LIMPIEZA DE CRISTALES Y CUARZOS:

AGUA Y SAL :
Los cristales necesitan ser limpiados, purificados y energetizados con frecuencia. Este sistema se hará con los de dureza superior a 7 en la escala de mohs. Se hace sumergiendolos en agua y sal marina.

INFUSIÓN DE SALVIA :
Los de dureza menor a 7, se sumergirán en una infusión de salvia 1 hora. La salvia es una planta de poder que purifica y recarga con gran fuerza solar. A nivel energético se convierte en un gran refuerzo aúrico para los minerales tratados con ella.

TIERRA :

De vez en cuando (1 – 2 veces al año), comprar tierra rica en humus y enterrar los minerales durante 7 días en ella. Para que reciban las energías de todos los días de la semana.

LIMPIEZA DE LOS CRISTALES CON LOS 4 ELEMENTOS:

ELEMENTO AGUA

  • Dejar los cristales bajo la corriente de un río, cascada, lluvia, etc.
  • Con las olas del mar.
  • Bajo el grifo, un minuto más o menos. Pensando y visualizando que el cristal se limpia de toda energía negativa.

ELEMENTO AIRE

  • Con el viento, visualizando que se limpia el cristal.
  • Soplando sobre el cristal visualizando el aire blanco-azulado y que el cristal se limpia de la energía negativa.

ELEMENTO TIERRA

  • Enterrarlos en la tierra, en la arena de la playa.
  • Enterrarlos en sal marina. (Muy efectiva).
  • Enterrarlos con la punta hacia arriba junto a las raíces de un árbol.
  • Sobre una drusa de cuarzo transparente.

ELEMENTO FUEGO

  • Pasando el cristal por el incienso siempre pensando y visualizando que se limpia.
  • Mejor utilizar un incienso neutro, si no podemos programar el cristal.

Cuando llega a tus manos un cristal o una piedra, es muy importante lavarlas y purificarlas para eliminar cualquier tipo de negatividad que puedan haber adquirido.

Este procedimiento se puede realizar de diferentes maneras: situando las piedras bajo un chorro de agua corriente (si es una fuente natural mejor) visualizando
como la negatividad abandona la piedra; enterrándola varios días en sal marina; llevándolas al mar y envueltas en una red sostenerlas en la rompiente de las olas.

Son todas estupendas formas de limpiar y purificar nuestras piedras. No se puede usar la sal con el ámbar, las esmeraldas, el lapislázuli, el ópalo, la malaquita y las turquesas. La selenita no puede sumergirse mucho tiempo
en agua, puesto que al tratarse de una sal puede llegar a disolverse.

Para cargar-recargar los cuarzos y piedras existen también diferentes maneras dependiendo de su composición.

Los cuarzos deben ser expuestos directamente a la luz del Sol con frecuencia siempre que se pueda. La amatista y el cuarzo rosa se pueden poner al Sol pero poco tiempo pues pierden su color. Las turmalinas gustan de sitios oscuros y
resguardados.

Hay piedras de carácter lunar que se verán beneficiadas si son expuestas a la luz de la Luna en período creciente y en Luna llena. Estas piedras son el cuarzo blanco, la selenita, la amatista, la esmeralda y la piedra de Luna.

Hay que mantener el entorno de las piedras limpio, con velas, incienso y flores frescas siempre que sea posible.

Si una piedra o cristal se rompe o pierde totalmente su poder curativo debido a un exceso de trabajo, no deben despreciarse jamás.

Enterrándolas en nuestro jardín, o en nuestras macetas, no solo ayudaran a las plantas sino que, con el tiempo, pueden ir recuperando su fuerza.

Lo podemos hacer también tirándolas al mar; sobre todo donde haya acantilados. Se purificarán, se renovarán y el mar las pulirá. Quizás un día la encuentre un niño, y comenzará de nuevo su beneficiosa labor.

Métodos para limpiar un Cristal o Cuarzo.

1. Puedes colocarlo en agua de mar o en una solución de agua con sal marina durante 24 horas, luego enjuágalo y ponlo al sol por un mínimo de 6 horas.
2. También puedes enterrarlo en barro o en tierra común de 5 a 7 días completos.
3. Otra manera es ponerlo bajo un chorro de agua fría, sosteniéndolo con tus dos manos y visualizando el baño de luz que le estas dando.
4. Finalmente puedes sostener tu cuarzo o cristal con ambas manos, retener tu respiración por unos segundos y exhalar rápidamente sobre él, tratando de visualizar y sintiendo la limpieza que estás llevando a cabo.
Si alguien llegara a tocar tu cristal o cuarzo, dejaría su propio campo energético en él, y si, por ejemplo, la persona esta deprimida, asustada, furiosa, o de mal humor, dejará esa impresión en tu cristal o cuarzo. Pero no te preocupes, puedes volverlo a limpiar con los métodos anteriores.

Método Para Activar o Energetizar un Cuarzo.

Para un mejor funcionamiento de tu cristal o cuarzo debes activarlo o energetizarlo, esto es impregnar tu intención y tu energía en la de él para que interactuen y así se produzca el cambio requerido. Para esto hay muchas formas, pero en lo personal esta me parece la más sencilla y rápida:
1. Coloca tu cristal en un chorro de agua fría;
2. Ahora úngelo con una esencia de cualquier aroma;
3. Toca una campana por encima de él por un tiempo para que las energías se muevan.
4. Por último tómalo en tu mano derecha presionándolo, cierra los ojos y respira lentamente, concéntrate hasta que sientas los latidos de tu corazón en tu mano, y en ese instante imagina que un rayo de luz dorada cae desde el cielo, cae en tu cabeza entrando por el Chakra coronario y recorre todo tu cuerpo. Es entonces cuando podrás visualizar el objetivo que quieres lograr con tu cuarzo, ya sea material o emocional. Todo cuarzo tiene una función.
5. Durante 9 días deberás realizar el punto 4.

 

Una vez que lo tengamos con nosotros, debemos entablar una comunicación, hablarle y darle la bienvenida. Después de esto, será necesario limpiarlo.

El primer paso es poner agua en un recipiente de cristal o barro. Después, activaremos los canales que tenemos en las manos frotándolos para abrirlos. Así, podremos programar al agua al colocar las palmas sobre el agua para hablarle a sus elementales y activar su energía diciendo:

“Hermanos, voy a poner un cristal para que me ayuden a purificarlo de energías y que le puedan dar la energía que ustedes tienen”.

Enseguida se pone el cristal en el recipiente y se coloca donde le dé la luz del sol y de la luna. Si se tiene patio, lo ponemos en el centro del lugar y lo dejamos ahí toda la noche.

Al siguiente mediodía ya se puede sacar. Tomamos el recipiente con el agua y la vaciamos al tiempo que le damos las gracias por la limpieza y energetización.

Ahora nuestro cristal ya estará libre de cualquier energía ajena a él y podremos programarlo para lo que más sintamos necesidad.

Los cristales deben contar con un refugio o un sitio seguro donde nadie más los toque, lo mejor es conseguir uno engarzado que podamos traer siempre con nosotros en una cadena.

Si los que tenemos son cuarzos sin engarzar, entonces los debemos poner dentro de una bolsitas de tela de color rojo, negro o blanco. Cada siete días se debe alternar el color. Es importante que la bolsa no sea ni de plástico ni de piel.

fuente:sabiduriadelcorazo