucho más conocidas, son excitación crónica del sistema nervioso simpático (síndrome de estrés) y presión alta.

Esta fase también incluye dolor de cabeza, mareos, dolor de ojos, insomnio, irritabilidad, ansiedad, dolor de estómago, tensión nerviosa, incapacidad de concentrarse, pérdida de cabello, más una creciente incidencia de apendicitis, cataratas, problemas reproductivos y cáncer.

A los síntomas crónicos, suceden crisis de agotamiento adrenal y enfermedad de corazón isquémico (bloqueo de arterias coronarias y ataques al corazón)…”

Según la Dra. Lee, los cambios se observan en la química de la sangre y en el índice de ciertas enfermedades entre los consumidores de alimentos expuestos a microondas. Los síntomas mencionados pueden fácilmente ser causados por las observaciones que se relacionan más abajo. A continuación hay un ejemplo de esos cambios:

  • Se observaron desórdenes linfáticos, que conducen a una disminución de la capacidad de prevenir determinado tipo de cánceres.
  • Se observó un incremento en el índice de formación de células cancerígenas en la sangre.
  • Se observó un aumento en el índice de cánceres de estómago y de intestino.
  • Se observaron índices más altos de desórdenes digestivos y un deterioro gradual de los sistemas de eliminación.

Conclusiones de las investigaciones sobre microondas.

Estas fueron las investigaciones alemanas y rusas más significativas en relación a los efectos biológicos de las microondas:

El estudio inicial fue llevado a cabo por los alemanes durante la campaña militar de Barbarossa, en la Humbolt-Universitat de Berlín (1942-1943).

Desde 1957 a la actualidad (hasta el final de la guerra fría), las investigaciones rusas se llevaron a cabo en el Instituto de Radio Tecnología de Kinsk, en la Región Autónoma de Bielorusia y en el Instituto de Radio Tecnología en Rajasthan, en la Región Autónoma Rossiskaja, ambas en la antigua URSS.

En la mayoría de los casos, los alimentos usados para los análisis de investigación fueron expuestos a propagación de microondas a un potencial energético de 100 kilovatios/cm3/segundo, hasta el punto considerado aceptable para consumo humano normal. Los efectos observados por los investigadores alemanes y rusos se presentan en tres categorías:

Categoría I, Efectos que producen cáncer.
Categoría II, Destrucción de los nutrientes de los alimentos.
Categoría III, Efectos biológicos de la exposición.

Efectos que producen cáncer.

Categoría I

 

-Creación de un efecto vinculante a la radioactividad en la atmósfera causando por lo tanto un marcado aumento en la cantidad de saturación de partículas alfa y beta de los alimentos;
-Creación de agentes productores de cáncer dentro de los compuestos(*) de proteína hidrolizada en leche y granos de cereales (*)=se trata de proteínas naturales que se dividen en fragmentos antinaturales por la adición de agua.
-Alteración de sustancias elementales de los alimentos, que causan desórdenes en el sistema digestivo debido a un catabolismo(*) inestable de los alimentos expuestos a microondas. (*)Proceso metabólico de desintegración.
-Debido a alteraciones químicas en los componentes del alimento, se observó mal funcionamiento dentro del sistema linfático, causa de una degeneración de la capacidad inmune del cuerpo respecto de determinadas formas de neoplasias (crecimientos anormales de tejido).
-El consumo de alimentos expuestos a microondas causó un incremento en el porcentaje de células cancerosas dentro del suero sanguíneo (células tumorales tales como sarcoma).
-Las emisiones de microondas causó alteración en el comportamiento catabólico (proceso metabólico de desintegración) de glucósidos y galactósidos en frutas congeladas cuando se las descongeló de esta manera.
-La emisión de microondas causó alteración del comportamiento catabólico de los alcaloides de plantas cuando vegetales crudos, cocidos o congelados fueron expuestos a microondas aunque la exposición fuera mínima en duración.
-Se formaron radicales libres causantes de cáncer dentro de determinadas formaciones moleculares de minerales traza en algunas sustancias de la planta, especialmente vegetales-raíz crudos.
-En un porcentaje estadísticamente alto de personas, los alimentos expuestos a microondas causaron crecimientos cancerígenos en estómago e intestino, así como una degeneración generalizada de los tejidos celulares periféricos, con una destrucción gradual de la función de los sistemas digestivo y de excreción.

 

Categoría II

Destrucción de los nutrientes de los alimentos.

La exposición a las microondas provocó disminuciones significativas en el valor nutritivo de todos los alimentos investigados. Los siguientes son los hallazgos más importantes:
1. Una disminución en la biodisponibilidad (capacidad del cuerpo de utilizar el nutriente) de vitaminas del complejo B, vitamina C, vitamina E, minerales esenciales y lipotrópicos en todos los alimentos.
2. Una pérdida entre el 60 y el 90% del contenido de energía vital de todos los alimentos testados.
3. Una reducción en el comportamiento metabólico y capacidad de integración de alcaloides, glucósidos, galactósidos y nitrilósidos.
4. Destrucción del valor nutritivo de las nucleoproteínas en las carnes.
5. Una marcada aceleración de la desintegración estructural en todos los alimentos.

 

Categoría III

Efectos biológicos de la exposición.

La exposición a la emisión de microondas también tuvo un efecto negativo impredecible sobre el bienestar biológico general de los seres humanos.

Esto no se descubrió hasta que los rusos experimentaron con equipos muy sofisticados y hallaron que ni siquiera hacía falta que una persona ingiriera los alimentos expuestos a microondas: simplemente la exposición a su campo energético era suficiente para causar tales efectos secundarios. En 1976 se prohibió por ley el uso de tales aparatos de microondas en la URSS.

