Debido a la complejidad del enteógeno Ayahuasca, comparto a continuación una breve descripción y las plantas que comúnmente (aunque existen miles de recetas de Ayahuasca) acompañan a la Ayahuasca y Chakruna, según los fines medicinales que se persigan.

La Ayahuasca (Banisteriopsis caapi) es una liana de la selva que crece en casi todos los rincones del Amazonas. Es conocida y reverenciada por todas las tribus indígenas como una Planta Maestra, y constituye el fundamento de su Medicina tradicional. La palabra Ayahuasca pertenece al quechua y significa “soga del alma” o “soga de los muertos”. Esta palabra tiene dos usos significativos dentro de la amazonia peruana:

  • Para designar a la planta que es una liana normalmente de color marrón rojizo.
  • Para designar al preparado enteógeno utilizado por los chamanes con fines mágicos, curativos y adivinatorios.

Este preparado está formado por un mínimo de dos plantas: la liana de Ayahuasca (banisteriopsis caapi), de la que se obtiene el IMAO; y las hojas de Chakruna (psyhotria viridis), que contienen el DMT, inactivo por vía oral si no se acompaña de un degradante de la MAO. Se utiliza tanto para sanar enfermedades físicas, como psiquicas. Así mismo es usada con fines adivinatorios y para la resolución de conflictos familiares o de convivencia dentro la comunidad.

La Chacruna, que es la planta encargada de producir las visiones, puede ser sustituida por otras plantas. Además, cada chamán añade ciertas plantas al brebaje según el uso ceremonial que va a tener.

Con estas dos plantas y los ícaros es suficiente para llevar a cabo una ceremonia de Ayahuasca.

Dentro de las plantas utilazadas en la mezcla pueden encontrarse las llamadas Plantas Maestras. Dentro de las plantas maestras podemos encontrar dos categorías.

– Las de carácter psicoactivo, que enseñan directamente a través de sus visiones, como el Toe (Brugmancia sp.) o el Tabaco.

– Las que no poseen componentes psicoactivos pero se manifiestan intensamente durante los sueños, como el Ajo Sacha, la Bobinsana, el Chiric Sanango, etc.

A continuación se describen algunas de Plantas Maestras más utilizadas por gran parte de chamanes de la amazonia peruana.

Ajo Sacha: Antirreumática, uso en Artritis, artrosis y analgésico. Para la cacería (sensibilidad), auto conciencia, seguridad, energía, limpieza y protección.

Bobinsana: Antirreumática, resfriados, tónico, purifica la sangre. Para mantenerse centrado en el nivel espiritual. Para personas confundidas.

Chiric Sanango: Antirreumática, artritis, Quita el frío.

Suerte en el hogar. Conexión con el yo interior. Vuelve sensible y reflexivo. El Chiric Sanango es una planta maestra de la familia de los Sanangos, la cual deriva de la palabra quechua “chiric” que significa “frío”.

Entre los curanderos es conocida como la planta maestra que “quita el frío”, utilizada en el plano físico para curar aquellos cuerpos friolentos, que sufren de manos y pies fríos, poca circulación y cuerpo entumecido. En el plano psicológico es una planta que sirve para curar el “frío del corazón” manifestándose durante la noche en sueños de alto nivel compasivo.

Toe: Úlceras, abscesos, infecciones, tumores (esta es una planta psicoactiva).

Cura de cosas fuertes, males óseos. Para ver el futuro y aprender medicina.

Ucho Sanango: Planta maestra restaurativa para adquirir poder físico y psíquico. Confronta con miedos internos. Abre obstrucciones internas y conflictos.

Ushpawasha Sanango:  Abre la memoria afectiva, familia, infancia. Reconexión con el nivel emocional.

La Ushpawasha Sanango es conocida entre los curanderos por ser la planta maestra de la memoria del corazón. Ésta se manifiesta durante la noche brindando a quien la está dietando, recuerdos de vivencias de alta importancia afectiva los cuales ya se habían olvidado. Estos son experimentados con una gran carga emocional. Muchas veces el sujeto despierta llorando durante la noche.