Autor: Alteatequieroverde

Entre 1950 y 2008 el número de canceres ha aumentado en un 300%

Entre 1950 y 2008, la mayoría de nuestros alimentos (frutas, verduras, etc.) ha perdido cerca del 150% de sus nutrientes (minerales, vitaminas).

Entre 1950 y 2008 más de 500 productos químicos han sido autorizados en la alimentación, la agricultura, los productos de limpieza, etc.

Según el INRA, en 1995-1996 casi la totalidad de las aguas de lluvia analizadas contenían moléculas químicas activas. El 60% de ellas sobrepasaban el 0,1 microgramo por litro o dicho de otra manera la Concentración Máxima Admisible (CMA) para el agua potable distribuida por los grifos.

Las nieblas están aún más contaminadas con cantidades que llegan a los 140 microgramos. 100 veces más que la CMA. Las neblinas y las brumas están de 30 a 60 veces más contaminadas y cargadas en pesticidas (utilizados en la agricultura intensiva) que la lluvia, porque del 25 al 75% de las cantidades esparcidas en el momento de la pulverización se pierden en la atmósfera. Lo que conlleva fatalmente una contaminación de las aguas, del aire, de las neblinas y de las nieblas… (INRA: Institut National de Recherche Agronomique –Francia, pero desgraciadamente los datos valen para España).

Sin embargo las personas ligadas al Codex Alimentarius quieren obligarnos a seguir sus contaminados preceptos alimentarios y médicos. Para los que tengan el coraje de seguir leyendo, les explicaremos la relación entre el Codex Alimentarius y la Organización Mundial del Comercio (OMC), la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cartel y lobby de la industria petroquímica, y puede que algunos vislumbren una herencia del nazismo y del eugenismo en todo este tinglado.

Pero antes, debes entender que el Codex no sirve los intereses de los consumidores ni se preocupa de tu salud: solo se preocupa de los intereses de las 5 grandes multinacionales farmacéuticas, químicas, biotecnológicas, agro-alimentarías y médicas. Esto significa más transgénicos en tus platos a partir del 1 de enero del 2010, menos complementos alimentarios, menos vitaminas, menos medicinas y culturas “alternativas” o ancestrales, entre otros.
Ni tú ni yo estamos defendidos por el Codex Alimentarius.

“¿Qué ha hecho de tan grave el Codex para que yo me inquiete suficiente y que cierre momentáneamente mi gabinete medico, deje de curar a mis pacientes que vienen del mundo entero y vaya viajando por todos los rincones del planeta para alertar a las personas del tremendo peligro que nos cae encima?” Se pregunta la doctora Rima Laibow. (La doctora Laibow es directora de la Fundación Natural Solution de los Estados Unidos de America).
“Me encantaba ayudarles a recobrar la salud sin medicamentos químicos. Hacerlo me llena mucho, adoro hacerlo. Esto me permitía vivir también. Con el Codex, los nutrimentos (vitaminas, minerales) serán limitados a una lista de 18.

Hablamos de despertarnos una mañana y descubrir que las vitaminas y los nutrimentos que tienen una eficacia real estarán prohibidos… Vitaminas: prohibidas, como la heroína…ni siquiera disponibles con una receta medica. Y solo hablamos de la directiva vitamina. ¡Hablemos ahora de la leche! Todas las vacas del planeta deberán ser tratadas con hormonas de Monsanto (Codex mandates use of Monsanto’s recombinant bovine growth hormones). Además, todos los animales del planeta deberán ser tratados con antibióticos y hormonas de crecimiento (Codex mandates all animals be treated with anti-biotics and growth hormone).

El Codex exige que toda la comida esté irradiada (como en Mac Donald) (Codex mandates that all food be irradiated) excepto si la comida está cruda. Nueve de los peores productos químicos conocidos son pesticidas. No es sorprendente, ya que matan a los insectos. Tenemos unos cuantos puntos en común con los insectos, podemos entonces suponer que los pesticidas no son muy buenos para nosotros también .

Pero el Codex piensa de otra manera, porque el Codex vuelve a legalizar 7 de los 9 peores productos químicos prohibidos en 176 países: Dieldrine, Aldrine, Hexachlorobenzeno entre otros. Y la comida que contiene estas mierdas no podrá ser rechazada en las fronteras de nuestros países. Porque si lo hiciéramos seria una violación de los tratados comerciales de la OMC…es así como funciona el Codex Alimentarius.

