Nordeste antioqueño Utilización de armas químicas para desplazar poblaciones: Denuncian fumigaciones aéreas con glifosato donde no hay cultivos ilícitos Por Cahucopana
La Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antioqueño Cahucopana, informa a la comunidad nacional e internacional los últimos acontecimientos en contra de la vida e integridad de las comunidades campesinas del Nordeste Antioqueño.
El día 26 de noviembre de 2011, en la vereda Camelias, jurisdicción del municipio de Remedios, parte alta del Nordeste Antioqueño.
Siendo las 9: 30 de la mañana se presenció el sobrevuelo de avionetas, las cuales hicieron aspersiones con glifosato en zonas de cultivos de pan coger, hay que tener en cuenta que en esta zona no se tiene conocimiento de siembra de cultivos de uso ilícito, esto gracias a la concertación con las comunidades organizadas. Hace exactamente un mes, el 27 de octubre de 2011 la corporación hizo la denuncia de los bombardeos llevados a cabo por fuerzas militares en la finca de la señora Fanny del Socorro Tapias vicepresidenta de Cahucopana, la cual dejó como resultado la crisis nerviosa de los habitantes de la vivienda y la muerte de dos búfalas de recría, zozobra y miedo entre los habitantes.
Aunque este hecho fue denunciado oportunamente, no se ha obtenido pronunciamientos por parte de las fuerzas militares de la zona, ni las autoridades competentes.
Es por ello que solicitamos la solidaridad de las diferentes organizaciones sociales y defensoras de derechos humanos siendo esta una manera de visibilizar y denunciar las reiteradas afectaciones que aquejan a los campesinos del Nordeste Antioqueño. _________________________________________________________________________________ _________________________________________________________________________________
Contexto- Información complementaria sobre desplazamiento forzado y masivo de poblaciones:
1. Colombia es el país con más desplazados del mundo, junto con Sudán: 5,2 millones de personas desplazadas forzadamente (informe CODHES) por la herramienta paramilitar financiada por multinacionales, narcotráfico y dineros públicos desviados para ese efecto, y cuyo accionar es coordinado por el ejército colombiano. Los bombardeos y las fumigaciones son utilizados como mecanismos de desplazamiento poblacional y despojo. Los enfrentamientos producen igualmente desplazamiento poblacional, pero, al contrario de lo que plantean los mass media cuando dicen que las personas son “desplazadas por el conflicto interno”, para nada los enfrentamientos son el factor decisivo que explica las ingentes cantidades de personas desplazadas y despojadas en Colombia. Las fumigaciones que hambrean a ingentes cantidades de personas causan desplazamiento masivo, y son las masacres el mecanismo que ha logrado desplazar a millones de seres humanos de su habitat: las masacres son dirigidas intencionalmente contra la población civil con la finalidad de despojarla y desplazarla, para que luego las tierras así despojadas pasen a ser explotadas por el gran latifundio y las multinacionales: más del 40% del territorio colombiano está pedido en concesión por multinacionales mineras.
Por lo tanto más que hablar de que las personas “son desplazadas por el conflicto”, debemos en honor a la verdad y a las víctimas denunciar que hay una política dirigida intencionalmente contra la población civil con la finalidad de despojarla para beneficio del gran capital; se trata de que el desplazamiento forzado y masivo de poblaciones es un fin en sí, y no una ‘consecuencia de la guerra’; se trata de que hay ingentes cantidades de personas desplazadas por el gran capital, por la voracidad del gran capital por las tierras, que no tiene escrúpulos en utilizar a las herramientas represivas del régimen colombiano -sean estas las herramientas legales o paraestatales-, para cometer atrocidades y masacres con la finalidad de inyectar terror y vaciar así amplias zonas de habitantes y reivindicaciones sociales y medioambientales. El entender que el desplazamiento masivo de poblaciones es un fin en sí, es una de las claves de la situación de drama humanitario y ‘contra reforma agraria’ que sufre Colombia.
Acaba de salir el último informe sobre la vulnerabilidad de los países del mundo en materia de tenencia, compra y venta de tierras. Está disponible el estudio de Oxfam “Tierra y Poder”. Reseña que: Las naciones que más están sufriendo las consecuencias de la compra masiva de tierras están situadas principalmente en África. Así, por ejemplo, “en el sur de Sudán, las compañías extranjeras han comprado el 10 % de su territorio total” y en América Latina “el país que vemos más vulnerable en el área es Colombia”. 2. Sobre la falacia estadounidense de la “lucha contra las drogas”, y su funcionalidad para intervenir países:
La hipocresía de la “lucha contra las drogas” de EEUU no es otra cosa que un pretexto para intervenir países e intensificar la guerra contra los movimientos sociales.
La Coca, la Amapola y la Marihuana son satanizadas cuando son plantas medicinales, que si no fuera por los químicos que los mismos EEUU y la UE producen, sería imposible transformarlas en esas drogas conocidas como cocaína y demás. “Curiosamente” no existe un “Plan Alemania”, o un “Plan Suiza”, o un “Plan EEUU” de fumigaciones y destrucción de las multinacionales de químicos; pero en cambio sí existe un “Plan Colombia” contra el campesinado colombiano. Al igual que la DEA se ceba ahora contra los movimientos sociales de México, lo viene haciendo desde hace años en Colombia contra esos mismos movimientos sociales.
La verdad demoledora es que son los EEUU y la UE los que regentan el narcotráfico: de 100 USD que genera el narcotráfico de cocaína a nivel mundial, al menos el 96% termina en la banca EEUU y UE, y en Colombia se ‘queda’ tan sólo el 4%, y de ese 4% la mayoría va a parar a agentes estatales, aduanas y aerocivil que son los que permiten la importación de precursores químicos y la exportación de pasta base. Se estima que tan sólo el 0,62% de ese 4% va a parar a manos del empobrecido y despojado campesino cultivador de Coca. Sin la complicidad de EEUU y del Estado colombiano, sus aduanas y sus narco-paramilitares la realidad de tráfico actual sería simplemente imposible.
Hace años que el campesinado colombiano reclama reforma agraria y poder sembrar la alimentación que requiere Colombia: construir soberanía alimentaria. Pero las multinacionales saqueadoras y el gran latifundio se niegan a la justa repartición de tierras y continúan monopolizando las tierras. Y cada día despojan a más campesinos mediante su herramienta paramilitar. Con lo cual el cultivo de la hoja de Coca se inscribe en esta terrible realidad agraria de constante desplazamiento y escasez de tierras para el campesinado, que no permite el desarrollo de la soberanía alimentaria.
Los EEUU adelantan en Colombia fumigaciones con glifosato que envenenan las aguas, la tierra y asesinan a seres humanos, flora y fauna. Las fumigaciones en realidad no son para “eliminar las drogas” porque recordemos primero que la Coca sin precursores químicos no es Cocaína, y luego se constata que las fumigaciones son utilizadas por los EEUU y el estado colombiano para acelerar el despojo de tierras y la correlativa apropiación de esas tierras en manos de multinacionales mineras o del agro-industrial.
Fuente: http://old.kaosenlared.net/noticia/colombia-armas-quimicas-para-des…