Category: Fluor y otros quimicos en el agua


Aquí teneis generalidades sobre nuestra salud, el “diagnostico” que consiste en los alimentos toxicos que consumimos a diario, en síntesis, todo aquello que nos afecta la salud. Al igual que hallareis las soluciones para evitar tanta enfermedad…

Opinion personal:

Correcciones que le diría al director del video:

Cuando dicen “tomen opciones más saludables”, quizás se olvidó el que hizo ese video, pero el Aspartame no tiene nada de saludable. Mejor dicho, yo diría “tome opciones (verdaderamente) saludables” como la stevia en hierba, no me da confianza el que está en polvo, o también la panela (no lo dijeron en el video) y la azúcar sin refinar o “morena” (tampoco lo dijeron). Personalmente, no recomiendo la miel y lo refleje en este artículo:

http://filtracionesdelasalud.wordpress.com/2011/12/22/la-miel-de-abejas-no-es-un-buen-alimento-para-la-salud-humana-afirman-cientificos/

 

Sal sin fluor y sin yodo, sólo sal marina para comer en nuestros alimentos (por supuesto que hay otras sales naturales saludables, como el cloruro de magnesio o sulfato de magnesio, pero se toman ya estas y otras como medicina, no propiamente como aditivo natural. No obstante, la sal marina también es medicinal) muestro este artículo:

http://filtracionesdelasalud.wordpress.com/2011/06/25/el-veneno-inmundo-de-la-sal-refinada/

Mis apuntes que he resaltado del video:

Además de unas cosas que ya conocía, cosas que no repetiré, sólo diré las que me parecieron trascendentales, aunque casi toda la información del video me parece pertinente.

“La ignorancia da miedo”

La gente generalmente no conoce los efectos perjudiciales que trae el consumir todos estos productos y se llevan creencias como, y lo dijeron en el video, “me aburriré si no como eso”, refiriéndose a los alimentos con aditivos químicos que son adictivos y de buen sabor, pero como el drogadicto que no puede dejar las drogas, ocurre con algunas personas que no abandonan de una vez por todas esos “alimentos”( si es que así se pueden realmente llamar porque no nutren, al contrario, enferman). Buscan pretextos para consumir tales cosas.

Bueno, me dirijo a aquellos que quieren dejar de enfermarse, porque hay gente que no le importa lo que come así sepa su realidad. Si tú quieres mantener una buena salud, te recomiendo que vayas investigando y aplicando estos conocimientos que hemos brindado en este blog y en muchos otros, pero discerniendo lo que te sirve de lo que no, y aquí estamos para ayudarte en la salud, en lo que más podamos.

Por experiencia, he hecho alimentos naturales y veganos y de veras que salen mas deliciosos que cuando consumía algún alimento industrial o de animal. Sin embargo, hay “alimentos” que tienen un sabor muy adictivo y delicioso, pero al rato generalmente irrita, especialmente en el estómago. Eso que se come que viene de industria y al rato molesta, pero luego pasa el dolor, eso luego termina en constantes idas al hospital e inocentemente se pregunta por qué sucede eso…pues ya es hora de abrir los ojos…

Para las mascotas, evitarles sus pulgas usen Collares ultrasónicos o vinagre o semillas de cilantro. Esta información no la conocía, tendré que averiguar más al respecto, mas sé que por ser natural puede ayudar a nuestras mascotas, ténganlo en cuenta.

Nombraron al Dr. Pusztai el cual no lo conocía, acabe de encontrarme un artículo interesante sobre los alimentos genéticamente modificados:

http://www.redtercermundo.org.uy/texto_completo.php?id=80

Hablaban de que las semillas de los transgénicos no tienen fertilidad, y luego mostraban la imagen de una sandia. Se que existen granos transgénicos, pero no he encontrado todavía información de frutas transgénicas, lo que me interesa bastante. Poder conocer todos los transgénicos posibles, hasta se habla de tabaco transgénico supuestamente para curar el cáncer, de lo cual no me inspira confianza en lo absoluto, y en la sección tabaco de este blog se halla información sobre la verdad del tabaco. Sin embargo, en lo que concierne a las frutas transgénicas no se puede por lo menos confiar en los productos de los grandes supermercados que muestras tanto frutas como verduras de “hermosa apariencia”, de veras que recomiendo mucho que vayan a mercados campesinos, plazas, etc. Donde vendan productos traídos lo mas naturalmente posible. Podeis incluso hacer una huerta en casa.

Una mentira sobre el sedentarismo y la idea supuesta de que el hombre es muy débil por naturaleza.

En realidad no quiero decir que ser sedentario sea saludable, sino que el tener malos hábitos alimenticios, medicinales y de higiene, y el no hacer ejercicio genera una mayor propensión a enfermarse. Sin embargo, si cambiamos esos malos hábitos, como lo refleja el video, el sedentarismo dejará de pesarnos tanto en nuestra salud y si las circunstancias nos obligan, o por una cuestión nuestra, a permanecer sin hacer ejercicio o deporte, al menos podremos llevar una vida más sana, más limpia, más tranquila cuando sintamos nuestro cuerpo saludable (eso todos lo podemos percibir). Por supuesto, me parece que el ejercicio ayuda aunque recomendaría que conociéramos más sobre saber hacer ejercicio porque a veces por nuestra ignorancia el ejercicio puede dañarnos. (Próximamente debo hacer una artículo sobre el ejercicio que ha habido poco de ello, aunque yo tampoco no es que conozca del tema mucho).

Cuando llegamos al consultorio del médico y tenemos cierta enfermedad, puede que nos resulte diciendo que el estrés, lo hereditario y ciertos alimentos nos hacen daño por un periodo de tiempo. Bueno, no se niega que el estilo de vida que lleva generalmente la gente occidental puede molestarnos y estallar en una enfermedad. Pero un medico común nunca le da trascendencia a esas cosas que comemos que nos hace daño, mucho daño si ya han visto los videos.

Yo, la verdad, no creo que sea lo hereditario lo que nos hace propensos a tal enfermedad, si es que la tenemos, aunque cada caso es diferente. Pero lamentablemente el cuerpo médico en su mayoría de occidente creen que cuando lleguemos a la vejez sufriremos y necesitaremos una atención medica constante; otra cosa es que ya parece normal el enfermarnos de resfriados constantemente y a veces tener alguno que otro dolor estomacal, de articulación o muscular. Yo, veo a personas que ven este tipo de cosas como algo normal, pero ya es hora de ver la razón por la cual nos tendemos a enfermar tanto y que los médicos usualmente lo pasan desapercibido.

Si algo me ha enseñado la investigación de estas cuestiones sobre la verdad de nuestra salud es que no existe alimento o medicamento que te nutra o cure “a medias”, es decir, que, por un lado te hace bien, pero que por el otro te hace mal. Caso que he hallado en las carnes que por un lado te hacen sufrir estreñimiento, pero que por el otro te dan la vitamina b12 y, por tanto, te evitan la anemia. Igual pasa con la leche que por una lado te da el calcio, pero por el otro te puede irritar el estomago.

Igualmente pasa con los medicamentos de farmacia industrial, que por una lado te pueden irritar algo, pero que deben curarte de esa enfermedad que tengas. Pues en mi opinión jamás creeré en estos “alimentos” y  “medicamentos” a medias. Una cosa que consumes o te da salud o te enferma, pero no hay términos medios donde estén revueltos los beneficios y los maleficios, tal cosa no existe.

En la categoría “Trofología y veganismo” están mis demostraciones científicas por las que no creo que el hombre necesite de cualquier producto de animal para nutrirse, con esto además quiero decir que estoy de acuerdo cuando el video expone que no debemos consumir “animales transgénicos”, pero por más naturales que sean no deberíamos consumirlos.

Cuando citan el texto bíblico de los hebreos, la verdad es que no veo muy explícito que sea malo el consumo de leche. No sé si es que no conocen bien los que hicieron el video, pero el tema de la leche lo pasaron muy por encima, es cierto que la leche procesada hace daño para la salud de todos, pero parece que no nos insinuaron que debamos consumir leche natural sacada de la vaca aunque lo nombraron en un momento tal cosa. Mas en mi postura no estoy de acuerdo en que debamos consumir leche de cantina, sacada directamente de las ubres de la vaca, yo consumí esa leche y me hacía mucho daño…pero, a lo que quiero llegar, es que no puede ser posible que el consumir leche, por más natural que sea, nos de beneficios saludables. En la sección o categoría que ya dije anteriormente se demuestra.

Además, y hasta me da un poco de risa pero sin burlarme, ese dicho bíblico corresponde más a un sentido metafórico que literal. Hay un dicho que dice “dar leche a los niños y carne a los hombres”, obedece exactamente al dicho de los hebreos que citan en el video. Este, significa que dependiendo de nuestro nivel de madurez podremos asumir responsabilidades mas comprometedoras, en un principio las responsabilidades no recaen en nosotros y “bebemos leche” porque el tomar un líquido es algo sencillo, pero con el tiempo debemos asumir responsabilidades cada vez más difíciles, si así lo podemos llamar, de manera que son complicadas de masticar como cuando uno come carne, hay que masticarla para digerirla.

Por supuesto, todo esto es metafórico, jamás estaré de acuerdo en que literalmente deba darle leche a un niño (o a un hombre), solamente la materna cuando es bebé, de resto nada de leche de algún otro animal porque no está hecha para su consumo, sólo para los críos de ese animal. La carne ni al niño ni al hombre le favorece en su salud. Aunque ciertamente hay casos diferentes en donde las reglas del juego cambian, es decir, donde las mismas personas pueden, usando ciertas facultades mágicas, comer todo lo que quieran sin llegar a enfermarse, pero eso obedece más a algo espiritual que también sería interesante comprenderlo y aplicarlo.

RECUERDEN, no compren Cosas que NO necesitan, No transgenicos, no químicos, al menos por mi parte, no animales para comerlos. No os dejéis llevar por el comercio, piensa, se libre, no te dejes influenciar de lo que no conoces, solamente guíate por los que te aprecian, te aman, te quieren. La verdad sólo se halla en ti.

 

Alergias, cáncer, Sensibilidad química múltiple, fibromialgia, infertilidad, tiroides, diabetes, etc. La sociedad desarrollada en la que vivimos nos inunda cada día con todo tipo de elementos químicos tóxicos y venenosos a través del aire, agua, juguetes, cosméticos, ropa, calzado, dentífricos, colutorios, champús o la misma alimentación.

Si no cambiamos entre todos con carácter de urgencia esta aberrante sociedad en la que vivimos, nuestros hijos estarán condenados a una penosa vida envenenados y a una dolosa muerte prematura.
Vean el siguiente reportaje y no olviden, LA IGNORANCIA MATA.
¿Podemos encontrar un conejillo de Indias mejor que uno mismo? A los efectos de su último documental, “Homo Toxicus”, la directora Carole Poliquin quería participar en un juego simple y aterrador: un análisis detallado de su propia sangre. Todo lo que ha descubierto podría arruinar la vida al menos paranoico de los hipocondríacos: del bisfenol A en botellas de agua, a los parabenos en cosméticos, los falatos en el vinilo, BPDE en la electrónica … Todos los días estamos expuestos a una multitud de productos químicos que entran en nuestro cuerpo. Esta realidad alarmante es por la que se interesa Carole Poliquin. Directora del documental.
Todos los días, toneladas de productos químicos se liberan al medio ambiente, tóxicos a largo plazo para los seres vivos. La mayoría de las 100.000 moléculas desarrolladas desde la II Guerra Mundial y que están presentes en los productos que usamos a diario nunca se han testado. Algunas de ellas se han introducido en nuestros cuerpos e incluso en los fetos. Hasta 247 sustancias tóxicas se han encontrado en los recién nacidos. Junto a nuestro ADN, estamos legando nuestra carga tóxica a nuestros hijos.
Insecticidas, dioxinas, retardadores de llamas, compuestos plásticos: cada día miles de substancias tóxicas son liberadas al medio ambiente sin que conozcamos los efectos secundarios de largo plazo causados en los seres vivos, y cientos de estos componentes se infiltran y acumulan en nuestros cuerpos. Por medio de una investigación llevada a cabo con rigor y basándose en sus propios análisis de sangre, la directora explora la relación entre estas substancias y el aumento de ciertos problemas de salud como el cáncer, la hiperactividad en los niños y la infertilidad. Los resultados son inquietantes y cuestionan nuestro estilo de vida.
Con esta lista impresionante de tóxicos bajo el brazo, Carole Poliquin ha entrevistado a muchos científicos que, como ella, están preocupados por la creciente presencia de todos estos productos – incluso aquellos que están prohibidos desde hace más de 30 años, como el DDT … – Y, sobre todo, sus efectos perniciosos sobre el desarrollo humano. No hay necesidad de viajar a Bhopal, la India, o cerca de Chernobyl, Ucrania, para ver los efectos de todas estas sustancias, hoy día son comunes en el aire, vertidos en ríos o en nuestros platos de comida diaria.
Porque verás, el enemigo está en todas partes y sus conquistas son cada vez más visibles. Basta con mirar a la subida de los tipos de cáncer, alergias, trastornos por déficit de atención en niños y problemas de fertilidad en los hombres para comprender que la situación es grave, aunque no todo el mundo es capaz de ver la problemática. De hecho, Carole Poliquin está haciendo sonar la alarma sobre un fenómeno preocupante, pero también pone de relieve la negligencia de nuestros gobiernos, más o menos sujetos a los dictados de las grandes empresas, a menudo jugando a aprendiz de brujo con productos de un potencial destructivo desconocido. Y todo esto puede estallar en dos o tres generaciones…
Video: Documental HOMO TÓXICUS – (La Noche Temática en La2 de TVE)
Todos los días, toneladas de productos químicos se liberan al medio ambiente, tóxicos a largo plazo para los seres vivos. La mayoría de las 100.000 moléculas desarrolladas desde la II Guerra Mundial y que están presentes en los productos que usamos a diario nunca se han testado. Algunas de ellas se han introducido en nuestros cuerpos e incluso en los fetos. Hasta 247 sustancias tóxicas se han encontrado en los recién nacidos. Junto a nuestro ADN, estamos legando nuestra carga tóxica a nuestros hijos.

Cuando se habla de pescado se suelen enumerar un sinfín de beneficios que se asocian en la mayoría de los casos a sus propiedades nutritivas. Pero, tal y como pasa en todos los alimentos, pueden llevar consigo algún tipo de riesgo asociado a la presencia de contaminantes. El mercurio, uno de ellos, es un elemento presente en la naturaleza por causas que van desde las propias de la naturaleza a las que proceden de la contaminación industrial. Su capacidad para acumularse en alimentos, sobre todo pescado, obliga a fijar niveles seguros y actualizar las medidas de protección al consumidor.

Pez espada o atún son algunos de los pescados que más han aparecido en la lista del Sistema de Alerta Rápida para Piensos y Alimentos (RASFF, en sus siglas inglesas) durante el año 2007 por contener mercurio, un contaminante orgánico cuya presencia natural en el medioambiente y en el medio marino vulnera la seguridad del producto si se ingiere. Sin embargo, la Unión Europea admite que el consumidor comunitario no está expuesto a niveles de riesgo, aunque el pescado constituya una parte importante de su dieta. La normativa europea fija un nivel máximo permitido de mercurio en los productos pesqueros de 0,5 miligramos por kilo. En las grandes especies, como el tiburón o el pez espada, el nivel es de un miligramo por kilo. De lo que se trata es que medidas como esta consigan llegar a un equilibrio entre el riesgo y el beneficio.

Una forma tóxica

La UE apuesta por buscar nuevas soluciones de protección e insta a las autoridades nacionales a fortalecer las medidas a favor de la salud pública
En el medio acuático existen algunos microorganismos, presentes tanto en sedimentos como en el agua, que transforman el mercurio inorgánico en orgánico, lo que se conoce también como metilmercurio. Esta forma tiene una toxicidad más elevada y llega a los pescados a través de su dieta, con la ingesta de organismos del plancton. Se inicia así, con los depredadores y peces de mayor tamaño, un proceso de contaminación a través de la cadena trófica.

De la misma manera que otros contaminantes bioacumulativos, la cantidad de metilmercurio aumenta en cada etapa de la cadena alimentaria. De hecho, los peces pueden llegar a acumular mercurio a lo largo de toda su vida.

Algunos países han implantado medidas de control dirigidos específicamente a reducir la presencia de este metal en el pescado. Datos de la EFSA constatan que la mayoría de los análisis realizados en los últimos años han detectado concentraciones por debajo del nivel máximo permitido. En harinas de pescado, una de las fuentes de contaminación destinada a alimentación animal, los niveles no han excedido máximo establecido como 0,5 mg/kg. En el caso de los pescados, en cambio, el 8% de las muestras analizadas han excedido el nivel máximo de 0,1 mg/kg.

Riesgo particular

¿Pasa lo mismo con las personas? La absorción del contaminante contenido en el pescado es del 95% de lo ingerido, y se localiza sobre todo en órganos como el hígado o el riñón, aunque los mayores efectos tóxicos se producen sobre todo en el sistema nervioso. Es especialmente sensible a esta contaminación la población infantil y las mujeres embarazadas, tal y como ya admitió la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, en sus siglas inglesas) ya en 2004. Dos años más tarde, un estudio publicado en “International Journal of Obstetrics and Gynaecology” admitía que las mujeres embarazadas que comen pescado más de tres veces a la semana podrían poner en riesgo a su hijo por los altos niveles de mercurio en sangre.

Datos de los centros para el Control de las Enfermedades en EE.UU. (CDC) confirman que una de cada diez mujeres lleva una cantidad de esta sustancia suficiente para causar daños neurológicos en el feto. El Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA) fija para la ingesta máxima semana del metilmercurio en mujeres embarazadas un límite de 1,6 microgramos por kilo de peso corporal a la semana, y se sustituye el que fijaba 3,3 microgramos de metilmercurio en los alimentos por kilo de peso, que sí se mantiene para el resto de personas adultas.

El nivel de absorción gastrointestinal en personas está entre un 10% y un 30%, y se suele distribuir a los riñones y al hígado, según la EFSA.

NECESIDAD DE CONSENSO

El control de los metales pesados en productos pesqueros cuenta en España desde el pasado mes de marzo con un Protocolo de muestreo de preparación de la muestra y análisis. Esta herramienta nace de la necesidad de armonizar los criterios de análisis y de toma de muestras para contaminantes como plomo, cadmio, mercurio, estaño inorgánico, 3-MCPD y benzopireno. El objetivo es que los resultados analíticos que se obtengan sean similares y que los expertos cuenten con pautas de actuación. Una de ellas se refiere a la conservación de las muestras, que debe realizarse de manera que la composición del alimento no se vea alterada por la desecación, por pérdidas por evaporación o por deterioro microbiológico.

Según el protocolo, estas muestras pueden llegar a conservarse incluso algunos años, siempre que se haga a temperatura ambiente en estado seco, envasadas en bolsas de plástico con sistemas de cierre en lugares oscuros. En caso de congelar la muestra, no se hará más de un año. Los grupos sujetos a control se dividen en conservas y semiconservas, salazones y ahumados, pescados, crustáceos, cefalópodos, bivalvos y gasterópodos, tanto frescos como congelados. De lo que se trata es de dotar a los laboratorios que realizan análisis de metales en productos pesqueros de las herramientas necesarias para que el control sea eficaz y similar en todos y cada uno de ellos.

 

El panga es un nuevo pescado que encontramos sobre todo en forma de filetes, a precio muy barato(?), el panga es un pescado de cultura intensiva/industrial en Vietnam, más exactamente en el delta del rio Mekong y está invadiendo el mercado debido a su precio.

Esto es lo que hay que saber sobre el panga: Los pangas están infectados con elevados niveles de venenos y bacterias (arsénico de los residuos industriales , tóxicos y peligrosos subproductos del creciente sector industrial, metales contaminantes, fenoles policlorados (PCB) o DDT y sus (DDTs), clorato, compuestos relacionados (CHLs), hexaclorociloxano, isomeros (HCHs) y hexaclorobenceno (HCB) el río Mekong es uno de los ríos con mayor contaminación del planeta. No hay nada natural en los pangas. Son alimentados con peces muertos ,restos y huesos y con una harina de América del sur, la mandioca y residuos de soja y grano.

Obviamente, este tipo de alimentación no saludable, no tiene nada que ver con la alimentación en un ambiente natural. Es lo más parecido a la alimentación de las vacas locas (vacas que fueron alimentadas con vacas, se acuerdan?) la alimentación de los pangas está completamente fuera de toda reglamentación, el panga crece 4 veces más rápido que la naturaleza.

Además los pangas son inyectados con PEE, algunos cientificos descubrieron que si se inyectase a las hembras panga con las hormonas femeninas derivados del deshidratado de orina de mujeres embarazadas, la hembra panga produciría sus huevas muy rápidamente y en gran cantidad, lo que no ocurriría en ambiente natural (una panga pasa así a producir 500.000 huevas de una vez).

Básicamente son peces con hormonas inyectables (producidas por una empresa farmacéutica china) para acelerar el proceso de crecimiento y reproducción.

Al comprar pangas estamos colaborando con empresas gigantes sin escrúpulos y especuladoras que no se preocupan de la salud y el bien estar de los seres humanos. Este comercio está siendo aceptado por grandes superficies que venden al público en general, sabiendo que están vendiendo productos contaminados.

Nota: Debido a la prodigiosa cantidad de pangas disponibles, estos acabaran en otros alimentos: surimi (aquellas barritas con pasta de pescado), pescado en lata y probablemente en algunos alimentos para animales (perros y gatos).


Documento escrito por Paul Connett, PhD y otros miembros de Flouride Action Network (incluyendo a James Beck, MD, PhD, Michael Connett, JD, Hardy Limeback, DDS, PhD, David McRae y Spedding Micklem, D.Phil.) Traducido al español por el equipo Traducers Inc., Alvaro R. y Rocio C., de la agrupación chilena Verdad Ahora.

Introducción
La fluoración es la práctica de agregar compuestos de fluoruros a los suministros de agua potable, con el sabido propósito de combatir la caries dental. Los niveles implementados se encuentran en un intervalo que va desde 0,6 a 1,2 miligramos de iones de fluoruro por litro (o partes por millón, ppm). En Estados Unidos esta práctica comenzó en 1945 y fue oficialmente promocionada por su Servicio de Salud Pública (Public Health Service o PHS), en 1950. Muy pocas naciones han llegado a instaurar esta práctica en un nivel significativo. Sólo ocho naciones del mundo tienen más de un 50% del agua potable de su país artificialmente fluorada, estos son: Australia, Colombia, Irlanda, Israel, Malasia, Nueva Zelandia, Singapur, y Estados Unidos. En Europa, sólo Irlanda (con un 73% de su población fluorada), el Reino Unido (10%) y España (10%) agregan fluoruro a sus suministros de agua. En Estados Unidos, cerca de un 70% de la población ingiere agua fluorada; eso es aproximadamente 200 millones de personas y casi la mitad de toda la gente que toma agua intencionalmente fluorada en el mundo. Algunos países tienen altos niveles de flúor en el agua de manera natural. Entre ellos están India, China y algunas naciones en África. En estos lugares, se realizan medidas de extracción del flúor del agua potable debido a las consecuencias negativas que éste puede llegar a causar en el organismo humano.

La fluoración es una mala práctica medicinal
1. El fluoruro es el único químico agregado al agua potable que es utilizado para tratamientos médicos.
En Estados Unidos, la Agencia de Drogas y Alimentos (o FDA por sus siglas en inglés) clasifica el fluoruro como un fármaco cuando es utilizado para mitigar o prevenir enfermedades (FDA 2000). Como un hecho de lógica básica, el agregar fluoruro al agua para prevenir la caries (una enfermedad que no es de origen hídrica) se considera tratamiento médico. Todos los otros químicos relacionados con el tratamiento de agua son agregados para mejorar la calidad o la sanidad del agua, lo cual el fluoruro no hace.
2. La fluoración es antiética.
El “consentimiento informado” es un estándar para todo tipo de medicación y es una de las razones claves por la cual la mayor parte de Europa Occidental ha legislado en contra de la fluoración. Con la fluoración del agua potable estamos permitiendo que gobiernos le hagan a comunidades completas (obligar a que la gente tome medicación sin importar su consentimiento), lo que los doctores no pueden hacer con pacientes individuales. Incluso cuando los plebiscitos se han aplicado a las políticas de gobierno, no se toca el asunto de los derechos individuales versus la norma de las mayorías. Para decirlo de otra manera: ¿Tiene un elector el derecho de decidir que un vecino tome un medicamento, incluso si es contra la voluntad del vecino?
3. La dosis no puede ser controlada.
Al introducir el fluoruro en el agua potable, es imposible regular la dosis que ingiere cada individuo, ya que cada uno consume diferentes cantidades de agua. La habilidad de controlar la dosis del paciente es primordial. Algunas personas (ej., trabajadores, atletas, diabéticos, y individuos con enfermedades del riñón) toman mucho más agua que otras.
4. El flúor es para todos, sin importar edad, estado de salud o vulnerabilidad.
Como explica el Dr. Arvid Carlsson, ganador del Premio Nobel en medicina y fisiología en el año 2000, y además uno de los científicos que luchó en contra de la fluoración en Suecia: “La fluoración del agua potable contradice los principios básicos de la farmacoterapia, la cual está progresando de una medicación estereotipada – del tipo una tableta tres veces al día – a un tratamiento mucho más individualizado, que considera tanto la posología como la selección de los medicamentos. La integración de medicamentos al agua potable representa justamente lo contrario de una terapia individualizada” (Carlsson 1978).
5. En la actualidad, las personas consumen flúor de fuentes muy diversas, además del agua potable.
El agua fluorada no es la única manera en que las personaa están expuestas al fluoruro. Entre las otras fuentes de flúor están las comidas y bebidas procesadas con agua fluorada (Kiritsy 1996; Heilman 1999), productos dentales fluorados (Bentley 1999, Levy 1999), carne mecánicamente deshuesada (Fein 2001), el té (Levy, 1999) y residuos de pesticidas en alimentos (ej., criolita) (Stannard 1991; Burgstahler 1997). Es ampliamente reconocido que la exposición al fluoruro de fuentes no provenientes del agua ha aumentado desde que comenzó el programa de fluoración en Estados Unidos (NRC 2006).
6. El flúor no es un nutriente esencial
(Consejo Nacional de Investigación [NRC] 1993; Instituto de Medicina [IOM] 1997, NRC 2006). Jamás se ha vinculado una enfermedad a la deficiencia de fluoruro. Jamás se ha logrado demostrar que se requiere fluoruro para mantener una dentadura libre de caries. No hay ninguna función vital que haya demostrado requerir consumo de flúor. Por el contrario, hay extensa evidencia de que el fluoruro puede interferir con numerosas funciones vitales. El fluoruro interfiere con numerosas enzimas (Waldbott 1978). En combinación con el aluminio, el fluoruro interfiere con las proteínas G (Bigay 1985, 1987). Este tipo de interacción otorga, a complejos proteicos de fluoruro y aluminio, el potencial de interferir con índices de crecimiento, hormonas, y neurotransmisores (Strunecka & Patocka 1999; Li 2003). Más y más estudios están mostrando que el flúor puede interferir significativamente con la bioquímica del organismo (Barbier 2010).
7. Los niveles de fluoruro en la leche materna son muy bajos.
Tomando en consideración el punto anterior, tal vez no sea sorprendente que el nivel de fluoruro en la leche materna sea considerablemente bajo (0.04 ppm, NRC 2006). Esto significa que un bebé alimentado con biberón que consume agua fluorada (0.6-1.2 ppm) puede llegar a consumir hasta 300 veces más flúor que un bebe amamantado. No hay beneficios (ver razones #11-19), solo riesgos (ver razones #21-36), como para que bebés ingieran estos altos niveles de fluoruro a una temprana edad (una etapa donde la susceptibilidad a toxinas medioambientales es particularmente alta).
8. El flúor se acumula en el organismo.
Los adultos saludables excretan por los riñones cerca del 50% al 60% del flúor que consumen diariamente (Marier & Rose 1971). El resto se acumula en el organismo, principalmente en tejidos calcificados como los huesos, y la glándula pineal (Luke 1997, 2001). Bebés y niños excretan menos fluoruro mediante sus riñones y retienen un 80% del fluoruro ingerido en sus huesos (Ekstrand 1994). La concentración de flúor en los huesos aumenta continuamente durante el curso de la vida (NRC 2006).
9. En los países con fluoración no existen agencias de salud monitoreando la exposición o los efectos colaterales del flúor.
No hay un registro continuo de niveles de fluoruro en; orina, sangre, huesos, cabello, o uñas de la población, y tampoco de grupos delicados en particular (ej., individuos con enfermedad renal).
10. Nunca se ha realizado una prueba clínica aleatoria para demostrar la efectividad o seguridad del flúor.
A pesar de que el fluoruro ha sido aplicado a suministros de agua potable por sobre 60 años, “no se han realizado pruebas aleatorias de agua fluorada” (Cheng 2007). Los estudios aleatorios son el método estándar para determinar la seguridad y efectividad de cualquier tratamiento médico potencialmente beneficioso. En el 2000, la Revista York del Gobierno Británico, no le pudo otorgar la clasificación de grado “A” a ningún ensayo de fluoración, tras 50 años de investigaciones (Mcdaonagh 2000). La Agencia de Drogas y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés) estadounidense continua clasificando el flúor como una “droga nueva sin aprobar”.
Digerir flúor presenta pocos o ningún beneficio
11. Los beneficios provienen de la aplicación tópica, no sistémica.
El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC. 1999, 2001) ha reconocido que el mecanismo de beneficios del flúor es principalmente tópico y no sistémico. Por ende, no existe ninguna necesidad de digerir el fluoruro para proteger a la dentadura. Ya que los supuestos beneficios son a causa de la aplicación tópica y los riesgos provienen del consumo sistémico, sería mucho más razonable aplicar el fluoruro mediante la pasta dental. Además, ya que digerir fluoruro es innecesario y potencialmente peligroso, no hay justificación para forzar a que la gente (en contra de su voluntad) ingiera flúor a través del suministro de agua potable.

12. La fluoración es innecesaria.
La mayoría de las naciones occidentales industrializadas han rechazado la fluoración, pero sin embargo han demostrado las mismas bajas en los índices de caries dentales que países con fluoración. (Ver datos de Organización Mundial de la Salud presentada gráficamente en la figura 1).
razones para oponerse a la fluoración del agua
13. El rol de la fluoración en la disminución de caries está bajo intensa crítica.
La encuesta más grande que se ha realizado en Estados Unidos (sobre 39.000 niños de 84 comunidades) por el Instituto Nacional de Investigación Dental (NDIR por sus siglas en inglés) demostró una diferencia leve en la incidencia de caries entre niños en comunidades fluoradas y no fluoradas.
(Hileman 1989). Según investigadores del instituto, el estudio halló una diferencia promedio de sólo 0,6 en los índices de superficies dentales cariadas, faltantes o arregladas (o DMFS por sus siglas en ingles) en la dentadura definitiva de niños entre la edad de 5 a 17, que habían habitado en un área fluorada o en un área no fluorada toda su vida (Brunelle & Carlos, 1990). La diferencia es menos de una superficie dental, y menos de 1% de las más de 100 superficies dentales que se encuentran dentro de la boca de un niño. Incluso, encuestas importantes en tres estados australianos han encontrado menores beneficios, indicando disminución de niveles de caries ubicados entre 0 y 0,3% de una superficie de dentadura definitiva (Spencer 1996). Ninguno de estos estudios ha tomado en cuenta la posibilidad de un retraso en la erupción dentaria a causa del flúor, de la cual sí existe evidencia (Komarek 2005). Un retraso de un año en la erupción de los dientes permanentes podría anular el leve beneficio que se ha registrado en los estudios recientes.
14. Un estudio financiado por el Instituto Nacional de Investigación Dental (NIH) sobre la ingestión de fluoruro individual y caries no logró demostrar una correlación significativa.
Un estudio multimillonario del Instituto Nacional de Investigación Dental estadounidense (Warren 2009) no encontró relación entre la caries dental y la cantidad de fluoruro ingerido por niños. Esta es la primera vez que se ha investigado las caries dentales como una función de exposición individual en vez que desde la mera residencia en una comunidad fluorada.
15. Los índices de caries dentales son altos en comunidades de bajos recursos, las cuales han sido fluoradas por años.
A pesar de declaraciones que afirman lo contrario, la fluoración del agua potable no ha logrado prevenir la crisis en la salud bucal que resulta de la pobreza extrema, nutrición inadecuada y la falta de acceso a atención dental. Hay numerosos informes sobre la severa crisis dental en barrios de bajos recursos en ciudades estadounidenses que han sido fluoradas por más de 20 años (Ej., Boston, Cincinnati, la ciudad de Nueva York, y Pittsburgh). Además, reiteradamente, la fluoración ha mostrado ser inefectiva en cuanto a la prevención de los problemas de salud oral más preocupantes que amenazan a niños pobres, primordialmente las “caries de biberón”, también conocidas como caries de infancia temprana (Barnes 1992; Shiboski 2003).
16. Los índices de caries no se incrementan al detener la fluoración.
Tras la descontinuación de la fluoración en comunidades como Canadá, la ex Alemania Oriental, Cuba y Finlandia, los índices de caries dentales no han aumentado, más bien, por lo general, han continuado disminuyendo. (Maupomé 2001; Kunzel & Fischer, 1997, 2000; Kunzel 2000; Seppa 2000).
17. Los índices de caries dentales ya estaban disminuyendo antes de que se implementara la fluoración.
Investigaciones recientes (ej., Diesendorf 1986; Colquhuon 1997) muestran que las cifras de caries estaban disminuyendo antes de que la fluoración hubiese sido implementada en Australia y Nueva Zelandia, y además muestran que los índices han seguido disminuyendo, sobrepasando las expectativas de beneficios (Ver figura 2). Muchos otros factores influyen en las caries dentales.
razones para oponerse a la fluoración del agua
Figura 2. Número de dientes cariados en niños de 5 años en Nueva Zelandia desde el año 1930 hasta 1990.
18. Los estudios que impulsaron la implementación de la fluoración estaban metodológicamente viciados.
Los ensayos iniciales que ayudaron a impulsar la implementación de la fluoración realizados entre 1945 y 1955 en Norte América, han sido duramente criticados debido a su pobre metodología y pobre elección de comunidades de control (De Stefano 1954; Sutton 1959, 1960, 1996; Ziegelbecker 1970). Según el Dr. Hubert Arnold, un estadístico de la Universidad de California en Davis, los ensayos iniciales “están especialmente plagados de falacias, diseño inadecuado, uso inválido de métodos estadísticos, omisiones de evidencia contradictoria, y repletos de simple torpeza y necedad.” También se ha cuestionado severamente el famoso estudio de 21 ciudades de Trendley Dean (El padre de la fluoración) del año 1942 (Ziegelbecker 1981).
Los niños están siendo sobre-expuestos al fluoruro
19. Los niños están siendo sobre-expuestos al fluoruro.
El programa de fluoración ha fallado ampliamente en cumplir con uno de sus objetivos clave, lograr reducir los índices de caries dentales y a la vez lograr disminuir la ocurrencia de la fluorosis dental (una decoloración del esmalte dentario causado por ingestión excesiva del flúor.) La meta de los primeros proponentes de la fluoración del agua potable era limitar la fluorosis dental (en su faceta leve) a un 10% de los niños (NRC 1993, pg 6-7). Sin embargo, en el 2010, el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) informó que un 41% de todos los adolescentes estadounidenses padecían de fluorosis dental; de eso, un 8.6% tenía fluorosis regular y un 3.6% tenía fluorosis severa o moderada (Beltra-Aguilar 2010). Ya que la cifra de 41% de prevalencia es un promedio nacional e incluye a niños que viven en áreas fluoradas y no fluoradas, la tasa de fluorosis obviamente será mucho más alta en áreas fluoradas. El estudio comisionado por el gobierno británico llamado York Review, estimó que, a nivel mundial, un 48% de los niños en áreas fluoradas padecían de fluorosis dental en cualquiera de sus etapas, con 12,5% padeciendo de una fluorosis con problemas de estética (McDonagh, 2000).
20. Los bebés alimentados con biberón están recibiendo las dosis de fluoruro más altas.
Debido a su necesidad de consumir alimentos mediante la forma líquida, los bebés alimentados con fórmula tienen la exposición más alta, por peso, de la población. Debido a que se ha encontrado que la exposición a fluoruro a temprana edad es uno de los factores de riesgo para la aparición de la fluorosis dental en el transcurso de la vida (Marshall 2004; Hong 2006; Levy 2010), numerosos investigadores dentales han recomendado a los padres de recién nacidos, no usar agua fluorada en la preparación de la fórmula (Ekstrand 1996; Pendrys 1998; Fomon 2000; Brothwell 2003; Marshall 2004).
Incluso la Asociación Dental Americana, la institución más ferviente en proponer la fluoración, el 6 de noviembre de 2006, envió un alerta por correo electrónico, haciendo un llamado a sus miembros a que advirtieran a los padres que la fórmula de bebes debía ser elaborada con “poca o sin agua fluorada”. Desafortunadamente, la Asociación ha hecho muy pocos esfuerzos en cuanto a difundir esta información a los padres. Como resultado, muchos padres siguen sin realmente saber el peligro de la exposición al agua fluorada a temprana edad.
Evidencia de daño a otros tejidos
21. La fluorosis dental puede indicar la presencia de daño sistémico mucho más extenso.
Se han sugerido muchos mecanismos bioquímicos posibles que estarían a la base del desarrollo de la fluorosis dental y que son difíciles de comprender para un lector no especializado (Matsuo 1998; Den Besten 1999; Sharma 2008; Duan 2011). Aunque los defensores de la fluoración se contentan minimizando la fluorosis dental (en su etapa más ligera) como si fuese una mera complicación cosmética, resulta apresurado asumir que el flúor no está impactando otros tejidos en desarrollo, cuando está claramente dañando los dientes por algún tipo de mecanismo bioquímico (Groth 1973; Colquhon 1997). Más allá de que la ingesta del flúor puede causar la fluorosis dental durante el período anterior al de la erupción de los dientes permanentes (6-8 anos), otros tejidos están potencialmente susceptibles a daño en el curso de toda la vida. Por ejemplo, en áreas de altos niveles naturales de flúor el primer indicador de daño en niños es la fluorosis dental. En estas mismas comunidades, mucha gente mayor desarrolla fluorosis esquelética.
22. El flúor podría llegar a dañar el cerebro.
Según el Consejo Nacional de Investigaciones de Estados Unidos (NRC por sus siglas en inglés, 2006), “es evidente que los fluoruros tienen la habilidad de interferir con las funciones del cerebro.” En una revisión de los hallazgos comisionada por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA por sus siglas en inglés), se ha agregado el flúor a un listado de los 100 químicos de los cuales existe “evidencia sustancial de un desarrollo de neurotoxicidad.” Experimentos en animales han mostrado que el fluoruro se acumula en el cerebro y altera el estado mental de una manera que asemeja a la de agentes neurotóxicos (Mullenix 1995). En total, en la actualidad, existen más de 100 estudios con animales que muestran que el fluoruro puede dañar el cerebro y tener consecuencias en el aprendizaje y comportamiento. Según los defensores de la fluoración, estos estudios son poco relevantes debido a las altas dosis utilizadas. Sin embargo, es importante destacar que en ratas, el fluoruro se demora entre 5 y 20 veces más en alcanzar los mismos niveles plasmáticos que se alcanzan en los humanos. (Sawan 2010). De hecho, hay un estudio animal que encontró efectos con dosis extraordinariamente bajas (Varner 1998). En este estudio, las ratas fueron alimentadas con 1 ppm de fluoruro en su agua a lo largo de un año (La misma cantidad aplicada en programas de fluoración), utilizando o fluoruro sódico o monofluoruro de aluminio; obtuvieron cambios morfológicos en los riñones y el cerebro, un aumento en la concentración de aluminio en el cerebro y la formación de depósitos de Beta-amiloide, los cuales están asociados a la Enfermedad de Alzhéimer. Otros estudios en animales han encontrado efectos en el cerebro con bajos niveles de flúor, de 5 ppm en el agua (Liu 2010). (Para un listado completo de estos estudios).
23. El flúor puede reducir el coeficiente intelectual.
Hasta ahora existen 24 estudios provenientes de China, Irán, India y México que han reportado una asociación entre la exposición al fluoruro y la reducción del coeficiente intelectual. Uno de estos estudios (Lin Fa-Fu 1991) indica que sólo niveles moderados de exposición al fluoruro (Ej., 0,9 ppm en el agua) pueden exacerbar los defectos neurológicos de la deficiencia de yodo. No habiendo deficiencia de yodo, otro equipo de investigación (Xiang 2003 a,b) estimó que el fluoruro podría reducir el coeficiente intelectual a 1,9 ppm, mientras que un reciente estudio preliminar, (Ding 2011) encontró una reducción en el CI, en niños que tomaban agua con niveles entre 0,3 y 3 ppm. Los autores de este último estudio reportaron que por cada incremento de 1 ppm de fluoruro en la orina se observaba una reducción de 0,59 puntos de CI. Ninguno de estos estudios indicó un margen de seguridad adecuado para proteger de este efecto a todos los niños que toman agua artificialmente fluorada. Al referirse al respecto el Consejo Nacional de Investigaciones de Estados Unidos (2006) señalo que, “la consistencia de los resultados (en los estudios de fluoruro / CI) parece ser lo suficientemente significativa como para continuar con investigaciones adicionales con respecto a los efectos del fluoruro en la inteligencia”. A excepción de un estudio pequeño sobre coeficiente intelectual al principio de la fluoración en Nueva Zelandia (Shannon et al., 1986) ningún país fluorado ha investigado el tema por sí mismo.
24. El flúor podría causar efectos neurotóxicos no relacionados con el CI.
La disminución del CI no es el único efecto neurotóxico que puede resultar de la exposición al fluoruro. Al menos tres estudios en humanos han mostrado una asociación entre la exposición al fluoruro y deficiencia en la organización viso-espacial (Calderon 2000; Li 2004; Rocha-Amador 2009); Mientras que otros tres estudios, han encontrado una asociación entre la exposición prenatal al fluoruro y daño cerebral fetal (Han 1989; Du 1992; Yu 1996).
25. El flúor afecta la glándula pineal.
Estudios de Jennifer Luke (2001) muestran que el flúor se acumula en la glándula pineal humana a niveles muy altos. Además, en su tesis de doctorado, Luke ha mostrado con animales, que el flúor disminuye la producción de melatonina y que lleva a un comienzo de pubertad más temprano (Luke 1997). Consistente con los hallazgos de Luke uno de los primeros ensayos de fluoración en Estados Unidos (Schlesinger 1956) mostró que en promedio las niñas en una comunidad fluorada alcanzaban la menstruación unos 5 meses antes que las niñas en comunidades no-fluoradas.
Inexplicadamente, ningún país fluorado ha intentado duplicar los hallazgos de Luke o de Schlesinger, ni siquiera se ha intentado examinar el tema más a fondo.
26. El flúor afecta la función de la tiroides.