Este es el Codex según las proyecciones de la OMC, de la FAO (Food and Agriculture Organisation-Organización de la agricultura y de la alimentación) y de la OMS (Organización Mundial de la Salud).

Estas proyecciones no las hago yo, y por favor si habéis desatado vuestros cinturones de seguridad intelectual, volved a atarlos…si miráis las cifras de las proyecciones epidemiológicas de la OMC y de la FAO los expertos estiman que tan solo cuando sea aplicada la directiva sobre las vitaminas el 31 de diciembre del 2009 tendrá como resultado, como mínimo, la muerte de 3000 millones de personas…de las cuales 1000 millones morirán por hambruna.

Estas personas no son rentables desde el punto de vista económico para las multinacionales. Cuando te mueres de hambre, ¿que puedes hacer? Cuando uno se muere de hambre, ¿uno es un consumidor responsable? Las multinacionales no las necesitan. Los otros 2000 millones morirán de mal nutrición. De hecho, ¿de qué hablamos? De una normalización de la alimentación, que es de hecho la legalización de los productos tóxicos y de la malnutrición.

Seria ilegal, si en algún sitio hay una hambruna, mandar galletas con alto valor en nutrientes (vitaminas, minerales) y distribuirlas
(Conferencia Doctora Laibow: )

La Historia secreta del Codex

El trust de la fármaco-química como la conocemos hoy en día fue concebida por una asociación de la Rockefeller con la IG Farben de la Alemania nazi. La industria IG Farben no fue bombardeada durante la segunda guerra mundial para preservar los intereses de la Rockefeller. Desde 1932, la industria fármaco química IG Farben financiaba Adolf Hitler. Sin este apoyo y según el tribunal de Nuremberg, la segunda guerra mundial no hubiera podido ser. En 1941, la Ig Farben estableció la más grande industria química en Auschwitz, sacando provecho de la mano de obra del campo de concentración.

Después de la segunda guerra mundial, las personas que habían cometido crímenes contra la humanidad fueron juzgadas por la comunidad mundial, en un tribunal dirigido por los USA e Inglaterra en Nuremberg. Si sus crímenes eran probados se veían condenados a la horca o a la cárcel. Veinticuatro personas de Ig Farben fueron declaradas culpables de genocidio, esclavitud, pillaje y otros crímenes.
El tribunal de Nuremberg dividió la Ig Farben en BASF, BAYER, y HOECHST. Todos los antiguos responsables fueron liberados en 1952, con la ayuda de Nelson Rockefeller, su antiguo aliado comercial. Entonces era ministro de Asunto Exteriores de USA.

Una vez liberados, los dirigentes de IG Farben infiltraron las más altas funciones de la economía alemana; hasta los años 70, los dirigentes de las sociedades BASF, BAYER, Y HOECHST fueron antiguos miembros del partido nazi. A partir de 1959 financiaron al joven Helmut Kohl. Con el apoyo político de este último, las 3 filiales salidas de IG Farben son en la actualidad 20 veces más grandes que la casa fundadora de 1941.

La organización nazi de globalización, asociada con Rockefeller, es un éxito total. Desde hace tiempo, el planeta está cuadriculado, organizado y gestionado para asegurar una expansión mundial del fármaco-químico.
Luego, la “tradición” del cartel de la IG Farben se prosiguió bajo un nuevo nombre: Asociación de la Industria Química.

En 1955, la industria química farmacéutica mundial se reagrupó bajo los auspicios de la Cámara de Comercio Internacional de las Naciones Unidas y del gobierno alemán. Sus esfuerzos en común fueron camuflados bajo el nombre de Codex Alimentarius. Muchos partidos políticos europeos, de derecha como de izquierda, estuvieron y están financiados por esta industria con el fin de asegurar su hegemonía económica mundial.
El origen de la dinastía Rockefeller.

Alrededor de 1860, “Old Bill” Rockefeller, feriante de especialidades farmacéuticas, vendía frascos de petróleo bruto a los campesinos ingenuos haciéndoles creer que era un tratamiento contra el cáncer. Llamaba a su petróleo bruto, Nujol (New Oil: Nuevo aceite). El negocio prosperaba. El compraba una botella de petróleo bruto de 30 gramos a la Standard Oil por 21 cents y la vendía por 2 $.
Muy poco culto, sin escrúpulos, sin conocimientos o formación medica, con algunas nociones de contabilidad y una codicia feroz, “Old Bill” supo imponerse. El Nujol fue bautizado “cura contra el estreñimiento” y fue ampliamente comercializado.

