El caso de Jessica Cediel,
foto: El Heraldo

Uno de los episodios de negligencia más escandalosos relacionados con la cirugía y medicina estética es la utilización de los biopolimeros como sustancia de relleno. Es fácil encontrar publicidad e información sobre su uso para rellenar arrugas en la cara o dar volumen a los glúteos.

Los biopolimeros son en realidad compuestos a a base de silicona líquida a los que en ocasiones se le añaden otros materiales. Al infiltrarlos bajo la piel, el organismo los encapsula dando origen a granulomas (siliconomas) que se manifiestan como abultamientos o tumores que solo pueden extraerse mediante el bisturí (muchas veces no del todo). Pueden producir una reacción inflamatoria en el cuerpo capaz de durar días, meses o años. Los biopolímeros pueden migrar una vez infiltrados. Muchas veces los problemas con los biopolimeros aparecen años después de su utilización.A veces, la silicona líquida provoca ulceras o fístulas.

Los biopolimeros están prohibidos por la FDA y por las autoridades sanitarias en Europa. Estas sustancias están rodeadas de una publicidad falsa, que aparece sobre todo en páginas de anuncios de compra-venta o en blogs. Esta publicidad afirma que no tienen riesgos ni efectos secundarios porque no son cirugía. Frecuentemente se venden en Hispanoamérica diciendo que son productos y formulas francesas o alemanas; países dónde no pueden utilizarse como sustancias de relleno. Hemos llegado a leer que están hechos de ¡células madre!. Muchos de estos productos no tienen registro sanitario.

Estas sustancias pueden comprarse libremente a través de internet sin ningún tipo de control, algunos distribuidores ofrecen incluso asesoría de cómo utilizarlo. Muchas veces se venden en la misma página que perfumes o cosméticos.

Algunas personas preguntan de forma ingenua:…. ¿si estas sustancias son malas, porqué los médicos las utilizan?. Desgraciadamente ser médico no es sinónimo de tener una buena ética y tan poco es sinónimo de tener siempre la mejor formación. Y muchas veces, las personas que los utilizan no tienen ni siquiera formación sanitaria y se aplican en centros de belleza o en peluquerías; recordemos que cualquiera puede comprarlos. (Espero no estar creando malas ideas). También se ofrecen tratamientos ¡a domicilio! por cosmiatras (esteticistas).

Los biopolimeros no deben utilizarse para rellenar arrugas o dar volumen a los glúteos. ¡ no deben utilizarse nunca!

Algo que me llama la atención es el mal uso de internet que hacen muchas personas. Es fácil encontrar charlas sobre los biopolimeros en los foros de cirugía estética. Sin embargo pocas personas utilizan los buscadores como google para encontrar las complicaciones o efectos secundarios que su uso provoca.

Más información en:

Puedes leer este articulo, que alerta sobre los peligros de algunas sustancias de relleno, como la silicona: Alogenosis iatrogénica.Una nueva enfermedad (en pdf). (la fotografía de
las cara corresponden a este artículo)

Y dos casos clínicos: Reacción a Biopolímeros Siliconas y Hallazgos ecográficos de siliconomas

También te interesa: Transexuales e inyecciones de silicona.

Muere mujer por procedimiento estetico en clínica sin licencia

Para verlos uno detrás de otro tienes que hacer click en la parte inferior derecha de la imagen.
En el estupendo reportaje tienen cabida todos los actores de esta historía y muchas prestigiosas voces y queda patente como se están vendiendo e infiltrando biopolimeros como si fuera ácido hialurónico. Recordemos que los biopolimeros son sustancias no reabsorvibles que pueden crear graves complicaciones, y el ácido hialurónico es una sutancia reabsorvible, ¿pero muy cara.!

Y lo más preocupante; o alguien engaña a los médicos que infiltran este supuesto ácido hialurónico y ellos creen que está poniendo el ácido hialurónico, o los médicos que lo ponen saben en realidad que están engañando a sus clientes y les ponen biopolimeros en vez del ácido hialurónico. ¿Quién engaña a quién?

Quizás también le interese: