Cebolla contra la Gripe, una Maravilla

 

El Secreto de la Cebolla

En 1919 cuando la gripe mató a 40 millones de personas había un médico que visitaba a muchos granjeros para ver si los podía ayudar a combatir la gripe. Muchos de los granjeros y sus familias la habían contraído y muchos habían muerto. El médico llegó a una granja y para su sorpresa, todos estaban muy saludables. Cuando el médico les preguntó que cosa diferente estaban haciendo, la esposa respondió que ella había colocado una cebolla sin pelar en un plato en las habitaciones del hogar.

También escuché esta historia de mi peluquera. Ella me contó que hace varios años muchas de sus empleadas caían enfermas con gripe y sus clientes también. Al año siguiente ella colocó varios platos con cebollas en el local. Para su sorpresa nadie de su equipo cayó enfermo. Le mandé esta información a una amiga en Oregon, quien colabora conmigo regularmente con material sobre salud. Me contestó con ésta interesante experiencia acerca de las cebollas:

No sé acerca de la historia de los granjeros pero, sí sé que contraje neumonía y, demás está decir, estuve muy enferma… Me topé con un artículo que decía que había que cortar ambos extremos de una cebolla, pinchar con un tenedor en uno de los extremos y colocarla en un plato al lado del paciente a la noche. Decía que la cebolla se volvería negra a la mañana por los gérmenes… Dicho y hecho, sucedió tal cual… la cebolla estaba hecha un desastre y yo comencé a sentirme mucho mejor. Otra cosa que leí en el artículo es que cebollas y ajos diseminados en las habitaciones salvaron de la peste negra a muchos hace años. Tienen poderosas propiedades antibacterianas y antísépticas.

La moraleja de esta historia es: compre unas cebollas y colóquelas en platos sin pelar por toda su casa. Si trabaja en un escritorio, coloque una o dos en su oficina o bajo su escritorio o arriba de algo por ahí. Nosotros lo hicimos y nunca contrajimos gripe. La cebolla le ayudara a usted y a sus seres queridos a no enfermarse.

Como Medicina Natural la cebolla es recomendable

Contra el edema porque elimina los liquidos que se acumulan en los tejidos y de este modo facilita la actividad excretora de los riñones. Se sabe por experiencia que en casos graves se logró eliminar hasta 3 litros de orina, simplemente por la ingestión del zumo de 10 cebollas crudas cada dia.

La cebolla en las enfermedades del higado da resultados sorprendentes, especialmente cuande hay gases y obstrucción.

Para el tratamiento con éxito de cálculos biliares nada mejor que una vieja y segura fórmula naturopática siguiente :

A una libra de cebolla molida se añade una pinta (medio litro aproximadamente) de Whisky, y se toma una cucharada antes de las comidas. Los rayos X han revelado que, con la ayuda de una suave hierba, laxante, las piedras se disuelven y pasan. También se puede usar con este mismo propósito sólo el zumo, pero en abundancia.

La cebolla actúa, inhibiendo la putrefacción intestinal y echa fuera los fermentos e impurezas del sistema ; asi su uso disminuye la formación de toxinas putrefactivas en los intestinos, el cual viene a ser un importante factor etiológico en el control de la hipertensión. Igualmente se sostiene ser de gran valor como suave neutralizados de ácidos, es estimulante digestivo, un antifermentante y un antidiabético.

En la diabetes

Da magnificos resultados, pues la sustancia que encierra hace bajar el azúcar de la sangre y la orina, para esto se recomienda tomar zumo crudo en sopas o simplemente comer cebollas enteras.

En la dispepsia o trastornos nerciosos del estómago, se usará 2 cebollas cocidas en un litro de leche, y se tomará una cucharada al leventarse y otra antes de acostarse.

Para combatir la digestión deficiente del estómago o del intestino

Se tomará 3 veces al dia unas gotas de zumo de cebolla cruda con un poco de azúcar.

Siendo la cebolla un eficiente destructor de gérmenes, un sedante y un remedio general para resfriados, gripes, catarros bronquiales, catarro de la nariz con violentos estornudos, laringitis de origen catarral, asma, neuralgias de la cara, cabeza, cuello y pecho, etc. se puede utilizar simplemente el zumo o toda ella en la más diversas formas.

Por ejemplo para enfermedades puede usarse en forma de jarabe de 4 a 6 cucharadas que se prepara de la siguiente manera :

A 10 onzas de cebolla bien rallada, se agrega 3 onzas y media de miel, y se coloca todo en 21 onzas de vino blanco no muy fuerte, y se usará después de 24 horas.

O bien se las puede usar asadas bajo ascuas, y comerlas con miel o azúcar y aceite ; preparada asi se recomienda mucho contra la tos inveterada y la expectoración de flema.

Una cebolla comida al tiempo de acostarse hará su efecto a la mañana siguiente rompiendo el más fuerte resfriado, se puede consumier hervida o frita.

Este remedio popular nunca puede ser lo suficientemente recomendado para una tos atormentadora y una ostinada ronquera.

Inhalando por unos momentos la sustancia olorosa de la cebolla, calmará a la persona más nerviosa, relajando sus nervios hasta producir sueño.

Contra insomnio debe comerse cebollas en abundancia. Sorbiendo la zuma por la nariz, purga la cabeza y ayuda en el letargo.

También hace desaparecer los desmayos y los calambres en la histeria de las mujeres. Además en los resfriados y en el goteo sin cesar, es muy eficaz. En la obesidad da muy buenos resultados por poseer acción eliminadora del cloruro de sodio, pues su permanencia favorece este trastorno ; para esto se comerá simplemente en abundancia.

La cebolla posee también la propiedad de aumentar la intensidad y la frecuencia de los latidos cardiacos. En los casos graves de uremia, para estimular la micción y la traspiración, se empleará zumo de cebolla blanca mezclado con leche y miel de abejas o con cualquier otra hierba diaforética, y se administrará tres veces al dia, cada vez una taza.

No menos notable es su acción benéfica en la flebitis puerpeal o inflamación de las venas después del parto, y como emenagoga, es decir que provoca las reglas.

Sus efectos afrodisiacos

Se utilizan en los casos de impotencia y debilidad sexual, asi como la falta de voluptuosidad. La tisana con leche o agua de cebolla, previamente cocida bajo cenizas, es excelente en las afecciones de la vejiga, como en el mal de piedra.

La cebolla presta también grandes beneficios en las enfermedades de los niños, especialmente contra las lombrices intestinales, para esto se hará hervir en leche y se les dará 3 cucharadas por la mañana y tres por la noche. También se las puede remojar durante la noche, en agua, y darles a beber en la mañana.

Comiendo cebolla cruda en regular cantidad, los niños combatirán sus cólicos flatulentos y en caso de raquitismo se fortalecerán, ya que se suministrarán abundante calcio para los huesos.

El caldo de cebolla, es muy eficaz en las afecciones de carácter nervioso. Asi, pues, tenemos que la cebolla provoca el apetito, aumenta la sed, facilita la función de los intestinos, ayuda la digestión, cura los eructos acidos, remueve las ostrucciones de las viceras, aumenta la secreción urinaria, limpia las vias respiratorias, promueve insenciblemente transpiración etc. Finalmente el profesor

Georges Lakhovky, afirma categóricamente que el uso de la cebolla previene el cáncer.

Aplicaciones externas de la cebolla.

La cebolla tiene otras imnumerables propiedades terapéuticas para el uso externo.

La cebolla en cataplasma es buena para remover la inflamación y la carraspera de las afecciones de la garganta, asi como también en las inflamaciones de los intestinos. No se puede tener alivio más rápida para los dolores de manos y pies maltratados o con sabañones que la cebolla con leche en cataplasma. Una pequeña cebolla asada en ceniza y puesta en un paño fino con un poco de manteca sin sal y aplicado al oido, cura los dolores de este órgano.

Contra los diversos abscesos, forúnculos, se corta una cebolla en mitad y parcialmente asada bajo ceniza se aplica sobre la parte afectada, el resultado es sorprendent. También para este mismo propósito se puede usar cebollas, papas e higos molidos conjuntamente. Para combatir las anginas y dolores de garganta, se hará gárgaras con agua de cebollas codidas.

Según el doctor Muller se usa la cebolla en el parto, para acelerar la expulsión de la placenta cuando no sale normalmente, para ello se recomienda poner sobre el ombligo una cataplasma de cebolla asada, bien ajustado, y simultáneamente se le hace respirar el olor de otra cebolla cruda. En casos de hemorragias nasales, también es un remedio seguro, para ello se pone sobre el cuello una cebolla cortada en mitades.

El cocimiento se emplea contra las llagas pútridas y purulentas, y para combatir las erupciones cutáneas. La cebolla blanca, hervida y partida en dos, se aplica contra heridas de los pies y contra las inflamaciones flemosas de los dedod (panadizo). Los dolores de muelas son a menudo aliviados, poniéndose un pedazo pequeño de cebolla sobre la muela o encia. Cebolla cruda aplicada contra el ojo afectado de orzuelo, generalmente desaparece al principio. Para los ardores del cerebro no hay nada mas efectivo que una cataplasma de cebolla molida.

El zumo de cebolla vertido sobre algodón en rame y puesto a los oidos es un popular remedio ruso para los dolores y zumbidos de los oidos. Picaduras de avispas, abejas, y mordaduras de perros, son rápidamente aliviados con jugo de cebolla, para ello se exprime directamente sobre las partes afectadas, para combatir los dolores reumáticos y de los nervios, se harán frotaciones con zumo de cebolla.

Finalmente, el zumo de cebolla con miel, aplicado en gotas, fortalece los ojos aclarando la visión, también combate las catarats y nubes.

Propiedades de las hojas de la cebolla

No solamente se utiliza el bulbo de esta planta, sino también sus hojas, las cuales son especialmente ricas en sales minerales.

Se le emplea en ensaladas para depurar el higado cuando está sobrecargado y para limpiar el estómago. Se obtendrá mejores resultados si se añade zumo de limón.

Tomado del blog : http://esteblog.com/archives/1986

.

Remedios Caseros con Cebolla

Cebolla (Allium Cepa)

Composición química: miligramos por cada 100 gramos: hierro 0.50, potasio 178; calcio 34; silicio 8; fósforo 45; sodio 16; magnesio 4; cloro 2; calorías 44.

La cebolla contiene las vitaminas A, B, C. G Y E. Se necesita de todo un libro para decir las propiedades de esta maravillosa planta. Los que deseen regenerar su organismo tienen en la cebolla una panacea y un elíxir.

Alivia las enfermedades de los pulmones y bronquios, las funciones digestivas, estreñimiento; vigoriza y regenera la próstata, los ojos débiles; es tónico cerebral. Expulsa las lombrices intestinales y el insomnio.

PARA COMBATIR LA GRIPE: Un médico militar francés trató a los atacados de gripe en el hospital que dirigía, con jugo de cebollas machacadas, suministrando a cada enfermo desde el comienzo de la enfermedad, 200 centímetros cúbicos diarios de jugo de cebolla mezclada con té caliente, dividido en tres tomas. La fiebre desaparecía a los 2 días. Simultáneamente con la medicación debe aplicarse al enfermo fomentos sobre el pecho.

Otra fórmula para combatir la gripe: a una taza de agua hirviente se le agrega el jugo de un limón, una cucharada grande de zumo de cebollas y se bebe 4 y hasta 6 veces al día, si el enfermo se presenta con características graves.

La cebolla y la arterioesclerosis: la cebolla hace a la sangre más fluida y más pura yjoven. Este rejuvenecimiento lo hacen la cebolla y el ajo combinados con zumo de limón y de lechuga fresca.

CEBOLLA Y EL TIFUS: Contra el microbio o bacilos del intestino el Ebert u otros, la cebolla es lo más indicado. Se deben tomar 4 a 5 kilos de cebolla hervida cada día, tomarse en forma de caldo en unos 5 ó 6 litros y con zumo de 12 a 20 limones.

También se dice que machacando cebollas, haciendo una cataplasma y poniéndosela bajo las plantas de los pies de una persona atacada de tifus, la alivia y sana. Es preciso cambiar a menudo estas cataplasmas y sepultar luego las usadas, pues están llenas de microbios tíficos.

LA CEBOLLA Y LA DIABETES: En el tratamiento de la diabetes, juega la cebolla un papel curativo y regenerador muy importante. La cebolla desinfecta y depura la sangre eliminando los tóxicos que contiene, tornándola mas sana, más limpia y más fuerte. La lechuga y el limón son excelentes para curar la diabetes y estos tiene que tomarse en abundancia, no haciendo otras comidas durante el día ni la noche que éstas a base de sales minerales, como son; cebollas, apio, lechuga, rabanitos, col, zanahorias, ajo, escarola, acelga, remolacha, puerros, hinojo, etc.

LA CEBOLLA Y LA BRONQUITIS: El que padece de bronquitis que haga esta prueba; que ingiera cada mañana una ensaladita de cebolla cruda, en lugar de café con leche que tiene por costumbre diaria, con un poco de lechuga, rabanitos y apio, aliñada con zumo de limón y poco aceite. Al cabo de 8 días verá el maravilloso resultado.

LA CEBOLLA Y LA TOS: Para la tos la cebolla es también muy recomendable. Se toma el zumo de cebollas con zumo de limón, pues son altamente generadoras de bronquios y de todo el aparato respiratorio.

LA CEBOLLA Y LA NEFRITIS: una de las mejores esencias naturales vegetales para curar la nefritis (mal de riñones) es la cebolla. A las primeras tazas de caldo de cebolla y a las primeras ensaladas ya se comenzará a orinar turbio y casi rojo, a veces corriendo el pus por las vías urinarias. Coadyuvantes de la cebolla en este caso es el zumo de limón, el ajo y el puerro.