Sin embargo, unos médicos descubrieron que el Nujol era nocivo y provocaba enfermedades graves, eliminando las vitaminas liposolubles del cuerpo.
La Standard Oil lucho contra la caída de las ventas añadiendo caroteno al petróleo bruto para paliar la carencia. Al senador Royal S. Coperland de Nueva York, se le pagaban 70 000$ cada año para promover el Nujol.
El imperio Rockefeller se construyó gracias a esta formidable superchería, que consistía en hacer tragar un derivado del petróleo bruto enriquecido con caroteno a la población. Es así que las bases de la industria fármaco-química fueron establecidas. Estamos muy lejos de las bases de las medicinas chinas, tibetanas, o persas. El éxito comercial del Nujol permitió diversificar la producción fármaco-química y alcanzar cumbres en término de beneficios. En 1948, la cifra anual de la Rockefeller se elevaba a 10 millones de $. El medicamento Nujol sigue existiendo bajo forma de parafina pura, clasificada como laxativo suave: está recomendado contra el estreñimiento crónico rebelde. Es fabricado por el laboratorio Fumouze. Desgraciadamente, obstruye el intestino, lo que conlleva rápidamente carencias graves.

Volvemos a la IG Farben

Una de las personas encontrada culpable de crímenes contra la humanidad, era el presidente de un gigantesco complejo industrial llamado IG Farben. IG Farben producía desde el gas usado en las cámaras de gas de los campos de concentración, hasta el acero para las fábricas que funcionaban alrededor de los campos de la muerte con sus detenidos-esclavos, las municiones, los productos químicos, y muchas más cosas.
El presidente de IG Farben era un “artista”, un tipo con muchas ideas. Fué él quien inventó la frase a la entrada del campo de concentración de Auschwitz: “Arbeit macht frei”: “el trabajo te hace libre”… Encontrado culpable de crímenes contra la humanidad, le metieron en la cárcel y como tenia mucho tiempo libre, se dijo acerca de la solución final y del nazismo: “Esto no ha funcionado… ¿como podríamos hacer? Ya lo he encontrado…la comida…quien controla la comida controla el mundo” A su salida de la cárcel se encuentra con sus amigos de IG Farben…”Tengo una idea para vosotros: si tenemos el poder sobre los alimentos a nivel mundial, tendremos el control del mundo…”

Sus amigos le respondieron que era una muy buena idea y crearon juntitos una comisión comercial llamada Codex Alimentarius Comisión. No es una comisión de salud pública ni tampoco una comisión de consumidores. Es una comisión comercial. ¿Pero de qué se ocupa el comercio? De dinero. ¿El business qué es? Dinero. El comercio sirve para sacar beneficios. El volumen del negocio alimentario se estima entre 300 y 400 000 millones de $… Entonces en 1962 dijeron que iban a trabajar para una implantación mundial en diciembre 2009…. Se dejaron tiempo, se dejaron 37 años para lograrlo…crearon un cierto número de comisiones…comisión sobre la pesca, comisión sobre el aceite y las grasas…frutas y verduras, nutrición…existen 27 comisiones diferentes. Es un enorme monstruo burocrático: es un estercolero gigantesco. El Codex ha promulgado más de 4000 decretos y reglamentaciones acerca de todo lo que se puede llevar a la boca a excepción de la industria farmacéutica. Los fármacos no forman parte del Codex Alimentarius. Para ellos, en Europa, se ocupa otro lobby (del que ya hemos hablado en otro articulito que mandamos a los correspondientes epistolares de Alteatequieroverde por correo electrónico el 28 de junio del 2009 y que puedes encontrar al final de este artículo.)

¿Pero cuál es la historia del Codex antes de 1962?

El imperio austro-húngaro dijo: “Necesitamos reglas para que las cortes de justicia puedan pronunciarse cuando juzguen en lo concerniente a la comida. Tendremos reglamentaciones que deberán seguir las cortes de justicia.”
Es así que se organizaron. Llamaron esto Codex Alimentarius y lo sacaron a la luz en 1893. Fue valido hasta el fin del imperio austro-húngaro al final de la primera guerra mundial. La idea estaba presente en la mente germánica necesitada de reglas… ¡muchas reglas! ¡Mucho orden! Necesitamos reglas acerca de todo lo concerniente a la comida…Para los industriales alemanes de los años 60 era entonces una buena idea volver al Codex, como cuando el imperio todavía existía…

Empezaron a promocionar sus reglamentos pero en la época, eran de seguimiento voluntario, como si de unas recomendaciones se tratara. Sin embargo, el Codex está ahora administrado por mamá OMS, (la Organización Mundial de la Salud) y papá FAO (Organización de la Agricultura y de la Alimentación- Food and Agriculture Organisation). Papá y Mamá han sido creados a petición de la ONU (Organización de las Naciones Unidas).