Según el Consejo Nacional de Investigaciones de Estados Unidos (2006), “Numerosas cifras indican un efecto en la función tiroidea por la exposición al fluoruro.” En Ucrania, Bachinskii (1985), encontró una disminución de función en la tiroides entre personas saludables, a un nivel de 2,3 ppm en el agua. A mediados del siglo XX, el fluoruro fue prescrito por numerosos doctores europeos con el propósito de reducir la actividad de la glándula tiroides en pacientes que padecían de hipertiroidismo (tiroides hiperactivo) (Stecher 1960; Waldbot 1978). Según un ensayo clínico realizado por Galletti y Joyet (1958), la función de la tiroides en pacientes con hipertiroidismo se redujo efectivamente con solo 2,3 a 4,5 mg. del ion fluoruro por día. Para lograr tener una perspectiva más clara sobre este hallazgo considere lo siguiente, el Departamento de Salud y Servicios Humanos (DHHS por sus siglas en inglés, 1991) ha estimado que la exposición de fluoruro total en comunidades fluoradas está entre 1,6 a 6,6 mg. por día. Esto es un hecho formidable, particularmente considerando la prevalencia y lo drástico que es el problema del hipotiroidismo (tiroides menos activa) en Estados Unidos y en otras naciones fluoradas. Síntomas de hipotiroidismo incluyen depresión, fatiga, aumento de peso, dolores musculares y de huesos, aumento en niveles de colesterol y enfermedades cardiacas. En el 2010, la segunda droga mas prescrita del año fue Synthroid (levotiroxina sódica) la cual es una droga que reemplaza hormonas usada para tratar una tiroides menos activa.
27. El flúor causa síntomas artríticos.
Algunos de los síntomas del comienzo de la fluorosis esquelética (una enfermedad a los huesos y a las articulaciones que afecta a millones de personas en India, China y África), se asemejan a los síntomas de la artritis (Singh 1963; Franke 1975; Teotia 1976; Carnow 1981; Czerwinski 1988; DHHS 1991). Según un informe sobre la fluoración publicado en la revista Chemical & Engineering News, “Debido a que algunos de los síntomas clínicos se asemejan a la artritis, las primeras dos fases clínicas de la fluorosis esquelética, podrían ser fácilmente mal diagnosticadas” (Hileman 1988). Pocos, quizás ningún estudio se ha realizado para determinar el alcance de estos diagnósticos erróneos y si la alta prevalencia de artritis en Estados Unidos (1 de cada 3 estadounidenses padece de algún tipo de artritis – CDC, 2002) y otros países fluorados está relacionada a la creciente exposición al fluoruro, lo cual es muy plausible. Incluso cuando individuos en Estados Unidos padecen de avanzados tipos de fluorosis esquelética (debido a un alto consumo de té), han pasado años de diagnosis erróneas hasta que por fin los médicos han diagnosticado correctamente la condición como fluorosis.
28. El flúor daña los huesos.
Uno de los primeros estudios de fluoración (Newburgh-Kingston 1945-55) encontró el doble de defectos en el hueso cortical en niños de una comunidad fluorada (Schlesinger 1956). El hueso cortical es el tejido externo del hueso, que es vital en la protección en contra de fracturas.
Mientras que no se le tomó importancia en ese momento a este hallazgo con respeto a las fracturas de huesos, sí surgieron interrogantes en cuanto a un posible vínculo con el osteosarcoma (Caffey 1995; NAS, 1977). En el 2001, Alarcon-Herrera y sus colegas de trabajo, reportaron una correlación directa entre la severidad de la fluorosis dental y la frecuencia de fracturas de huesos tanto en niños como en adultos en un área excesivamente fluorada de México.
29. El flúor puede incrementar fracturas de caderas en personas de tercera edad.
Cuando altas dosis de fluoruro (en promedio 26 mg. por día) se utilizaron en ensayos para tratar a pacientes con osteoporosis buscando endurecer los huesos y de reducir la tasa de fracturas, en realidad resultó un mayor número de fracturas, y particularmente fracturas de la cadera (Inkovaara 1975; Gerster 1983; Dambacher 1986; O’Duffy 1986; Hedlund 1989; Bayley 1990; Gutteridge 1990. 2002; Orcel 1990; Riggs 1990 and Schnitzler 1990).
Las fracturas de cadera son un problema muy serio en la vejez, muchas veces resultando en una pérdida de independencia o en una vida más corta. Se han publicado más de una docena de estudios desde 1990 que han investigado una posible relación entre fracturas de caderas y la ingestión a largo plazo de agua artificialmente fluorada o agua con altos niveles de flúor natural. Los resultados han sido mixtos, algunos han encontrado asociación y otros no lo han hecho. Incluso, algunos han afirmado un efecto preventivo. Un estudio de gran importancia en China, el cual examinó fracturas de caderas en seis pueblos, encontró algo que pareciera ser un aumento en la fracturas de caderas relacionado con la dosis, al aumentar la concentración de fluoruro desde 1 ppm hasta 8 ppm (Li 2001) dejando mucho que desear para aquellos individuos que toman agua fluorada en exceso. Consecuentemente, en el único estudio epidemiológico en humanos que calculó la fortaleza de los huesos en cuanto a la concentración de fluoruro, investigadores de la Universidad de Toronto encontraron que (al igual que en estudios en animales) la fortaleza de los huesos disminuyó con el incremento en la concentración de fluoruro (Chachra 2010). Finalmente, un estudio reciente de Iowa (Levy 2009), publicó datos sugiriendo que la exposición incluso a un bajo nivel de fluoruro puede tener un efecto perjudicial en la densidad del hueso cortical en niñas (un efecto que ha sido reiteradamente ilustrado en ensayos clínicos y el cual ha sido expuesto como un mecanismo vital por el cual el fluoruro podría incrementar las tasas de fracturas de huesos).
30. Personas con insuficiencia renal están particularmente vulnerables a daños de huesos.
Debido a su inhabilidad de excretar fluoruro eficientemente, las personas con enfermedad renal están propensas a acumular altos niveles de fluoruro en sus huesos y sangre. Como resultado de esta alta carga de fluoruro en el cuerpo, pacientes con enfermedades renales están en alto riesgo de desarrollar fluorosis esquelética. En uno de los pocos estudios estadounidenses que investigó el asunto, se documentó fluorosis aguda o invalidante en pacientes con enfermedades renales severas que tomaban agua fluorada con solo 1,7 ppm (Johnson 1979). Dado que se ha detectado la existencia de fluorosis esquelética severa en pacientes de enfermedades renales en pequeños estudios de caso, es muy probable que estudios sistemáticos pudieran detectar la ocurrencia de fluorosis esquelética a niveles de fluoruro aun más bajos.
31. El fluoruro puede causar cáncer a los huesos (osteosarcoma).
Un estudio en animales, patrocinado por el gobierno estadounidense, encontró un aumento de cáncer de huesos (osteosarcoma), dependiente de la dosis, en ratas macho alimentadas con flúor (NTP 1990). Tras la publicación de los resultados de este estudio, el Instituto Nacional de Cáncer (NCI por sus siglas en ingles) realizó un informe sobre los datos nacionales de cáncer en Estados Unidos y encontró tasas considerablemente más altas de osteosarcoma (cáncer de los huesos) entre varones jóvenes de áreas fluoradas versus áreas no fluoradas (Hoover er al 1991a). Si bien el Instituto Nacional de Cáncer concluyó (estimando que existía una falta de estadísticas contundentes) que la fluoración no era la causa (Hoover et al 1991b), nunca se ofreció una explicación acerca de la tasa más alta en las áreas fluoradas. Un estudio más pequeño de Nueva Jersey (Cohn 1992) encontró tasas de osteosarcoma hasta seis veces más altas entre varones que residían en áreas fluoradas versus áreas no fluoradas. Otros estudios epidemiológicos, de variable tamaño y calidad, han fracasado en demostrar esta relación (un sumario de éstos puede ser encontrado en, Bassin 2001 y Connet & Neurath, 2005). Hay tres razones de por qué la conexión entre el fluoruro y la osteosarcoma es plausible: Primero, el fluoruro se acumula en los huesos a niveles altos. Segundo, el fluoruro estimula el crecimiento de los huesos. Y tercero, el fluoruro puede interferir con el sistema genético de las células óseas de diversas maneras; se ha mostrado que es mutagénico, que causa daño a los cromosomas y que interfiere con los enzimas encargados de reparar el ADN en células y en tejidos (Tsutsui 1984; Caspary 1987; Kishi 1993; Mihashi 1996; Zhang 2009). Además de estudios celulares y de tejidos, también se ha reportado una correlación entre exposición al fluoruro y daño a las cromosomas en humanos (Sheth 1994; Wu 1995; Meng 1997; Joseph 2000).
32. Los que proponen la fluoración no han logrado refutar el estudio de osteosarcoma de Bassin.
En el 2001, la dentista Elise Bassin, logró defender exitosamente su tesis doctoral en Harvard, en la cual encontró que jóvenes tenían de cinco a siete veces más probabilidad de sufrir de osteosarcoma a los 20 años de edad si habían tomado agua fluorada durante un período de crecimiento crítico de la infancia media (entre los 6 y 8 años). El estudio fue publicado en 2006 (Bassin 2006) pero fue extensamente descartado por las naciones fluoradas debido a que su profesor de tesis Chester Douglas (un defensor de la fluoración y asesor de Colgate) prometió un estudio más grande, señalando que éste desacreditaría su tesis (Douglass and Joshipura, 2006) Ahora, tras cinco años de espera el estudio de Douglass por fin ha sido publicado (Kim 2011) sin embargo, no logra refutar de ninguna manera los hallazgos de Bassin. El estudio, que utiliza mucho menos controles que el análisis Bassin, ni siquiera intentó abordar la ventana de edad de riesgo que Bassin identificó. Es más, bajo la propia admisión de los autores, el estudio no estaba capacitado para evaluar el riesgo de osteosarcoma entre niños o adolescentes (la porción de la población en cuestión).
33. El fluoruro puede causar problemas reproductivos.
El fluoruro suministrado a animales en dosis altas, tiene efectos devastadores en el sistema reproductivo masculino, daña la esperma y aumenta la incidencia de infertilidad en numerosas especies diferentes (Kour 1980; Chinoy 1989; Chinoy 1991; Susheela 1991; Chinoy 1994; Kumar 1994; Narayana 1994a,b; Zhao 1995; Elbetieha 2000; Ghosh 2002; Zakrzewska 2002). Además, un estudio epidemiológico estadounidense encontró un aumento de infertilidad en parejas que residían en áreas con 3 ppm o más en el agua potable (Freni 1994), en dos estudios se ha encontrado una reducción de testosterona circulante en hombres que residen en áreas de altos niveles de fluoruro (Susheela 1996; Barot 1998), incluso, un estudio en trabajadores expuestos a fluoruros registró un “efecto reproductivo subclínico” (Ortiz-Perez 2003). Aunque estudios en animales realizados por investigadores de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en ingles) no han logrado encontrar evidencias de toxicidad reproductiva en ratas expuestas a fluoruro (Sprando 1996, 1997,1998), el Consejo Nacional de Investigaciones de Estados Unidos (2006), ha declarado que, “la relación entre el fluoruro y fertilidad requiere más investigación”.
34. Algunos individuos son altamente sensibles a bajos niveles de fluoruro según se ha documentado en estudios de caso y en ensayos doble ciego
(Shea 1967; Waldbott 1978; Moolenburgh 1987). En un estudio, que duró trece años, Feltman y Kosel (1961) mostaron que cerca del 1% de pacientes que recibieron 1 mg. de fluoruro al día desarrollaron reacciones negativas. Numerosos individuos han reportado efectos negativos de síntomas tales como fatiga, dolor de cabeza, sarpullidos y problemas de estómago y gastrointestinales, los cuales desaparecen al evitar el fluoruro en el agua potable y en su dieta. Frecuentemente, los síntomas han reaparecido al exponerse de nuevo involuntariamente al fluoruro (Spittle, 2008). Ningún gobierno de los que tienen agua potable fluorada ha realizado estudios científicos para investigar más allá estas declaraciones anecdóticas. Sin gobiernos que tengan la disposición para investigar estos hallazgos científicamente, ¿Es legítimo que nosotros como sociedad estemos forzando a que estas personas ingirieran fluoruro?
35. Otras secciones de la población son más vulnerables a la toxicidad del flúor.
Además de individuos padeciendo de función renal deficiente, analizada en la razón #30, otras subdivisiones de la población son más vulnerables a los efectos tóxicos del fluoruro. Según la Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades (ATSDR por sus siglas en ingles, 1993) estas incluyen: bebés, ancianos y diabéticos. Entre los susceptibles también están aquellos que padecen de malnutrición (Ej., calcio, magnesio, vitamina C, vitamina D y deficiencias de yodo) y personas con dietas bajas en proteínas. (Vea: Massler & Schour 1952; Marier & Rose 1977; Lin Fa-Fu 1991; Chen 1997; Teotia 1998).
No hay un margen de seguridad
36. No hay margen de seguridad para diversos efectos a la salud.
Nadie puede negar que altos niveles de fluoruro natural dañan la salud. Millones de personas en India y China han tenido su salud comprometida por el fluoruro. El argumento realmente es si acaso existe o no, un margen de seguridad adecuado entre las dosis que han mostrado ser dañinas en estudios publicados y la dosis total que reciben las personas consumiendo cantidades incontroladas de agua fluorada y de otras fuentes. Este margen de seguridad debe tomar en cuenta al gran espectro de sensibilidades individuales que se pueden esperar en una gran población (un factor de 10 es típicamente aplicado al límite inferior que causa daño). Se requiere otro factor de seguridad para tomar en cuenta el gran espectro de dosis a las que se les expone a cada individuo. Claramente no existe un margen de seguridad para la fluorosis dental (CDC, 2010) y basándose en los siguientes estudios en ninguna parte se han acercado a establecer un margen de seguridad con respeto a la disminución del CI (Xiang 2003a,b; Ding 2011); función de la tiroides reducida (Galletti & Joyet 1958; Bachinskii 1985; Lin 1991); fracturas de huesos en niños (Alarcon-Herrera 2001) o fracturas de cadera en personas de tercera edad (Kurttio 1999; Li 2001). Todos estos efectos dañinos se tratan en el informe del 2006 del NRC.
Justicia medioambiental

