También conocida como “Sales de Baño”

Una nueva droga podría estar causando ataques caníbales en EE.UU. (Zombi Alerta)
Dom, jun 10, 2012
La policía de Miami ha lanzado un aviso sobre la nueva droga de síntesis bautizada como séptimo cielo después de que se hayan producido diversos ataques de canibalismo. En uno de estos casos, la policía tuvo que abatir a tiros al atacante, provocando así que algunas personas incluso hablaran de zombis.
La dirección policial de Miami ha llamado a sus unidades a mantener una prudencia máxima después de que en otro incidente en el que el agresor había tomado este tipo de droga, parecida al éxtasis, el sospechoso amenazara con “comerse” a dos agentes e intentara morder a uno de ellos.
Tras ser detenido y cuando estaba siendo conducido a la comisaría por proferir insultos en un bar, el joven de 21 años Brandon de León golpeó con su cabeza el cristal separador del vehículo gritando “os comeré”. Al llegar a la comisaría comenzó a gruñir como un animal y trató de morder a un agente en la mano. Los agentes sólo pudieron detener el ataque con una máscara antimordeduras y atándole las piernas.
El caso “es parecido a un incidente sucedido la semana anterior en Miami cuando un sospechoso devoró el rostro de un hombre”, advierte la nota interna de la policía. En este primer caso, bautizado como “ataque zombi” por los medios locales, el atacante iba desnudo y arrancó la ropa a un joven y le mordió brutalmente el rostro hasta dejarle en estado crítico.
En otro caso sucedido en Baltimore recientemente y en el que se desconoce si el agresor también estaba bajo el efecto de las drogas, un hombre mató a su compañero de piso y se comió su corazón y parte de su cerebro.
Fuente: www.lavanguardia.com

Tue, 29 May 2012 14:48:00 EDT
Contiene un compuesto conocido como metilendioxipirovalerona, una droga psicoactiva con potentes efectos alucinógenos
La droga que habría utilizado el caníbal de Miami hizo saltar las alertas en Estados Unidos. Rudy Eugene, el hombre que el sábado fue muerto por la policía cuando le comía el rostro a otro individuo en una rampa de la carretera que comunica el centro de Miami con Miami Beach, al parecer se encontraba bajo los efectos de un poderoso estupefaciente.
Medios locales hablan de “Hannibal Lecter”, que también se conoce como “sales de baño” y que contiene Metilendioxipirovalerona, una droga psicoactiva con potentes efectos alucinógenos.
La metilendioxipirivalerona apareció por primera vez en 1969, reporta el diccionario digital Wikipedia. Agrega que se mantuvo oculta durante varios años, hasta que apareció en 2004 como una “droga de diseño”.
¿Crees que el gobierno hace lo suficiente para impedir la circulación de este tipo de drogas en las calles de Estados Unidos? Participa en el Foro de Noticias.
Los efectos
Los especialistas en este tipo estupefaciente aseguraron que afecta a los neurotransmisores del cerebro y es altamente adictiva. También causa alucinaciones, paranoia, aceleración del ritmo cardíaco y pensamientos suicidas.
La lista de efectos es extensa: hipertensión, insomnio, bruxismo, dilación de pupilas, híperestimulación, agitación, confusión, ansiedad y conductas violentas.
Autoridades estadounidenses han advertido en varias ocasiones que el narcótico, tan potente como la metanfetamina, contiene un alucinógeno que puede llegar a inducir a la persona que lo consume al suicidio.
En las calles, a la droga utilizada por el caníbal de Miami se le conoce como ‘Bendición’, ‘Ola de marfil’ o ‘Cielo de Vainilla’ y se ha convertido en un severo dolor de cabeza para la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés).
El ataque de Eugene
El espeluznante ataque cometido por Eugene fue presenciado por un testigo que circulaba en bicicleta. Completamente desnudo, el caníbal le comía el rostro a otro hombre también desnudo. El testigo llamó a la policía. Cuando los agentes llegaron e intentaron detenerlo, Eugene les gruñó. El testigo, Larry Vega, explicó que “el tipo estaba como, despedazando al otro con la boca. Entonces le dije: ‘¡Quítate de ahí!'”, relató Vega. “El tipo siguió comiéndose al otro, arrancándole la piel”.
Cuando llegó la policía al lugar del ataque un agente le disparó al atacante, que siguió masticando la cara de la víctima. El policía disparó de nuevo y mató al caníbal.
Las sales de baño
Las sales de baño es un camuflaje para la droga. Se trata de una anfetamina, explica el doctor Marino Carbonell, terapista especializado en adicciones.
Señala que las sales de baño “fueron fabricadas por compañías que se han dedicado a sacarle la vuelta al gobierno y a darle la vuelta a la ley” para colocarlas en las calles.
“Ellos (los fabricantes) están cambiando la química, le están cambiando una parte de la química para que ya la química nueva no esté contra la ley (…) Siempre están un paso adelante del gobierno, que es lo mismo que están haciendo los carteles que venden drogas ilegales. Lo están haciendo las compañías que están vendiendo drogas legales”.
Cómo lo hacen
Añadió que los fabricantes de estas nuevas anfetaminas “toman químicas que ya existen, que fueron hechas por universidades como medicinas”, para hacer drogas. “Tienen un cambio en la construcción atómica de esas químicas, le cambian una parte, pero se parecen mucho” (a la química original). “Entonces el cerebro las acepta como si fuera la química primaria”.
Explicó además que los fabricantes de estas drogas venden las recetas por internet y publican los estudios originales para hacer creer que se trata de compañías legales, pero que se trata de productos ilegales que se producen en lugares como China “y entonces la mandan a Estados Unidos y aquí las empaquetan como sales de baño”.
Detalló que la venden como sales de baño a jóvenes y le ponen este tipo de etiquetas “porque no se pueden consumir”, pero que los compradores conocen el tipo de uso que pueden darle.
“Usan ese nombre porque parecen sal de baño. Si tu miras el paquete donde viene esta droga parece sal de baño, pero eso se llama MDPV. Eso es la droga, que es una anfetamina que está adentro de ese paquete. No es sal de baño que está allá adentro”, dijo Carbonell. Y agregó que quienes la consumen “no puede dormir, no comen, se pasan días sin dormir, se ponen psicóticos porque después de cuatro días sin dormir ni comer y están fumando esta droga, la persona se pone psicótica”, es decir, que no pueden controlar la violencia ni el comportamiento.