FREEGANISMO: Comida Reciclada – Vivir Dignamente y Sin Dinero SÍ Es…

FREEGANISMO: CREATIVIDAD PARA SOBREVIVIR
El Mundo |29 Ago 2012 – 7:02 pm
 
Creatividad para sobrevivir
Vivir de residuos sanos y limpios
Por: AFP
 
El ideal de una vida sin consumo ni dinero moviliza a jóvenes argentinos, muchos de clase media, que buscan sus alimentos entre los residuos, se nutren en huertas urbanas y regalan lo que no necesitan.
Ariel Rodríguez Bosio dice que se tiran a la basura 1.300 millones de toneladas de alimentos en buen estado por año. /AFP
“Procuro vivir sin dinero. Procuro sembrar una nueva sociedad y dejar de alimentar tanto como pueda a esta vieja sociedad de la inequidad”, dice a la agencia AFP Ariel Rodríguez Bosio, de 34 años, que se define como ‘freegano’, una mezcla de vegano (que no comen animales ni sus derivados) y ‘free’, libre en inglés. Este joven atlético de mirada profunda, que viste ropa deportiva sin marca, usa limón como desodorante y desiste del teléfono móvil y la televisión, explica que en el ‘freeganismo’, se busca “gastar lo menos posible y dejar de depender del sistema de consumo, aprendiendo a ser autogestivos”.

“El freeganismo no es vivir de las sobras de los otros sino de las obras de la naturaleza”, sintetiza antes de salir a ‘freeganear’, según el neologismo que incorporó a su vida cuando hace tres años y medio prácticamente dejó de utilizar dinero. El movimiento, nacido en Estados Unidos, sienta sus bases en 1999 cuando el músico punk Warren Oaks escribe el planfleto “¿Por qué freegano?”, en el que define la práctica como “una ética anticonsumista de la alimentación” basada en la recuperación de residuos.
La necesidad de Bosio de “desapegarse de las cosas” está a la vista en su departamento a metros de una estación de tren en Liniers, un barrio de clase media baja en el límite oeste de la capital federal, donde el mayor lujo es un gran ventanal con vista abierta desde lo alto sobre las vías. Este instructor de Kung Fu y Tai Chi Chuan, que tuvo una empresa de servicios de albañilería, electricidad, herrería y carpintería, sale a diario acompañado por su perro a recorrer el barrio. Revisa los tarros de residuos para recuperar todo lo que puede ser usado o comido, se trepa como mono a un árbol de paltas para llevarse sin dinero un tesoro que le ofrece la naturaleza y los verduleros le guardan la mercadería sin vender, que de otro modo tirarían.
“Tenemos un sistema de vida de escasez donde el que no tiene dinero no come y de hecho mueren de hambre dos personas por segundo en el mundo, mientras paralelamente se tiran a la basura 1.300 millones de toneladas de alimentos en buen estado por año”, advierte Bosio. El computador de este joven fundador de la ONG Arco Iris Universal, con casi 3.000 seguidores en la red social Facebook, es el único bien de consumo que admite porque le sirve para difundir las bondades de la ‘alimentación viva’, vegana y cruda, y la medicina natural, además de promover las ‘gratiferias’, sus ferias gratuitas.
“Llevate lo que quieras”
Varios de los seguidores de Ariel desafían el frío invernal en el Parque Centenario, en el centro de la capital federal, donde extienden grandes mantas para exhibir ropa, libros o discos que cualquiera puede llevarse. “El lema de la gratiferia es ‘Trae lo que quieras o nada y llévate lo que quieras o nada’. Es para concientizar que en el mundo hay abundancia de objetos y que en realidad hay que compartirlos y no consumirlos”, destaca Diego Belossi, un ‘gratiferiante’ de 33 años.
Federico Rizzo, un vegano de 19 años que estudia naturopatía (medicina natural) y cursa la carrera de chef en ‘alimentación viva’, regala empanadas (masa con relleno) vegetarianas que él mismo preparó. No hay estadísticas sobre cuánta gente sigue estas prácticas en Argentina pero aseguran que son “cada vez más” y que las gratiferias “se están difundiendo muy rápidamente en todo el mundo”.
En el límite norte de la ciudad, se encuentra “La Huerta de Saavedra”, donde Guido Schiavo, un ecologista, vegetariano y viajero de 24 años, da clases gratuitas de jardinería, entre otras actividades que ofrece la cooperativa cultural que funciona en ese lugar. “La gente se acerca en búsqueda de un poco de aire. Hay una idea de base que es que el sistema capitalista no es sustentable”, dice a la AFP.
La huerta urbana funciona en un terreno con historia propia ya que era un baldío que fue recuperado por vecinos en plena crisis de 2001 y que fue utilizado como sede de una cooperativa de ‘cartoneros’, hurgadores de basura dedicados ellos a recuperar cosas entre los residuos, pero motivados por la necesidad económica y el hambre, más que por una filosofía de vida. “Ni siquiera propongo una gran revolución sino cambiar de hábitos de consumo”, dice Schiavo, un desafío que parece utópico en Argentina, país productor mundial de alimentos, donde la carne vacuna es central en la alimentación con un consumo de 53kg per cápita al año.