37. Familias de bajos ingresos son castigadas por la fluoración.
Las personas más susceptibles a la malnutrición y por ende las más vulnerables a los efectos tóxicos del fluoruro, son los pobres, quienes desafortunadamente, justamente son el grupo que está bajo la mira con nuevos programas de fluoración. Al estar bajo alto riesgo, las familias pobres no tienen los recursos para evitar el fluoruro una vez que es agregado al agua potable. No se ofrece ni un apoyo financiero a estas familias para ayudarlas obtener otras fuentes de agua potable alternativas, ni para ayudar a pagar los costos de tratamientos de fluorosis dental.
38. Niños afroamericanos e hispanos son más vulnerables a la toxicidad del flúor.
Según el informe nacional de fluorosis dental del CDC, niños afroamericanos y mexicano-estadounidenses tienen incidencias mucho más altas de fluorosis dental que niños caucasianos (Beltran-Aguilar 2005, Tabla 23). El reconocimiento de que niños de minorías parecieran ser más susceptibles a los efectos tóxicos del fluoruro, combinado con el hecho de que familias de bajo ingresos tienen menos posibilidad de evitar el agua fluorada, ha motivado a líderes prominentes del movimiento de justicia ambiental a oponerse a la fluoración obligatoria en el estado de Georgia. En una declaración emitida en mayo de 2011 el Reverendo Andrew Young, un colega de Martin Luther King Jr., y un ex alcalde de Atlanta y Ex Embajador estadounidense de las Naciones Unidas, declaró:
“Estoy sumamente preocupado por la gente pobre que tiene bebés, si no tienen los recursos para comprar agua no fluorada para la fórmula de sus bebés, ¿entonces sus bebés no importan? Por supuesto que sí. Este es un asunto de imparcialidad, derechos civiles y compasión. Debemos encontrar maneras más eficientes para prevenir caries, tal vez ayudando a aquellos que corren más riesgo con más acceso a los servicios de dentista… Mi padre era un dentista. Yo creía en los beneficios de la fluoración del agua potable en cuanto a la prevención de caries. Pero muchas técnicas que ejercitábamos hace 50 o más años ya no las usamos, debido a que hemos aprehendido nueva información que logra cambiar nuestras prácticas y políticas. Este es el caso con la fluoración.”
39. A las minorías no se les ha informado acerca de sus vulnerabilidades al flúor.
Los Centros para Control de Enfermedades no han advertido a niños afroamericanos ni a niños mexicano-estadounidenses que ellos tienen mayores tasas de fluorosis dental que niños caucasianos (vea #38). Esta vulnerabilidad adicional podría extenderse a otros efectos tóxicos del fluoruro. Los Afroamericanos tienen mayores tasas de intolerancia a la lactosa, problemas renales y diabetes, todas las cuales podrían exacerbar la toxicidad del fluoruro.
40. Las caries dentales reflejan bajos ingresos. no baja ingestión de flúor.
Ya que las caries dentales son más prevalentes en comunidades marginadas, deberíamos intensificar nuestros esfuerzas para aumentar el cuidado dental de las familias de bajos ingresos. Los niveles más altos de caries dentales, hoy en día, pueden ser encontrados en áreas de bajos ingresos que han sido fluoradas por muchos años. La verdadera “crisis de salud bucal” que existe hoy en día en Estado Unidos, no se debe a la falta de fluoruro sino a la pobreza y a la falta de previsión dental. El Cirujano General de Estados Unidos ha estimado que un 80% de los dentistas en Estados Unidos no trata a niños bajo Medicaid.
Los químicos sin estudios utilizados en programas de fluoración
41.Los químicos utilizados en la fluoración del agua potable no son de grado farmacéutico.
En vez de esto, la gran mayoría proviene de los sistemas de limpieza en la industria de fertilizantes de fosfato. Estos químicos (90% de los cuales son fluorosilicato de sodio y ácido fluorosilícico), están clasificados como deshechos contaminantes peligrosos con diversas impurezas.
Evaluaciones recientes de la Fundación Nacional de Saneamiento, sugieren que los niveles de arsénico en estos fluoruros de silicio son relativamente altos (hasta 1.6 ppb después de disolución en el agua pública) y que presentan riesgos potenciales (NSF 2000 y Wang 2000). El arsénico es un renombrado carcinógeno humano, del cual no existe un nivel seguro. Este contaminante solo podría estar aumentando la incidencia de cáncer, innecesariamente.
42. No se ha experimentado comprehensivamente los fluoruros de silicio.
El químico típicamente examinado en estudios animales es el fluoruro de sodio de grado farmacéutico, y no ácido fluorosilícico de grado industrial. Los que proponen de la fluoración, afirman que una vez que los fluoruros de silicio han sido diluidos en el tratamiento de agua pública son completamente disociados en iones de fluoruro libres y de silicio hidrogenado; y por ende, no hay necesidad de examinar la toxicología de estos compuestos. Sin embargo, aunque un estudio de la Universidad de Michigan (Finney et al , 2006) demostró una completa disociación en el pH neutro, en condiciones acídas (pH 3) hubo un complejo estable que contenía cinco iones de fluoruro. Así, surge la posibilidad de que tales complejos puedan ser regenerados en el estómago donde el pH esta entre 1 y 2.
43. Los fluoruros de silicio han aumentado la cantidad de plomo en la sangre de niños.
Estudios por Master y Coplan (1999, 2000, 2007) muestran una asociación entre el uso de ácido fluorosilícico (y su sal sódica) para la fluoración del agua y un aumento en la cantidad de plomo en la sangre de niños. Debido a la habilidad reconocida del plomo, de poder dañar un cerebro en desarrollo, esto es un hallazgo muy importante. Sin embargo, esto es en gran parte ignorado en los países fluorados. Esta asociación, recibió un fuerte respaldo bioquímico de un estudio en animales hecho por Swan et. Al (2010), el cual encontró que, en ratas, la exposición a una combinación de acido fluorosilícico y plomo, en el agua que tomaban, incrementaba el nivel de plomo en la sangre, tres veces más que con la sola exposición a plomo.
44. El flúor puede lograr desgajar trozos de plomo de tubos, cañerias de cobre y de juntas soldadas.
Un estudio (Maas et al 2007) ha mostrado que los compuestos de la fluoración en combinación con los compuestos de la cloración, tales como la cloramina, aumentan la extracción de plomo de cañerías de latón y cobre utilizadas en alcantarillados. Aunque los que proponen la fluoración puedan argumentar sobre los efectos neurotóxicos de bajos niveles de fluoruro este no es el caso en cuanto al plomo, el cual a bajos niveles disminuye el CI en niños.
La continua promoción de la fluoración es anticientífica
45. No se han realizado los estudios primordiales.
En la versión de enero de 2008 de la revista Scientific American, se cita en parte lo que escribió el Profesor John Doull, presidente del Consejo Nacional de Investigaciones (NRC), en su documento “Fluoruro en el agua potable: Una revisión de los estándares de la EPA”, donde dice así:
“Lo que el comité encontró es que se ha seguido al status quo con respeto al fluoruro por muchos años, por demasiado tiempo en realidad y ahora necesitamos tomar una perspectiva nueva (…) En la comunidad científica muchos consideran que el tema ya está zanjado. Me refiero a que cuando el Cirujano General de Estados Unidos declara que la fluoración es uno de los 10 mejores logros del siglo XX, es un obstáculo difícil de evadir. Empero cuando observamos los estudios que se han realizado, encontramos que muchas de las preguntas están sin resolver y que tenemos mucha menos información de la que debiéramos tener, considerando la larga trayectoria de la fluoración.”
La ausencia de estudios es utilizada por los que proponen la fluoración para decir que no existe peligro. Es una postura irresponsable.
46. Los patrocinios no representan evidencia científica.
Muchos de los individuos que promueven la fluoración confían plenamente en una lista de patrocinadores. Sin embargo, en Estados Unidos, el Servicio de Salud Pública patrocinó la fluoración por primera vez en 1950, antes que se hubiera realizado un simple ensayo y antes de que se hubiese publicado un estudio de salud significativo (Lea capítulos 9 y 10 en The Case Against Fluoride, para comprender la implicancia de este patrocinio del Servicio de Salud Pública en la posterior promoción de la fluoración). Muchos otros patrocinios siguieron rápidamente con poca evidencia de algún tipo de racionalidad científica para respaldarlos. El constante uso de estos patrocinios tiene más que ver con ciencia política que con ciencia médica.
47. Paneles de investigación han sido minuciosamente seleccionados para otorgar decisiones pro-fluoración.
De vez en cuando, particularmente cuando un programa de fluoración está bajo peligro, los gobiernos de países fluorados han seleccionado paneles para obtener el respaldo de la práctica nuevamente. En su reciente libro llamado Fluoride Wars (2009, Las guerras del Fluoruro), el cual es esencialmente pro-fluoración, Alan Freeze y Jay Lehr conceden este punto cuando escriben:
“Existe una acusación de los anti-fluoracionistas que sí tiene algo de validez. Los movimientos anti-fluoración siempre han denunciado que a través de los años los paneles de investigación comisionados por el gobierno para evaluar los costos y beneficios de la fluoración, han estado plagados de pura gente a favor de la fluoración. Una revisión de los miembros en numerosos paneles reafirma esta denuncia. Las comisiones que elaboraron informes para la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia en 1941, 1944 y 1954; la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos en 1951,1971,1977 y 1993; la Organización Mundial de Salud en 1958 y 1970; y el Servicio de Salud Pública estadounidense en 1991 están plagados con nombres de reconocidos investigadores médicos y dentales quienes han apoyado la fluoración, o de individuos que tienen investigaciones connotadas para el establishment pro-fluoración. Las conexiones eran entrabadas e incestuosas.”
Los ejemplos más recientes de estas profecías autocumplidas provienen del Foro de Fluoración Iralandés (2002); el Consejo Nacional de Salud e Investigación Médica (NHMRC, 2007) y Health Canada (2008,2010). El último tenía un panel de seis expertos para evaluar literatura de salud. Cuatro de los seis eran dentistas pro-fluoración y los otros dos no demostraron tener ninguna experticia en cuanto al fluoruro. Una excepción notable a esta tendencia, fue la designación de parte del Consejo Nacional de Investigaciones de Estados Unidos, del primer panel de expertos equilibrado, seleccionado para investigar la toxicidad del fluoruro en Estados Unidos. Este panel, de doce integrantes, revisó los estándares de agua potable, en cuanto al fluoruro, de la Agencia de Protección Ambiental (EPA por sus siglas en ingles). Después de tres años y medio de investigación el panel concluyó en un informe de 507 páginas, que los estándares de agua potable no protegían la salud y que se requería evaluar un nuevo límite de niveles de contaminantes (MCLG) (NRC, 2006). Si se hubiese obedecido el protocolo de procedimientos toxicológicos y si se aplicaran los márgenes de seguridad apropiados en cuanto a los hallazgos de este panel, pudiese haber sido el fin de la fluoración. Desafortunadamente, en enero de 2011, la Oficina de Agua de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), dejó en claro que no modificarían el valor de los límites de niveles de contaminantes (MCLG) ya que eso pondría en peligro a los programas de fluoración de agua potable (EPA comunicado de prensa Enero 7, 2011.). Una vez más, se permitió que la política se sobrepusiera a la ciencia.
Más y más científicos independientes se oponen a la fluoración
48. Muchos científicos se oponen a la fluoración.
Los que proponen la fluoración han sostenido por muchos años, a pesar del hecho que los primeros opositores a la fluoración eran bioquímicos, que la gente que se oponía a la fluoración no eran científicos de buena fe. Hoy en día, a medida que más y más científicos, médicos, dentistas, y otros profesionales, leen la literatura principal por sí mismos, en vez de confiar en las declaraciones auto-sustentadas de la Asociación Dental Americana (ADA) y de los Centros de Control de Enfermedades (CDC), están llegando a la conclusión de que ni ellos ni la población, han sido informados dignamente por parte de los organismos responsables de esta materia. Hasta la fecha de julio de 2011, sobre 3,700 profesionales han firmado una declaración para terminar con la fluoración a nivel mundial. Esta declaración y la lista de firmantes puede ser encontrada en el sitio de Flouride Action Network. Una mirada a la calidad de los profesionales que se opone a la fluoración se puede obtener al ver el video de 28 minutos “Professional Perspectives on Water fluoridation” (Perspectivas profesionales acera la fluoración del agua) el cual también se encuentra en el sitio de Flouride Action Network.
Las turbias tácticas de los que proponen la fluoración
49. Los que la proponen, típicamente se niegan a defender la fluoración en un debate público
Aunque los proponentes oficiales de la fluoración siguen apoyando la causa fervorosamente, típicamente se niegan a defender la práctica en un debate público, incluso cuando han sido desafiados por organizaciones como la Asociación para la Ciencia en el Interés Público, el Instituto Americano de Toxicología (ACT) o la Agencia de Protección Ambiental (EPA) (Bryson 2004). Según el Dr. Micheal Easley, un lobbista de la fluoración prominente en Estado Unidos, “Los debatas otorgan una ilusión de que existe algún tipo de controversia científica, cuando no hay gente creíble, que apoye el punto de vista de los fluorurofóbicos. (Easley, 1999).
En respuesta a los reiterados rechazos a debatir el tema de parte de los proponentes, el Dr. Edward Groth, un científico superior en el Organización de Consumidores, afirmó que:
“La postura política pro-fluoración, se ha convetido en postura dogmática, autoritaria y esencialmente anticientífica, una postura que desalienta la discusión abierta de asuntos científicos” (Martin 1991).
50. Los proponentes utilizan tácticas muy turbias para promover la fluoración.
Muchos científicos, médicos, y dentistas que han expresado sus opiniones acerca de este tema, han sido sujetos a censura y tácticas de intimidación (Martin 1991). La Dra. Phyllis Mullenix fue despedida de su posición como jefa de Toxicología en el Centro Dental de Forsyth por publicar sus hallazgos sobre el fluoruro y el cerebro (Mulleniz 1995); Y el Dr. William Marcus fue despedido de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) por cuestionar el manejo que hizo el gobierno del estudio del fluoruro y cáncer del NTP (Bryson 2004). Muchos dentistas e incluso médicos, reconocen en privado que se oponen a la práctica pero que no se atreven a expresarlo por la presión de sus colegas o porque temen las repercusiones que pueda traer. Tácticas como estas no serían necesarias si la promoción de la fluoración se basara meramente en información y ética científica.
Conclusión
Cuando se trata de controversias de químicos tóxicos, tradicionalmente grandes intereses hacen lo que más pueden para desacreditar los estudios en animales y minimizar los hallazgos epidemiológicos. En el pasado, fuerzas políticas han llevado a que los organismos gubernamentales, aunque lentamente, se movilicen para regular el asbesto, benzina, DDT, PCBs, tetraetilo de plomo, tabaco y dioxinas. Con respeto al fluoruro tenemos un retraso de sesenta años. Desafortunadamente, debido a que los funcionarios de gobierno y líderes dentales han puesto tanto de su credibilidad en el lado de la defensa de la fluoración, y debido a las enormes responsabilidades que les esperan si llegaran a reconocer que el fluoruro ha causado un aumento en fracturas de cadera, artritis, cáncer a los huesos, trastornos cerebrales o problemas de la tiroides, será muy difícil, que se les escuche hablar honestamente y abiertamente sobre el asunto. Pero ellos deben hacerlo, no tan solo para proteger a millones de personas de daños innecesarios, sino para proteger la noción de que, en su fundación, las políticas de salud pública deben basarse en hechos científicos y no en conveniencia política. Tienen una herramienta que les permite hacer esto: Se llama el Principio de Precaución. De manera simple, dice: Si hay duda, déjenlo afuera. Es justamente lo que han hecho los países europeos y los dientes de sus niños no han sufrido, mientras que la confianza con sus poblaciones ha sido fortalecida.
Preguntémonos justamente ¿Cuánta incertidumbre acerca de unas de las razones listadas debe haber para derogar un supuesto beneficio, el que al ser cuantificado en la encuesta más grande que se ha realizado en Estados Unidos, resultó beneficiar sólo una superficie de diente por niño (de 128)?
Aunque la fluoración tal vez no sea la amenaza más preocupante, sí es una de las más fáciles en erradicar. Es tan fácil, como cerrar una llave en la planta de tratamiento. Pero para lograr cerrar la llave se necesita voluntad política y para lograr obtener eso se necesita una masa de personas informadas y organizadas. Por favor difunda estas 50 razones a todos sus amigos y anímelos a participar en eliminar el fluoruro en sus comunidades y a ayudar a prohibir esta práctica alrededor de todo el mundo.
Comentario final
Otros argumentos en contra de la fluoración, se pueden ver en http://www.fluoridealert.org y en el libro The Case Against Fluoridation (Chelsea Green, 2010). Argumentos a favor de la fluoración se pueden encontrar en http://www.ada.org
Historia de la publicación de las 50 razones
Estas 50 razones fueron compiladas por primera vez por Paul Connet y fueron presentadas en el Foro de Fluoracion en Irlanda en octubre del 2000. El documento fue refinado en el 2004 y publicado en el journal Medical Veritas.
En la introducción de esta versión del 2004 se explicó que tras cuatro años las autoridades no se habían atrevido a refutar las 50 razones, aunque se habían comprometido a hacerlo en el 2000. Eventualmente, una respuesta anónima, incompleta y superficial fue publicada en el sitio del Departamento de Salud y niños de Irlanda. El 7 de agosto de 2011, se nos informó que la respuesta del gobierno había sido preparada por un consultor externo a un costo de €30.000 euros.
Desde el año 2004, han habido notorios acontecimientos científicos incluyendo la publicación del informe del Consejo Nacional de Investigaciones de Estados Unidos; la publicación del Estudio sobre Osteosarcoma de Bassin (Bassin 2006) y muchos más estudios sobre la interacción del fluoruro con el cerebro que han exigido una gran actualización a las 50 razones. Esto fue compilado en agosto de 2011.
Referencias
Agency for Toxic Substances and Disease Registry (ATSDR) (1993). Toxicological Profile for Fluorides, Hydrogen Fluoride, and Fluorine (F). U.S. Department of Health & Human Services, Public Health Service. ATSDR/TP-91/17.
Alarcon-Herrera MT, et al. (2001). Well Water Fluoride, Dental fluorosis, Bone Fractures in the Guadiana Valley of Mexico. Fluoride. 34(2): 139-149.
Allain P, et al. (1996). Enhancement of aluminum digestive absorption by fluoride in rats. Research Communications in Molecular Pathology and Pharmacology. 91: 225-31.
Armfield JM and Spencer AJ (2004). Consumption of Nonpublic Water: Implications for Children’s Caries Experience,” Community Dentistry and Oral Epidemiology. 32(4): 283–96
Arnold HA. (1980). Letter to Dr. Ernest Newbrun. May 28, 1980. http://www.fluoridealert.org/uc-davis.htm
Awadia AK, et al. (2002). Caries experience and caries predictors – a study of Tanzanian children consuming drinking water with different fluoride concentrations. Clinical Oral Investigations. (2002) 6:98-103.
Bachinskii PP, et al. (1985) Action of the body fluorine of healthy persons and thyroidopathy patients on the function of hypophyseal-thyroid the system. Probl Endokrinol (Mosk) 31: 25-9.http://www.fluoridealert.org/epa-sf/appendix-e.pdf
Barbier O. (2010) Molecular mechanisms of fluoride toxicity. Chemico-Biological Interactions. 188: 319–333.
Barnes GP, et al. (1992). Ethnicity, location, age, and fluoridation factors in baby bottle tooth decay and caries prevalence of Head Start children. Public Health Reports. 107: 167-73.
Barot VV. (1998). Occurrence of endemic fluorosis in human population of North Gujarat, India: human health risk. Bulletin of Environmental Contamination and Toxicology. 61: 303-10.
Bassin EB. (2001). “Association Between Fluoride in Drinking Water During Growth and Development and the Incidence of Osteosarcoma for Children and Adolescents,” DMSc thesis, Harvard School of Dental Medicine, Boston, Massachusetts.
Bassin EB et al. (2006). Age-specific Fluoride Exposure in Drinking Water and Osteosarcoma (United States). Cancer Causes and Control. 17 (4): 421–28.
Bayley TA, et al. (1990). Fluoride-induced fractures: relation to osteogenic effect. Journal of Bone and Mineral Research.5(Suppl 1):S217-22.
Beltrán-Aguilar ED et al. (2010). Prevalence and severity of dental fluorosis in the United States, 1999-2004. NCHS DataBrief No. 53. U.S. DHHS, CDC, National Center for Health Statistics.
Beltrán-Aguilar ED et al. (2005). Surveillance for dental caries, dental sealants, tooth retention, endentulism, and enamel fluorosis—United States, 1988- 1994 and 1999-2002. CDC, MMWR, Surveillance Summaries, August 26, vol. 54, No SS-3, pp. 1-44. See Table 23.
Bentley EM, et al. (1999). Fluoride ingestion from toothpaste by young children. British Dental Journal. 186: 460-2.
Bhatnagar M, et al. (2002). Neurotoxicity of fluoride: neurodegeneration in hippocampus of female mice. Indian Journalof Experimental Biology. 40: 546-54.
Bigay J, et al. (1987). Fluoride complexes of aluminium or beryllium act on G-proteins as reversibly bound analogues of the gamma phosphate of GTP. EMBO Journal. 6:2907-2913.
Bigay J, et al. (1985). Fluoroaluminates activate transducin-GDP by mimicking the gamma-phosphate of GTP in its binding site. FEBS Letters. 191:181-185.
Brothwell D, Limeback H. (2003). Breastfeeding is protective against dental fluorosis in a nonfluoridated rural area of Ontario, Canada. Journal of Human Lactation 19: 386-90.
Brunelle JA, Carlos JP. (1990). Recent trends in dental caries in U.S. children and the effect of water fluoridation. Journalof Dental Research. 69(Special edition): 723-727.
Bryson C. (2004). The Fluoride Deception. Seven Stories Press, New York.
Burgstahler AW, et al. (1997). Fluoride in California wines and raisins. Fluoride. 30: 142-146.
Caffey J. On Fibrous Defects in Cortical Walls: Their Radiological Appearance, Structure, Prevalence, Natural Course, and Diagnostic Significance in Advances in Pediatrics, ed. S. Z. Levin, (New York: Interscience, 1955).
Calderon J et al. (2000). Influence of fluoride exposure on reaction time and visuospatial organization in children. Epidemiology 11(4):S153.
Carlsson A. (1978). Current problems relating to the pharmacology and toxicology of fluorides. Journal of the Swedish Medical Association. 14: 1388-1392.
Carnow BW, Conibear SA. (1981). Industrial fluorosis. Fluoride. 14: 172-181.
Caspary WJ, et al (1987). Mutagenic activity of fluorides in mouse lymphoma cells. Mutation Research. 187:165-80.
Centers for Disease Control and Prevention (CDC). (2002). Prevalence of Self-Reported Arthritis or Chronic Joint Symptoms Among Adults — United States, 2001. Mortality and Morbidity Weekly Report. 51: 948-950.
Centers for Disease Control and Prevention (CDC). (2001). Recommendations for Using Fluoride to Prevent and Control Dental Caries in the United States. Morbidity and Mortality Weekly Report. 50(RR14): 1-42.
Centers for Disease Control and Prevention (CDC). (1999). Achievements in Public Health, 1900-1999: Fluoridation of Drinking Water to Prevent Dental Caries. Mortality and Morbidity Weekly Report. 48: 933-940.
Chachra et al. (2010) The long-term effects of water fluoridation on the human skeleton. Journal of Dental Research. 89(11): 1219-1223.
Chen J, et al. (2003). Selective decreases of nicotinic acetylcholine receptors in PC12 cells exposed to fluoride. Toxicology. 183: 235-42.
Chen J, et al. (2003). Selective decreases of nicotinic acetylcholine receptors in PC12 cells exposed to fluoride. Toxicology. 183: 235-42.
Chen J, et al. (2002). [Studies on DNA damage and apoptosis in rat brain induced by fluoride] Zhonghua Yu Fang Yi Xue Za Zhi. 36 222-224.
Chen YC, et al. (1997). Nutrition survey in dental fluorosis-afflicted areas. Fluoride. 30(2):77-80.
Chinoy NJ, Narayana MV. (1994). In vitro fluoride toxicity in human spermatozoa. Reproductive Toxicology. 8:155-9.
Chinoy NJ, et al. (1991). Microdose vasal injection of sodium fluoride in the rat. Reproductive Toxicology. 5: 505-12.
Chinoy NJ, Sequeira E. (1989). Effects of fluoride on the histoarchitecture of reproductive organs of the male mouse.Reproductive Toxicology. 3: 261-7.
P. D. Cohn (1992). An Epidemiologic Report on Drinking Water and Fluoridation, New Jersey Department of Health, Environmental Health Service, November 8, 1992. Note: The original title of this report was A Brief Report on the Association of Drinking Water Fluoridation and the Incidence of Osteosarcoma Among Young Males. The word “osteosarcoma” was deleted from the title soon after the report was released; http://fluoridealert.org/cohn-1992.pdf.
Colquhoun J. (1997). Why I changed my mind about Fluoridation. Perspectives in Biology and Medicine 41: 29-44. http://www.fluoride-journal.com/98-31-2/312103.htm
Connett PH, Beck J and Micklem S. The Case Against Fluoride: How Hazardous Waste Ended Up in Our Drinking Water and the Powerful Politics and Bad Science That Keep it There. Chelsea Green, White River Junction, VT, 2010.
Connett,P (2004) 50 Reasons to Oppose Fluoridation (updated April 12, 2004). Reprinted in
Medical Veritas. 1:70–80, http://www.fluoridealert.org/50reasons.htm
Connett M. (2004). Fluoride & Bone Damage: Published Data. Submission to National Research Council (NRC). http://www.fluoridealert.org/bone-data.pdf
Connett, P. (2000). Fluoride: A Statement of Concern. Waste Not #459. January 2000. Waste Not, 82 Judson Street, Canton, NY 13617. http://www.fluoridealert.org/fluoride-statement.htm
Connett P, Neurath C and Connett M.