Pero lo que es muy interesante, es que se supone que deben tratar de salud y de alimentación, o sea de alimentación sana a excepción, ya hemos dicho, de los medicamentos…Sin embargo hemos visto como la agricultura moderna enferma a las personas y mata a nuestro Planeta, (Gaïa, Pacha mama o como nos guste llamarla) y cómo los medicamentos químicos no tratan de curar a los enfermos*…El Codex promueve sus reglamentaciones a nivel mundial. La OMC (Organización Mundial del Comercio) aceptó el Codex Alimentarius cuando fue fundada en 1994. Dijeron que iban a resolver así los conflictos comerciales en materia de alimentos siguiendo las reglas del Codex Alimentarius y es así que todos los miembros de la OMC tuvieron que armonizar sus leyes con sus normas. Si dos países tienen un litigio en el seno de la OMC con el fin de arreglar un problema comercial y uno está en las normas del Codex y el otro no, el que sigue las normas gana automáticamente a pesar de los motivos del conflicto…la OMC usa el arma de las normas del Codex en una batalla comercial más grande.

¿Que intentan hacer todos los países del mundo mundial? Desean estar dentro de las normas del Codex…
Detrás de los adornos seductores de apariencia filantrópicos, el Codex no es más que el brazo secular de una organización fascista. Su vocación secreta no es otra que la explotación a ultranza, cuales sean las consecuencias y la esclavitud de la humanidad. La creación de este organismo mundial ha incrementado o agravado las disparidades socio-económicas, en contra de lo prometido. De hecho, se trata de una temible dictadura que tiene bajo su yugo a los mismísimos gobiernos con una espada de Damocles permanente. Por ejemplo, Europa paga cada año, una multa de 116,8 millones de $ a USA por su rechazo a importar carne con hormonas de crecimiento.
El Codex Alimentarius quiere poner fuera de la ley todas las informaciones alternativas en relación con las vitaminas, las terapias naturales, los complementos alimentarios y todo lo que constituye de cerca o de lejos una competencia potencial.

Esta manera de pensar de la globalización fármaco-química explica en gran parte la destrucción sistemática de todos los innovadores científicos independientes desde hace 50 años. Esta industria utiliza todos los medios para salvaguardar sus partes de mercado en las enfermedades como el cáncer, el sida, las enfermedades cardio-vasculares…

Desde hace décadas somos capaces de curar en muchos casos todas estas enfermedades, pero procesos de desinformación potentes esconden la verdad al público. Evitaríamos también, por prevención, la casi totalidad de estas enfermedades abandonando la agricultura extensiva con pesticidas (insecticidas, fungicidas, herbicidas, etc.), los abonos químicos, los aditivos alimentarios, los formaldehidos, los OGM, los PCB, y un largo etcétera.) Con la aplicación del Codex, la puesta fuera de la ley de toda información sobre las medicinas alternativas, bloqueará la erradicación de algunas enfermedades asegurando siempre más beneficios a esta industria mundial farmacéutica que trata los síntomas sin atacar las causas.

El doctor Rath, denuncia esta situación en estos términos: “La verdadera naturaleza de la industria farmacéutica (mundial) es ganar dinero con las enfermedades crónicas, y no ocuparse de la prevención o de la erradicación de las enfermedades…la industria farmacéutica tiene un interés financiero directo para que estas enfermedades perduren con el fin de asegurar el crecimiento del mercado de los medicamentos. Es por esta razón que los medicamentos están concebidos para aliviar los síntomas y NO tratar las causas de las enfermedades…los trust farmacéuticos son responsables de un genocidio diseminado permanente, matando a millones de personas…”

El 13 de marzo del 2002, nuestros euro-diputados adoptaron leyes a favor de la industria farmacéutica, dictadas por las disposiciones del Codex Alimentarius con el fin de elaborar una reglamentación coercitiva para todas las terapias naturales y suplementos alimentarios. Una resistencia ciudadana de 438 millones de peticiones inundó los buzones de los euro-diputados, hasta tal punto, que las comunicaciones internas fueron bloqueadas. Sin embargo, las directivas del Codex Alimentarius fueron adoptadas. Este voto fue un verdadero golpe bajo a la democracia augurando nuevas dificultades para la construcción europea.