Estos son los efectos secundarios enumerados:
1. Una desintegración del campo de energía vital humana en aquellos que fueron expuestos a hornos microondas durante la investigación, con efectos secundarios sobre el campo energético humano de creciente y más larga duración.
2. Una degeneración de los paralelos de voltaje celular durante el proceso de utilización del aparato, especialmente en sangre y zonas linfáticas.
3. Una degeneración y desestabilización energética en la utilización del alimento dentro de los procesos metabólicos humanos.
4. Una degeneración y desestabilización de la capacidad de la membrana celular interna durante la transferencia de procesos catabólicos al suero sanguíneo desde el sistema digestivo.
5. Degeneración e interrupciones de los impulsos eléctricos nerviosos dentro del cerebro (la porción frontal del cerebro donde reside el pensamiento).
6. Degeneración y destrucción de circuitos nerviosos eléctricos y pérdida de la simetría del campo energético en los plexos nerviosos tanto en la parte anterior como posterior de los sistemas nervioso central y autónomo.
7. Pérdida de equilibrio y circulación de las fuerzas bioeléctricas dentro del sistema de activación reticular ascendente (el sistema que controla la función de conciencia).
8. Una pérdida acumulativa a largo plazo de energía vital en humanos, animales y plantas localizadas dentro de un radio de 500 metros del equipo operativo.
9. Efectos residuales de larga duración [es decir, permanentes] de “depósitos” de magnetismo se localizaron a lo largo de todo el sistema nervioso y linfático.
10. Desestabilización e interrupción de la producción de hormonas y del mantenimiento del equilibrio hormonal en sujetos femeninos y masculinos.
11. Niveles marcadamente más elevados de alteración de ondas cerebrales en los patrones de señal de onda alfa, theta y delta en personas expuestas a campos de emisión de microondas.
12. Debido a esta alteración de las ondas cerebrales, se detectaron efectos fisiológicos negativos, incluyendo pérdida de memoria, pérdida de la capacidad de concentración, supresión del umbral emocional; enlentecimiento de los procesos intelectuales y episodios de sueño interrumpido en un porcentaje estadísticamente mayor de individuos expuestos de manera continuada a los efectos de campos de emisión de aparatos de microondas, tanto si se trata de aparatos para cocinar o de estaciones de transmisión.

 

Conclusiones de la investigación forense.

De las veintiocho indicaciones enumeradas más arriba, se desprende que el uso de aparatos de microondas es definitivamente no recomendable y con la decisión del gobierno soviético en 1976, la opinión científica actual en muchos países en lo relativo al uso de tales aparatos queda claramente en evidencia.

Debido al problema de los residuos magnéticos aleatorios y su condición vinculante dentro de los sistemas biológicos del cuerpo (Categoría III:9), que en última instancia pueden afectar los sistemas neurológico, principalmente el cerebro y los plexos nerviosos, puede producirse una despolarización a largo plazo de los circuitos neuroeléctricos de los tejidos.

Debido a que estos efectos pueden causar virtualmente daño irreversible a la integridad neuroeléctrica de los distintos componentes del sistema nervioso (I.R. Luria, Novosibirsk 1975a), la ingestión de alimentos expuestos a microondas está claramente contraindicada en todos los aspectos.

Su efecto magnético residual pueden volver a los componentes receptores psico-neuronales del cerebro más susceptibles a influencia psicológica por medio de campos de frecuencia de microonda inducida artificialmente desde estaciones de transmisión y redes de emisión de TV.

Investigaciones neuro-psicológicas soviéticas realizadas en Uralyera y Novosibirsk (Luria y Perov, 1974a, 1975c, 1976a) sugieren la posibilidad teórica de una influencia psico-telemétrica (es decir la capacidad de afectar el comportamiento humano mediante señales de radio transmitidas a frecuencias controladas), que puede causar un campo de energía psicológica subliminal involuntaria en consonancia con aparatos de microondas en funcionamiento.

Documento de investigación forense
Preparado por William P. Kopp
A.R.E.C. Research Operations
T061-7R10/10-77F05
Prioridad: Clase I R001a

 

Diez razones para tirar tu horno microondas.

Las conclusiones de los estudios científicos clínicos suizos, rusos y alemanes, no nos permiten seguir ignorando el horno microondas que está en nuestra cocina. Basados en esta investigación, concluiremos este artículo con lo siguiente:

  • El consumo continuado de alimentos procesados en horno microondas causa daño cerebral permanente a traves de poner en cortocircuito los impulsos eléctricos en el cerebro (despolarizando y desmagnetizando el tejido cerebral).
  • El cuerpo humano no puede metabolizar los productos desconocidos que se crean en los alimentos expuestos a microondas.
  • El consumo continuado de alimentos procesados en horno microondas detiene y/o altera la producción de hormonas femeninas y masculinas.
  • Los efectos de los nuevos productos formados en alimentos expuestos a microondas son permanentes en el cuerpo humano.
  • Se reducen o alteran los minerales, vitaminas y nutrientes de todos los alimentos procesados en microondas de forma que el cuerpo humano se queda con poco o nada, o absorbe compuestos alterados que no pueden asimilarse.
  • Los minerales de los vegetales, cuando se los cocina en horno microondas, se convierten en radicales libres cancerígenos.
  • Los alimentos procesados en microondas causan crecimientos cancerosos en el estómago y los intestinos. Esto puede explicar el rápido incremento en la tasa de cáncer de colon en América.
  • El consumo prolongado de alimentos procesados en microondas causa un aumento de células cancerosas en la sangre humana.
  • El consumo continuado de alimentos procesados en microondas causa deficiencias en el sistema inmune a través de alteraciones en la glándula linfática y suero sanguíneo.
  • El consumo de alimentos procesados en microondas provoca pérdida de memoria, de concentración, inestabilidad emocional y reducción de la inteligencia.