Existe una enorme cantidad de estudios científicos y de evidencia estadística que se han realizado desde hace más de veinte años en todo el mundo, que demuestran los efectos tóxicos y dañinos del consumo del flúor, así como los peligros de la fluorización indiscriminada del agua potable y la sal, que no son suficientemente conocidos por la opinión pública, pero no por ello, son menos preocupantes, menos científicos o menos importantes.

Con toda esta controversia, es importante que los consumidores nos informemos de los peligros comprobados.

Estos estudios revisan una larga lista de literatura en la que el flúor ha tenido una significante asociación con una amplia gama de efectos adversos entre los cuales se incluye un aumento del riesgo de fracturas óseas, disminución de la función de la tiroides, disminución del Coeficiente Intelectual IQ, enfermedades de tipo artrítico, fluorosis dental y posiblemente sarcoma óseo.

El flúor es capaz de dañar los dientes, los huesos, el cerebro e incluso las células del sistema reproductivo masculino. Los efectos en estos órganos son mayores entre mas flúor se consuma. Pero aún en bajas concentraciones, el flúor podría generar efectos no evidentes que predisponen al individuo a un daño mayor.
Comentario SDLT: Ver también Los Compuestos de Flúor te hacen Estúpido – ¿Por qué el Gobierno no simplemente los permite, sino que los promueve?

Uno de los mayores problemas que tiene el flúor es que se trata de un bioacumulador persistente, y está entrando en grandes cantidades en las cadenas de alimentos y bebidas para los seres humanos. No solo recibimos grandes cantidades en el agua y en la pasta dental, si no que todas las bebidas embotelladas, así como los alimentos procesados y deshidratados hechos con agua fluorada, contienen cantidades concentradas de flúor, desde fórmulas para bebes, bebidas sin alcohol, jugos, cereales, sal, té, vinos, cervezas.

Uno de los mayores problemas es el de los dentífricos fluorados para niños los cuales se lo tragan en vez de escupirlo por lo que en la actualidad se sugiere a los padres que no de un dentífrico fluorado antes de los tres años de edad y si lo hace que la cantidad de pasta sea igual a una lenteja.

El fluoruro de sodio no orgánico utilizado para fluorar el agua y la sal es totalmente soluble en la misma. Cuando tenemos exceso de él, no lo podemos eliminar y nos envenenamos.
Por ejemplo, el fluoruro de sodio además de ser el principal ingrediente de los venenos para ratas y cucarachas, también es uno de los principales ingredientes de fármacos anestésicos, hipnóticos y psiquiátricos, así como del gas neurotóxico para uso militar.

Conforme se ha fluorado el agua potable en más comunidades, especialmente en los grandes centros de población e industriales, existen más oportunidades de que los alimentos y las bebidas envasadas se procesen con agua fluorada. Posteriormente estos alimentos procesados se distribuyen a otras comunidades, tanto con agua fluorada como con deficiencia en flúor, en las cuales se consumen. Por ejemplo, “un estudio encontró que el contenido de 280 productos bebibles estaba desde prácticamente sin flúor (menos de 0,1 ppm) hasta 7,5 ppm”. A este fenómeno se lo denomina efecto halo. En realidad muchos fabricantes de agua mineral y bebidas de colas agregan flúor a sus fórmulas y no lo mencionan en sus etiquetas.

La presencia del Flúor

“Muchos países desarrollados de Europa han prohibido o rechazado la adición de flúor a sus suministros de agua, como Alemania, Francia, Bélgica, Luxemburgo, Finlandia, Dinamarca, Noruega, Suecia, Holanda, Irlanda del Norte, Austria y la República Checa. Y hay muchos más que están luchando en contra de los grandes grupos de presión que recomiendan y venden sistemas de medicación para el agua”.

En lo que respecta a los países de habla hispana, la mayoría de estos actualmente fluorizan los suministros de agua potable o la sal y muchos ni siquiera sabemos cuando entro en vigor este plan en nuestros países.

La fluorización de la sal es un método utilizado por su bajo costo y porque es posible llegar a toda la población, incluso en la áreas remotas. Este método es promovido por la OPS para su aplicación donde la fluorización de agua no es posible o donde existe una gran población rural.

Aparte del agua potable y la sal fluorada, las fuentes más comunes de exposición al fluoruro son las pastas dentífricas, los enjuagues bucales y los suplementos dietéticos.

Por ejemplo, el Ministerio de Salud de Bélgica decidió retirar del mercado productos como tabletas, enjuagues dentales, chicles, comprimidos y gotas con flúor, que aconsejan los dentistas para prevenir las caries y que son de venta libre en Bélgica, al considerar que su ingestión puede tener “una influencia negativa sobre la salud”.

La prohibición estuvo basada en un estudio que encontró que el exceso de flúor puede producir envenenamiento, dañar el sistema nervioso y aumentar la fragilidad ósea que produce la osteoporosis.

También conviene recordar que en todo el mundo más de mil profesionales de la medicina han firmado un documento donde se solicita el fin de la fluorización del agua http://www.fluoridealert.org/statement.august.2007.intl.signers.html

A fines de los años 60, la OPS y la Fundación Kellogg aportaron la asistencia necesaria para llevar a la mayoría de los países de Latino América la fluorización del agua y la sal, considerándolo como “una elegante solución para la prevención de caries que demostraba progreso”, sin tomar en cuenta estudios y análisis más profundos sobre los efectos negativos a corto y largo plazo. En vez de eso siguen promoviendo y expandiendo cada vez más este plan de fluorización por América Latina.

Uno de los objetivos principales de la OPS fue y sigue siendo la fluorización.

En México por ejemplo, ahora existe una norma producida por la Secretaria de Salud Federal, con la cual se permitirá vender agua envasada con un contenido de flúor al doble de lo antes permitido. Esta norma fue producida en la Ciudad de México por un grupo compuesto por la Secretaría de Salud, el IPN y 19 empresas particulares envasadoras de agua o productoras de hielo.

Una reciente aprobación del gobierno norteamericano (CDC 1999,2001) afirma que los beneficios del flúor son principalmente de carácter tópico (es decir por aplicación directa a los dientes) y que los beneficios de su ingestión son pocos. Esta aprobación contradice una afirmación que la comunidad dental ha hecho durante 50 años que es necesario ingerir flúor para que sea eficaz.

Conviene recordar que en el año 2000, una publicación financiada por el Gobierno de Gran Bretaña “York Review,” la primera revisión sistemática de los efectos positivos de la fluorización concluyó que NINGUNO de los estudios cuyo objetivo pretendía demostrar la efectividad de la fluorización para reducir la caída dental poseían el grado A, esto es, el grado que se concede a un estudio de alto valor científico.

Los riesgos asociados a la fluorización de aguas “no justifican su uso”. Según el Dr. Hardy Limeback, ex presidente de la Asociación Canadiense de Investigación Dental y actual jefe de Prevención Dental en la Universidad de Toronto “existe un amplio consenso de que los beneficios de la fluorización son muy pequeños”.

¿Qué dicen los expertos?

- El Dr. Albert W. Burgstahler, Profesor de Química en la Universidad de Kansas señala entre otros efectos dañinos del flúor que:

“La fluorosis dental, sin embargo, es sólo uno de los muchos efectos tóxicos de la fluorización. Estudios de laboratorio revelan entre otras cosas, un daño significativo de una cantidad de 1 ppm de agua fluorada en: Cromosomas mamarios, Riñones, Metabolismo, Digestión de grasas, Células de la sangre y en plantas sensibles como los gladiolos.”

- El Comando Médico del Ejército de Estados Unidos (MEDCOM) contactó un reconocido experto en neurotoxicidad, el Dr. Mullenix, y solicitó su opinión respecto a la fluorización, quien señala que:

“las exposiciones al flúor están fuera de control,” y que “el agua fluorada no presenta ventajas. Los riesgos actualmente exceden lejos los esperados beneficios.”