De hecho, una legión de empleados de los lobi influencian a los legisladores, para controlar los organismos de reglamentación, para manipular la investigación y la educación.
La información que reciben los médicos está íntegramente financiada por estos trusts que esconden cuidadosamente un gran número de efectos secundarios peligrosos negándolos públicamente.
Después de haber establecido la génesis de estos crímenes y probado la responsabilidad de las industrias farmacéuticas sobre el establecimiento de una política mundial de genocidio diseminado, el Doctor Rath ha denunciado este crimen contra la humanidad en la Corte Internacional de la Haya en junio 2003.
La Directiva que el Codex quería aplicar en el 2005.

A partir de enero 2010, las directivas del Codex Alimentarius, nombradas Directivas Europeas sobre los Suplementos Alimenticios, deberán ser aplicadas bajo amenazas de sanciones económicas.
¿En que consisten?

1. Se trata de suprimir sencillamente todo los suplementos alimenticios naturales. Todos serán reemplazados por 28 productos de síntesis farmacéutica con baja dosificación.
2. Las medicinas alternativas como la acupuntura, la medicina energética, ayurvédica, tibetana Etc. se verán progresivamente prohibidas
3. La agricultura y la alimentación animal serán reglamentadas según las normas del complejo fármaco-químico, prohibiendo así la agricultura bio-dinámica y poco a poco la agricultura orgánica o bio..
4. La alimentación humana certificada legal deberá ser irradiada (ej: irradiada con Cobalto- el termino técnico empleado para dar confianza al público es “ionizada”.)
El Codex Alimentarius controlará el acceso a los aminoácidos esenciales, los aceites de pescado, las vitaminas y los minerales. El aumento de los controles se hará poco a poco, eliminando poco a poco todas las medicinas alternativas ancestrales y naturales.

Nuestras fuentes:
Sitio oficial del Codex: http://www.codexalimentarius.net/web/index_es.jsp
Datos sacados de INRA, Fabrice Nicolino, François Veillerette.
La conferencia Codex and Nutricide impartida por la doctora Rima Laibow de la Natural Solutions Foundation, del Barman College (Holistic Nutrition and culinary arts) in cooperation with National Association of Nutrition Professionals (NANP) de USA. http://www.codexalimentarius.net/web/index_es.jsp
Le Codex Alimentarius:http://www.onnouscachetout.com/themes/alimentacion/codex-alimentari…
Liesi (Lettres d’Information Economiques Stratégiques Internacionales) de los últimos años. (BP 18- 35430 Châteauneuf- Francia)
Fondation Beljanski
Kokopelli

Là Bas Si J’y Suis (France Inter

* Los lobby en Europa. (Correo de Alteatequieroverde a sus correspondientes epistolarios: 28 junio 2009):“Explicar el funcionamiento real de Europa es aburrido y complejo, sin embargo puede ser vital para cada uno de nosotros, hemos escrito vital. Los medicamentos por ejemplo: pueden curar pero pueden matar también. Su autorización de puesta en el mercado es un verdadero problema de salud pública que no debería dejarse en manos de los industriales del medicamento. Sin embargo, en Bruselas, el medicamento no es competencia de la Comisión de salud sino de la Comisión de Empresa e Industria. Todas las direcciones de esta comisión defienden la competitividad de las empresas y el acceso libre al mercado europeo. Pero lo más fuerte es que la evaluación misma de los medicamentos ha sido delegada a una agencia radicada en Londres y esta agencia del medicamento, que se supone independiente, esta de hecho financiada al 73% por los grupos farmacéuticos…estos entregan un canon por cada informe del medicamento presentado a la agencia. El ponente del informe, nombrado por la agencia misma, cobra el 50% de este canon. Cada uno puede entender que las recetas dependen de la cantidad de informes tratados y quizás aceptados…la revista medica independiente Prescribe escribe:
“Como explicar el numero creciente de nuevos medicamentos, que estos sean tan mal evaluados, que no aporten ninguna avance, que sus precios sean extravagantes, pero que estos sean abonados por las Seguridades Sociales de los países europeos.”