ALERTA MÉDICA: Mucho CUIDADO con el APOFISIS ESTILOIDES: Es ALGO que TODOS HACEMOS y ES muy PELIGROSO.
ALERTA MÉDICA: “NÓ SOSTENGA el TELÉFONO con LA CABEZA y EL HOMBRO”


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

© Desconocido                                        © Desconocido
Estiloides: Es una apófisis de la cabeza humana, que parte de la superficie interior del hueso temporal en forma de colmillo, ubicada debajo de la oreja. Sirve de anclaje para los músculos que mueven la lengua y la laringe.
(Apófisis: parte saliente de un hueso para procesos articulares de las vértebras).
El estiloides en forma de colmillo
POR FAVOR NÓ hacer esto.!!

ALERTA MÉDICA: “NÓ SOSTENGA el TELÉFONO con LA CABEZA y EL HOMBRO”
La alerta llega de los consultores médicos del diario británico ‘Neurology’. Está comprobado que es peligroso, y hasta puede ser fatal, conversar por el teléfono apoyándolo en el hombro y aguantándolo con la cabeza. Generalmente hay una tendencia a hacer eso, cuando necesitamos anotar lo que el interlocutor está diciendo. El caso relatado por la publicación científica, se refiere a un psiquiatra francés que pasó una hora con el teléfono, entre la cabeza y el hombro izquierdo. Cuando terminó, sufrió ceguera temporal y sintió dificultad para hablar, a lo que le sobrevino un derrame cerebral.
MOTIVO: Un hueso minúsculo, pero puntiagudo, situado debajo de la oreja izquierda y detrás de la mandíbula, rompió los vasos que llevan la sangre hacia el cerebro. Ese rompimiento se produce porque la persona, sin sentirlo, va presionando cada vez más la cabeza sobre el teléfono y también, involuntariamente, va levantando el hombro. Como es una práctica muy común este comportamiento, principalmente en las oficinas, muchas veces este problema afecta a las personas con intensidad, y puede causar problemas por acumulación. Luego no sabemos el por qué ahora sufren las personas, de tantos derrames cerebrales (Accidente Cerebro Vascular=A.C.V.)
PÀSALO a todos sus contactos y EVITA HABLAR por TELÉFONO SOSTENIÉNDOLO entre LA CABEZA y EL HOMBRO.
Recibido en un email en archivo .pdf
Humberto Rosario Díaz.
Ad hoc