El Dr. Mullenix cita datos de 18 estudios clínicos en su análisis.
- La Universidad de Dartmouth en Septiembre de 1999 dio a conocer un estudio realizado con 280,000 niños, en que se asociaba la fluorización con altos niveles de plomo en los niños. El Profesor Roger Masters, jefe de la Fundación Dartmouth para la Neurociencia y la Sociedad, señaló que el problema es especialmente serio porque el envenenamiento por plomo se asocia con elevadas tasas de dificultades en el aprendizaje, hiperactividad, drogadicción y crímenes.
- Agencia de Protección Ambiental EEUU – “En resumen, mantenemos que la fluorización del agua es un riesgo irracional.”
- Grupo de Trabajo Ambiental, Julio 2005. “Los últimos diez años un número importante de profesionales médicos ha mostrado su preocupación sobre el hecho de que el flúor representa un riego no razonable, particularmente para los niños, a las concentraciones en los que normalmente se añade al agua del grifo en Estados Unidos”
- Dr. Arvid Carlsson, Premio Nobel de Medicina (2000). “Estoy convencido de que la fluorización del agua en un futuro cercano será consignada a la historia de la medicina”
El Profesor Paul Connett, PhD Profesor de Química en la St. Lawrence University, Canton, NY 13617 señala 50 razones para oponerse a la fluorización y aparece entre un grupo de 300 científicos de todo el mundo que piden que se revise la actual práctica de agregar flúor al agua potable. El petitorio fue firmado por 300 investigadores y especialistas de 38 países, entre ellos el Dr. Arvid Carlsson, Premio Nobel de Medicina 2000; el Profesor Samuel Epstein, autor del libro “La política del cáncer”; Doug Everingham, ex Ministro de Salud de Australia y la Dra Lynn Margulis, premiada en los Estados Unidos con la Medalla Nacional de Ciencias.
-Charles Eliot Perkins, uno de los químicos industriales más famosos de América fue contratado por el gobierno de EE.UU. después de la segunda guerra mundial para ayudar en la absorción de la alemana “I.G.Farben”, un gigante dentro de la industria. En una carta que Perkins envió el 2.10.1954 a la fundación Lee para la investigación de la nutrición, en Milwaukee, Wisconsin, dice entre otras cosas:

“…ideólogos fanáticos, que respaldan la fluorización de las reservas de agua, nos dicen que persiguen como fin la reducción de la caries dental infantil. La credulidad del público es la responsable de la actual distribución de agua artificialmente fluorizada”. (en Alemania el agua está protegida, y por eso nos recomiendan el flúor en dentífricos y en sal de mesa.)” Pero,” sigue Perkins en su carta, “- y esto lo digo clara y decididamente – la verdadera razón oculta tras la fluorización del agua no es la salud de los dientes de niños. Si esa fuera realmente la razón, habría otras posibilidades mas fáciles, económicas y mucho mas eficaces de llevarlo a cabo. La verdadera razón para el tratamiento del agua es la de reducir la resistencia de las masas contra la dominación y el control y la pérdida de libertad. En la parte posterior del hemisferio encefálico izquierdo existe un área pequeña responsable de la fuerza del individuo para resistir contra la dominación. Repetidas dosis mínimas de fluoruros reducirán después de cierto tiempo y poco a poco la fuerza del individuo para resistir contra la dominación mediante el envenenamiento y la narcotización paulatinos de dicha parte del cerebro. La consecuencia es la incapacidad de tomar decisiones para si mismo. ¡Esto hace que se sea manipulable! Digo esto con toda la seriedad y sinceridad de un científico que lleva casi 20 años investigando en la química, bioquímica, fisiología y patología de los fluoruros. Toda persona que tome agua artificialmente fluorizada durante un año o más, no volverá a ser la misma nunca más, ni síquica ni físicamente.”

En lo económico
Según estimaciones realizadas por la Subgerencia Técnica de Essbío S.A., entre equipos dosificadores, herramientas de control, obras básicas, instalaciones y capacitación de personal, la inversión inicial que tendría esta medida gubernamental asciende a 673 mil dólares.
Los costos de operación, constituidos principalmente por los productos químicos, manutención y reparación de equipos sumaría otros 540 mil dólares.
Estas inversiones se reflejarían en un alza de las tarifas de agua potable, y esto por un supuesto bien cuyos beneficios comparados con los daños son bastante dudosos.
Alternativas
Una de las mejores alternativas es tomar conciencia, por ejemplo, vigile que sus hijos pequeños no se coman la pasta de dientes, u optar por la pasta de dientes sin flúor de herboristería. Muchos dentistas coinciden que lo importante para una buena higiene bucal está en la técnica de cepillado, no en las pastas de dientes ni enjuagues que cada vez se les agregan más y más sustancias para supuestamente mejorar la higiene bucal, lo cual son puros engaños publicitarios. Para las caries se ha comprobado que el xylitol o el sorbitol funcionan muy bien. En la cuestión de la sal, vigile que la que utiliza en su casa esté libre de flúor, dos alternativas para salar son la sal cristalina, que contiene los 84 oligoelementos esenciales para la vida o sal marina refinada. La fluorización del té parece muy extendida, así que sería mejor encontrar otras alternativas de infusión.
También existen métodos para quitar el flúor del agua, aunque algunos son algo complejos, nos podían proveer alternativas si así lo deseamos:
Floculación: La técnica de Nalgonda, nombre del pueblo en India dónde el método fue realizado. El método consiste en agregar alumbre al agua a tratar, produciendo la precipitación del flúor. Desde que el proceso se lleva a cabo es más eficaz bajo condiciones alcalinas, agregando cal y que además sirve como desinfectante. Después de revolver la cuba, los elementos químicos se coagulan y precipitan en el fondo del recipiente, debido a que es más pesado que el agua. El agua tratada se retira en forma superficial sin remover el fondo.
Absorción: El otro sistema es filtrar el agua a través de una columna condensada con un absorbente, como la alúmina activada (Al2O3), el carbón de leña activado, o resinas de intercambio iónico. Este método, también, es conveniente para las comunidades pequeñas y uso en el hogar. Cuando el absorbente se satura con los iones de fluoruro, el material del filtro tiene que ser lavado con un ácido débil y eliminado con solución alcalina. El efluente del lavado es rico en fluoruro y debe eliminarse cuidadosamente para evitar la contaminación del agua subterránea. Las unidades de casa son más convenientes para filtrar cantidades pequeñas de agua pensadas sólo para beber; pero un sistema de servicio extenso y eficaz exige asegurar que los filtros se reemplazan o se regeneren en el momento correcto. La tecnología es sólo parte del problema: la comunidad deberá entrenar al personal que lleve a cabo la tarea más los insumos químicos necesarios, por ello su puesta en funcionamiento es más difícil.
Evaporación: Es el simple uso del sistema de destilación, el sistema en si debe tener una fuente calórica. Puede ser eléctrica, gas ó combustible líquido. El resultado es óptimo para la eliminación del flúor. Los Emiratos Árabes lo utilizan para la obtención de agua dulce a partir del agua de mar, durante el proceso de generación eléctrica. Pero también elimina las sales útiles para el organismo, como el sodio y potasio, que debe ser repuesta de manera artificial. Tiene un costo elevado por la utilización del combustible y las instalaciones. En la actualidad hay un proceso menos costoso, que utiliza como fuente calórica el sol. El dispositivo fue desarrollado por la Marina de los Estados Unidos para obtener agua dulce a partir también del agua de mar, durante un naufragio. Para tal efecto se utiliza un recipiente plástico transparente de nailon; con forma de burbuja al inflarse. Una membrana separa el agua de mar de una cavidad de aire. Esta membrana tiene la propiedad de dejar pasar el vapor de agua y luego se condensa en las paredes internas de la burbuja que por gravedad desciende a un receptáculo para ser utilizada como agua dulce. Este dispositivo suele rendir apenas unos litros de agua destilada debido a su pequeño tamaño, de tan solo un metro de diámetro y su valor de destilación depende del suministro solar. Este principio puede ser utilizado a gran escala donde la radiación solar es intensa.
Condensación de humedad ambiente: el proceso consiste en la condensación de la bruma proveniente del mar durante la noche, unas mallas metálicas dispuestas en el paso de la bruma logran condensar la humedad ambiente en su superficie. El agua así recolectada en tanques es utilizada como agua dulce.
Desintoxicación
Uno de los mejores desintoxicantes, que podría ayudar a la eliminación de las concentraciones del flúor en el organismo es el Goldenseal o Raiz de Sello de Oro (Hidrastis Canadensis) actualmente se vende en tabletas comprimidas sola o a veces acompañado de otros extractos como la zarzaparrilla (Smilaz aspera L.) diente de león (taraxacum officinale weber) o Bardana (Articum lappa L.) remedios tradicionales y muy populares para purificar la sangre, excelentes diuréticos y depurativos.
Un trabajo en conjunto para informar a más y más personas realmente podría hacer un cambio, en nosotros está la posibilidad de detener la globalización de estos planes que atentan contra nuestra salud.
Fuentes:
http://www.fluoridealert.org/fluoridation.htm
http://www.nofluoride.com/mullenix_bsa.htm
http://www.slweb.org/Masters.html
http://64.233.161.104/search?q=cache:pIqZ6pvxEpgJ:www.ucv.ve/cenamb/articulos/aguafluor.doc+Paul+Connett&hl=es&gl=cl&ct=clnk&cd=10
http://www.nofluoride.com/scientific_studies.htm
http://www.wkkf.org/DesktopModules/WKF.00_DmaSupport/ViewDoc.aspx?fld=PDFFile&CID=6&ListID=28&ItemID=63767&LanguageID=0
http://trinityatierra.wordpress.com/2007/11/20/sobre-la-fluorizacion-del-agua-parte-i/
http://iabot.iespana.es/ciencia/biotecnologia/bioquimica/fluor_agua_potable.htm
http://www.utem.cl/trilogia/Volumen_15_n_23_24/p_15_9.htm
http://rai.ucuenca.edu.ec/facultades/odontologia/articulo_sobre_fluor.pdf
http://www.animalweb.cl/n_o_imperial/salud/fluor_y_agresion.htm
http://www.bruha.com/pfpc/index.html
http://www.funam.org.ar/fluoracionagua.htm
http://www.scielosp.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0036-36341998000500008
http://blog.360.yahoo.com/blog-_vF7bw0wcqJtYJd4Adg-?cq=1&p=233
http://www.paho.org/Spanish/HSP/HSO/Tallerregional.doc+
http://www.animalweb.cl/n_o_imperial/salud/fluor_un_neurotoxico.htm
http://www.trans-personal.com/salud/efectosfluor.htm
http://rai.ucuenca.edu.ec/facultades/odontologia/articulo_sobre_fluor.pdf
http://www2.udec.cl/OFEM/remedica/VOL2/fluor/fluor.htm
http://salud.ecouy.com/articulos/fluoracion.htm
http://iabot.iespana.es/ciencia/biotecnologia/bioquimica/fluor_agua_potable.htm

Visto en: http://senalesdelostiempos.blogspot.com/2008/03/el-peligro-latente-del-flor.html

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Capítulo 1. SAL COMUN O SAL MARINA:
Solitaria y muda la playa,
ceñidas de espuma sus sienes
juega con el agua viendo
como resbala sobre la arena,
fragmento de rocas otoñales.
En la boca reseca el gusto
de la sal de todos los mares
ahoga el gemido vespertino
y aflora la afonía con el paseo.

La sal que dejaron las mareas
de los días al derrumbarse
dosifica el amor y la vida.
Elisa R. Bach

En cierta ocasión Fermín me llamó desde Shangai preguntándome cómo podía librarse de una diarrea persistente que lo tenía postrado en el hotel. Le dije que me describiera todo aquello que tenía en la nevera. El zumo de naranja se hallaba entre las cosas que había en aquella nevera, (como en casi todas las neveras de un hotel). Le dije que mezclara en ese zumo una cucharada de sal y que se lo tomara. La diarrea cedió.
Se podía haber usado también una bebida de cola que, en pequeñas dosis, también hubiera ido bien aunque más lentamente.
Con la sal podemos fabricar muchos medicamentos basados en su propiedad de absorber agua. Una aplicación importante y muy útil es la preparación de medicamentos contra la deshidratación. Esto merece una pequeña explicación.
Hace millones de años –probablemente- la especie de la cual hemos surgido vivía sin ningún problema como “pez en el agua”. El mar primigenio tenía una salinidad menor a la actual (unos 100 millones de veces menos). Los ríos y los torrentes fueron depositando, por arrastre, sales minerales al igual que lo hacen ahora hasta aumentar la salinidad de las aguas marinas a un nivel que imposibilitaba la vida de muchas especies. La existencia de mares tan salados que hacen imposible la vida como el Mar Muerto corrobora esa tendencia por parte de muchas especies a abandonar el medio salino en busca de agua dulce, es decir, menos salada.
Multitud de investigaciones y la práctica clínica han mostrado que el equilibrio de los líquidos en el interior de los organismos vivos depende de la sal. Pero si hay exceso de sal malo y si hay déficit, peor. Un desequilibrio en la cantidad y en la distribución de la sal produce múltiples síntomas, enfermedades o síndromes alterando la salud.
Muchos signos señalan la alteración del metabolismo de la sal en el organismo y que un experto clínico los descubre sin dificultad, pero mucho antes de que la salud se altere se puede observar una fisura mediana en el labio inferior. Ese signo ya demuestra que empieza a haber sequedad (deshidratación) en las mucosas y en la piel. En ese caso podemos ya proceder a administrar una medicina preparada por nosotros mismos a falta de otros auxilios sanitarios.
La medicina más importante de la vida
Se toman 50 granitos de sal común (mejor si es sal marina por su composición iodada) y se introducen en un litro de agua. Se agita bien la botella o envase contenedor del agua y ya está a punto para ser bebida a lo largo del día. Al día siguiente se preparará otro litro de agua y así en días sucesivos. No se debe guardar el agua así preparada más de tres días y siempre en la nevera.
El agua de lluvia destilada no es potable si no la sometemos a un tratamiento con sal en la forma indicada (en este caso se ha de diluir una cantidad algo mayor: unos 100 granitos de sal por litro de agua). En Berlín se suele beber el agua del grifo y en consecuencia hay mucha deshidratación entre la población. En Berlín no hay montañas de las que pueda descender el agua mezclada con sales minerales.
¿Qué podemos curar con la sal preparada de esa manera?
• Problemas de desnutrición y adelgazamiento (de la parte alta del cuerpo) a pesar de un apetito voraz.
• Deshidratación a pesar de una intensa sed y deseo de sal.
• Psiquismo hiperemotivo: depresión agravada por el consuelo. Rehuye los contactos humanos (se acepta bien un animal de compañía).
• Edemas localizados y limitados: párpados, dedos, maléolos.
• Frilosidad, sobre todo de las extremidades con aversión al calor.
• Enfermedades que sobrevienen a la orilla del mar y sobre todo al retorno de un día de playa.
• Anemia, después de pérdida hídrica en sujetos pálidos y delgados (hematíes dendríticos –ramificados-)
• Leucopenia medicamentosa: Quimioterapia.
• Diabetes insípida: polidipsia, poliúrica, adelgazamiento.
• Enfermedades del bazo, de órganos hematopoyéticos.
• Sintomatología después de absorción masiva de quinina; secuelas del paludismo.
• Cefalea pulsante; como un clavo; con lagrimeo; por exceso de calor.
• Cefalea y migraña de los estudiantes.
• Visión de destellos, rayos.
• Neuralgias faciales; del trigémino o d’Arnold.
SAL DE GLAUBER (Natrium sulfuricum) o Sulfato sódico

Me lavé los dientes
con sal de Glauber
para blanquearlos
y bajé a la playa.
No tenía ganas
de volver al Hospital

sin saber a dónde iba
me senté en la arena,
mi mirada se fijó
insistentemente el horizonte;
las luces rojas del cielo
empezaban a encenderse,
me incorporé lentamente
y anduve con los pies
rozando el agua cálida de julio
de aquel verano cobalto
durante algunos minutos.

Vestida con una falda azul,
una blusa blanca
y wambas rojas
me introduje en el mar
como lo hicieron Alfonsina
y la mítica Virginia Wolf
a pesar de que era ya muy tarde.

Las luces de los pescadores
ya flotaban en el concurrido mar
y en el agua
se quemaban las preguntas
y sus silencios extraños.

Fui nadando hasta la boya
roja, la que se esconde como el sol
al otro lado de las barcas.

Cerca ya de la línea del horizonte,
solitaria y perdida en el crepúsculo
me adentraba más y más en el mar
sintiendo la inquietud
que me conmueve
como el adentrarme en un poema
o en una larga noche
de amor desconocido.

Sentía la angustia de saber
que allí el mar era muy profundo
cuando de pronto
la vi sobre las aguas.

Una mujer mayor,
de cansada belleza
y el pelo blanco recogido,
se me acercó nadando
con brazadas serenas.