LA CEBOLLA Y LA ANEMIA: El ácido fosfórico, el hierro, el calcio, el yodo, el azufre, el magnesio, la sosa y el flúor, impregnados a la sangre por la ingestión de mucha cantidad de cebolla hacen que el estado anémico vaya desapareciendo. La toxemia y la disemia de la sangre se curan con el azufre y el ácido alílico de la cebolla.

LA CEBOLLA Y LA GARGANTA: Comida cruda en ensaladas despeja inmediatamente las glándulas de la garganta y todo el trayecto del aparato respiratorio.

LA CEBOLLA Y LOS FORÚNCULOS: Aplíquese sobre los forúnculos cebolla asada bien machacada y con miel; aplíquese sobre la piel en la parte más aguda del forúnculo o del grano. Debe ponerse bien caliente y tratar que la miel y la cebolla toquen directamente sobre ellos. Bien vendado y puesto en forma de cataplasma, muy suavemente dejarlo de 12 a 24 horas y después cambiarlo.

AMIBIASIS: Para combatir las amibas se utiliza en la India un simple remedio de maravillosos efectos: la cebolla cabezona, su bulbo, bien lavado y sin despellejar se parte por el eje y se pone en remojo en algo más de medio vaso de agua, durante la noche, para tomar esa agua en ayunas, por 10 días consecutivos. Suspende 20 días y comienza de nuevo.

ORZUELOS: Aplicar una pequeña compresa de cebolla ligeramente tibia sobre el orzuelo.

APENDICITIS: Cura práctica: cebolla blanca en pedazos, freírla en aceite de almendras, envolver en hojas de higuerilla y aplicar caliente la cataplasma en la parte adolorida. Tomar también una cucharada de aceite de oliva.

PARA OTRAS ENFERMEDADES: La cebolla es completamente inofensiva para el cuerpo, y en las diferentes enfermedades no tiene ninguna contraindicación: arterioesclerosis, gota, reuma, fiebres, estreñimiento, colitis, dispepsia, males del sistema nervioso y en los resfriados de la pleura; trastornos de la vista, en los casos de disentería, e hidropesía, en mordeduras de animales

rabiosos y de bichos venenosos, envenenamiento, etc. Las judías, las lechugas y escarolas son altamente recomendables.

El zumo de cebollas se usa para combatir el escorbuto. Las supuraciones de la piel y la de las mucosas, la tos convulsiva y la bronquial. Dosis: una o dos cucharadas de zumo, para una tacita de agua caliente, endulzada con miel de abejas. Se toma varias veces al día esta misma dosis.

Aplicada en la caries de las muelas, alivia el dolor: unas gotas de zumo introducidas en el oído,son muy útiles contra la sordera y los zumbidos de este órgano. El jugo de cebolla está indicado para aliviar y curar las picaduras de insectos, como abejas, avispas, tábanos, arañas, etc.

Un vaso de jugo de cebollas, con agua, vigoriza y entona el organismo.

El zumo de cebollas crudo mezclado con agua cura la embriaguez. Caldo de cebollas hervidas cura el estreñimiento. Hace dormir.

Las cebollas disuelven los cálculos; constituyen un buen alimento para personas de trabajo intelectual; son especiales para aliviar el reumatismo y la gota. Medicamento y alimento para los artríticos. Comiendo cebollas crudas y frotando con el jugo, cura los sabañones, siendo para esto tal vez el mejor remedio.

En un tratado sobre la miel de abeja se recomienda como muy famosa la siguiente bebida: en tres o cuatro litros de agua se pone un kilo de cebollasdeshechas de tanto cocer, se agregan 3 cucharadas de buena miel. En cada toma se agregara el zumo de un limón o 2 en crudo. Esta bebida la recomiendan especialmente en las siguientes enfermedades:

Difteria y males de garganta
Pleuresía y males de pecho.
Infecciones intestinales.

Ataque de nefritis aguda.
Ataque de asma
Retención de orina

Enfriamientos y catarros
Dolores agudos y reumáticos
Dolores de muelas (más cargado de zumo de limón)

Cansancio nervioso
Infusión hepática y renal
Anemia y escrofulismo
La fórmula de gran valor curativo es la misma que se dio sobre el ajo.

JARABE DE CEBOLLA: cocer durante 3 horas en 2 litros de agua 1 Kg., de cebollas limpias y cortadas en pedazos, con 200 grs. de miel y 500 grs. de azúcar. Dejar enfriar, pasar por el colador y ponerlo en una botella. Este jarabe es uno de los mejores remedios contra las indisposiciones causadas por frío, como la tos, el resfriado, el dolor de garganta. Es eficaz hasta el punto de que puede curar la pleuresía y la tisis en el primer estado.