Su rostro reflejaba familiaridad,
parecía venir de algún yate cercano.
Al cruzarse conmigo
se detuvo un momento
y me miró a los ojos:
No he venido a buscarte
-dijo- sólo voy de paso
buscando aguas más frías.

Me despertó el calor,
un rumor de voces
y el ruido de una moto
que cruzaba la calle
con precaución
para no atropellar a nadie.

Era ya media mañana
el cielo estaba limpio,
sin nubes, con el aire en calma,
el sol estaba ya muy alto
y el calor resbalaba sobre la piel
como sobre un mástil en agosto.

Bajé a desayunar
a la terraza de un bar
del paseo marítimo
y contemplé aún aturdida
a la bulliciosa gente.

El mar parecía una balsa,
estaba infestado de bañistas
y en la ardiente arena
cientos de cuerpos yacían
tostándose bajo el sol.

En la portada
del periódico local
el nombre de la ahogada
no era el mío. Elisa R. Bach

Historias divertidas y chistes se regalaban todas las noches junto a las playas de la Costa Brava, como en otras épocas, en la década de los 70. Era una época optimista en la que los campistas se desvivían por llevar el buen humor a todos. Acogedoramente también se trataba a los turistas extranjeros. La gente estaba ávida de conocer y compartir la vida de todos.
En una de esas noches del verano del 76, cuando el frescor de la noche empezaba a acariciar las ardientes pieles tostadas, los campistas se iban acercando al pequeño núcleo que se distinguía por las risas que contagiaban la atmósfera de aquel rincón del camping. Antes de comenzar la Tertulia del Buen Humor alguien preguntó a una doctora qué podía hacer para curar su maltrecha dentadura. La respuesta fue sencilla y tajante: el mejor dentífrico es el agua de mar (agua con sal). A partir de aquella noche todos los campistas se lavaban los dientes en el mar.
La doctora amplió la información a todos aquellos que con curiosidad preguntaban si eran buenas otras sales. Realmente allí se desaconsejó con vehemencia el uso del bicarbonato sódico pues amarilleaba los dientes y también la sal de Glauber (sulfato sódico) para blanquearlos debido a sus efectos tóxicos (diarreas, etc.).
Elisa R. Bach
www.homeo-psycho.de

Dr. Patricio Ortiz Ruiz
Departamento de Medicina Interna
Facultad de Medicina
Universidad de Concepción
INTRODUCCION

El flúor es un elemento ampliamente distribuido en la naturaleza y desde que su efectividad en la prevención de caries dentarias fue postulada en la década del 40′, su uso ha sido ampliamente aceptado y practicado. Con ese fin se le utiliza en formas locales aplicadas directamente sobre la dentadura y en formas sistémicas que deben ser ingeridas. Ambas modalidades se describen igualmente efectivas en la prevención de caries dentarias. Los programas de fluoruración artificial del agua de bebida, a la concentración de 1 ppm (1 mg/l), se han considerado de importante beneficio en salud pública y desde que se comenzara su utilización, se reconoció que el conocimiento cabal de su comportamiento en el organismo y probable efectos tóxicos asociados a su uso sistémico, es crítico en la implementación y evaluación de los masivos de fluoruración del agua de bebida.

ASPECTOS FISIOLOGICOS (1).

De una ingesta dada de flúor, el 80% aproximadamente es absorvido en el estómago e intestino delgado principalmente y el resto eliminado a través de las deposiciones.

El flúor absorvido pasa al plasma sanguíneo y luego es distribuido a los diferentes tejidos, donde se mantiene en proporciones establecidas respecto a la concentración plasmática. Este equilibrio dinámico es posible ya que el flúor no se encuentra unido a proteínas en el plasma y su difusión a través de las diferentes membranas es dependiente de gradientes de pH y no necesita de carriers.

Lo anterior no determina concentraciones de saturación en los diferentes compartimentos orgánicos, como se consideró inicialmente, puesto que el organismo humano no cuenta con mecanismos de regulación homeostática de flúor(2).

La concentración de flúor en la leche materna es constante (0.008 ppm) e independiente de la concentración plasmática de flúor de la madre, lo que puede considerarse como el único mecanismo de regulación homeostática presente en el ser humano.

La concentración de flúor en los diferentes tejidos luego de su absorción, depende de la ingesta y depuración plasmática. Esta última se efectúa en proporciones iguales a través de la captación por tejidos calcificados y la excreción renal.

La afinidad de los tejidos calcificados por el flúor es importante, determinando su retención persistente y acumulativa en el hueso, siendo mayor en los organismos en crecimiento. En el recién nacido, cerca del 90% del flúor absorvido es retenido en el hueso. Esta afinidad decrece con la edad y se estabiliza en alrededor de un 50% del flúor absorvido al completarse el desarrollo del esqueleto, siendo el 50% restante, excretado a través del riñón.

La excreción renal depende de la funcionalidad del riñón y pH urinario. A mayor acidez, la reabsorción tubular de flúor es mayor, pasando al intersticio y luego a los capilares, incrementando el pool plasmático.

TOXICIDAD AGUDA DEL FLUOR.

A la concentración de 1 ppm, la ingesta de flúor está desprovista de efectos deletéreos importantes, a excepción de los pacientes sometidos a diálisis renal crónica, en quienes se han reportado muertes en paro cardíaco por fibrilación verticular, secundaria a concentraciones excesivas de flúor en la solución de diálisis e hiperpotasemia importante. Esta situación resulta de la incapacidad de los equipos de deionización utilizados habitualmente de asegurar una adecuada depuración de flúor en la solución dialítica y se corrige de forma importante con el uso procedimientos de osmosis reversa en la deionización (3).

Otra situación de toxicidad aguda que también puede llevar a la muerte, está dada por la ingesta voluntaria o involuntaria de preparados con alta concentración de flúor(1).

En el lumen gástrico, el flúor está presente como ácido fluorhídrico (HF). Esta molécula no ionizada atraviesa fácilmente la membrana de las células epiteliales, penetrando al interior de las células donde se disocia en iones fluoruro e hidrogeniones, los cuales lesionan estructuras y alteran funciones celulares por ruptura de la barrera mucosa gástrica (4, 5, 6).

La dosis única y de alta concentración del flúor de aplicación tópica a nivel de la cavidad bucal con deglución del flúor, daña la mucosa gástrica, generando alteraciones de esta estructura (7, 8, 9). La lesión se intensifica al utilizar un gel fluorado a concentraciones de flúor en un rango de 5.000 – 12.300 ppm y a mayor viscosidad del producto (10, 11, 12). La ingesta involuntaria de estos productos genera irritación gástrica manifestada en dolor epigástrico, náuseas, vómitos (1 3). La ingesta accidental o deliberada de productos de alta concentración puede ocasionar estado comatoso, acidosis, convulsiones, parálisis respiratoria o arritmia seguida de muerte por falla cardíaca (14).

Estudios experimentales y en humanos con aplicación de gel fluorado a concentraciones de 1,23% (12.300 ppm), han mostrado en algunos casos, aparición de síntomas epigástricos, cambios en los niveles de CAMP en plasma y tejidos, en el metabolismo de la gIucosa y de la secreción de amilasa salivar. La estandarización de los métodos de aplicación del gel disminuye la cantidad de flúor ingerido (15).

En 1989, Spak y Col(1 6), en una muestra de doce voluntarios adultos con mucosa gástrica endoscópicamente normal, encuentran daño de la mucosa gástrica después de ingesta de dosis única de veinte mg. de fluoruro de sodio (NAF). Al cabo de dos horas, los doce sujetos presentaban petequias y erosiones en el cuerpo gástrico al estudio endoscópico y de biopsia gástrica. La mitad de ellos también presentó alteraciones en el antro gástrico. En cuatro de estos voluntarios se observó sangramiento sobre una gran extensión de la mucosa gástrica. Tanto el epitelio y estroma superficial como los acinos gástricos estaban afectados; las células epiteliales eran de menor tamaño que las normales. El epitelio más severamente dañado se observó disgregado o totalmente perdido. En los acinos se presentó dilatación irregular y ensanchamiento de las células epiteliales. La pérdida de municiones fue muy notoria.

En 1990 nuevamente Spak y Col(17), efectúan la aplicación oral de un gel fluorado de menor concentración (0,42%), en diez adultos con mucosa gástrica previamente sana. La cantidad de flúor retenida después de la aplicación fue de un 40% de la cantidad de F aplicado. En siete sujetos se presentaron petequias y erosiones. El examen histológico gástrico mostró alteraciones epiteliales en nueve de los voluntarios. Experiencias en ratas, demuestran que las lesiones gástricas son de rápida y progresiva recuperación al suspender la aplicación de flúor (18).

TOXICIDAD CRONICA DEL FLUOR.

La acumulación persistente de flúor en el hueso favorece la actividad osteoblástica, lo que en algún momento se consideró como beneficioso en el tratamiento de la osteoporosis (19, 20, 21).

El tejido óseo neoformado no mantiene la estructura del tejido óseo normal, siendo un hueso más denso pero menos elástico, lo que lo hace más susceptible de fracturarse (22, 23, 24).

La acumulación de flúor en el diente produce cambios similares en el esmalte con la aparición de fluorosis, defecto en la mineralización del esmalte dentario secundario a exceso de flúor durante su formación (25, 26, 27, 28, 29). La fluorosis se evidencia inicialmente en un aspecto moteado del diente por depósito de substancias coloreadas de la alimentación en un diente poroso, hasta deformación y destrucción importante de los dientes.

Estudios de prevalencia de fluorosis en niños de educación básica en diferentes zonas de nuestro país, han documentado proporciones altas de fluorosis (61.4%) en Iquique, con concentraciones naturales altas de flúor en el agua potable, Quinta Región (56,0%) con programas de fluoruración del agua potable hace 10 años, medianas en Santiago (18.6%) previo al comienzo de los programas de fluoruración del agua potable y bajas en Temuco (4.2%). El índice colectivo de fluorosis en Iquique ha sobrepasado el valor de 0.6 sobre el cual la patología estudiada se considera como un problema de salud pública (30).

La evidencia de manifestaciones de exposición excesiva al flúor en zonas donde no se efectúan programas de fluoruración de las aguas de abasto, señala la existencia de otras fuentes potenciales de flúor que deben ser estudiadas.

A nivel de tubo digestivo, la administración crónica de flúor puede asociarse a la presencia de síntomas dispépticos (31).

Waldbott reporta diferentes síntomas gastrointestinales con el uso crónico de F a concentraciones de 1 ppm, representados por náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea y constipación intermitente (32).

El metabolismo del flúor ingerido en forma prolongada determina la factibilidad biológica de que aparezcan efectos deletéreos sistémicos, dependientes de diferentes variases metabólicas intra e interindividuales. Los productos fluorurados de administración local no representan riesgo para la salud humana, a excepción de su ingesta accidental en cantidades importantes.

REFERENCIAS

  1. WHITFORD GM. The physiological and toxicological characteristics of fluoride J Dent Res 1990;69(Spec Iss):539-549.
  2. SINGER L, ARMSTRONG WD. Regulation of human plasma fluoride concentration. J Appl Physiol 1960;15(3):508-510.
  3. ARNOW PW, BLAND LA, GARCIA-HOUCHINS S, et al. An outbreak of fatal fluoride intoxication in a long tern, hemodialysis unit. Ann Int Med 1994;121:339-344.
  4. Whitford GM, Pashley DH. Fluoride absortion: the influence of gastric acidity Calcif Tissue Int 1984;36:302-207.
  5. WHITFORD GM, PASHLEY DH. DIRKSEN TR. Gastric acidity and plasma fluoride levels. J Dent Res 1982;61(Sp Iss):291(abs 1017).
  6. MESSER HH, OPHAUG RH, Influence of gastric acidity on fluoride absortion in rats. J Dent Res 1993;72(3):619-622.
  7. EASTMANN RP, ALLISON NB PASHLEY DH, et al. Histologic and scanning study of gastric mucosa following fluoride application. J Dent Res 1981;60:502(596 abs).
  8. EKSTRAND J, KOCH G. Pharmacokinetics of fluoride gels in children and adults. Caries Res 198 1; 15:213-220.
  9. REDD JD, SMY JR. The effects of sodiu fluoride on gastric acid and elecrolyte output in the anaesthetized cat. J Physiol 1980;301:39-48.
  10. LE COMPTE EJ. Clinical application of topical products: risks, benefits and recomendations. J Dent Res 1987;66(5):1066-1071.
  11. EISEN J, LE COMPTE EJ. Acomparison of oral fluoride retention following, tropical treatments with APF gels of varying viscosities. Pediatric Dent 1985;7(3):175-179.
  12. BEAL JF, ROCH WP. Fluoride gels: a laboratory and clinical investigation. Br Dent J 1976; 140:307-310.
  13. DUXBURYAJ, LEACH FN, DUXBURY JT. Acute fluoride toxicity. Br Dent J 1992; 153:64-66.
  14. RUBENSTEIN LK, AVENT MA. Frecuency of indesirable side effect following professionally applied topical fluoride. J Dent Child 1987;54:245-247.
  15. WHITFORD GM, ALLMANN DW, SHAHED R. Topical fluorides: effects on physiologic and biochemical processes. J Dent Res 1987;66(5):1072-1078.
  16. SPACK CJ, SJÓSTEDT S, ELEDORG L, et al. Tissue response of gastric mucosa after ingestion of fluoride. Br Med J 1989;298:1686-87.
  17. SPACK CJ, SJÜSTEDT S, ELEDORG L, et al. Studies of human gastric mucosa after application of 0.24% fluoride gel J Dent Res 1990;69(2):426-429.
  18. EASTMANN RP, PASHLY DH, BIRDSONG NL, et al. Recovery of rat gastric mucosa following single fluoride dosing. J Oral Pathol 1985; 14:779-792.
  19. FARLEY JR, WERGEDAL JE, BAUYLINK DJ. Fluoride directly stimulates proliferation and alkaline fosfatase activity for bone forming cells. Science 1983;222:330-332.
  20. FARLEY SM, WRGEDAL JE, SMITH L, et al. Fluoride therapy for osteoporosis: characterization of the esqueletal response by serial meassurements of serum alkaline phosphatase activity. Metabolism 1987;36:211-218.
  21. RESCH H, LIBATANI C, FARLEY SM, et al. Evidence that fluoride therapy increases trabecular bone density in a peripheral skeletal site. J Clin Endoc Metab 1993;76:1622-1624.
  22. HEDLUND LR, GALLAGHER JC. Increased incidence of hip fracture in osteoporotic women treated with sodium fluoride. J Bone Min Res 1989;4:223-225.
  23. LINDSAY R. Fluoride and bone –quantity vs. quality. N. Engl J Med 1190;322:845-846.
  24. COOPER C, WICKHAM CAC, BARKER DJR, JACOBSERN SJ, Water fluoridation and hip fracture. JAMA 1991;266:513-514.
  25. RIORDAN PJ. Dental fluorosis and fluoride exposure from various sources. J Dent Res 1992;71:612(774 abs)
  26. RIORDAN PJ. Dental fluorosis, dental caries and fluoride exposure among 7 year-olds. Caries Res 1993;27:71-77.
  27. SZPUNAR SM, BURT BA. Trends in the prevalence of dental fluorosis in the United States: a review. J Public Health Dent 1987;47:7179.
  28. HARGREAVES JA, THOMSON GW, PIMLOTT JFL, NOBERT LD. Commencement date of fluoride supplemation related to fluorosis. J Dent Res 1988;67:231(948 abs)
  29. WETZET WE. Fluorosis dental por administración repetida de fluoruros. Quinteessence (ed. esp.) 1991;4(5):267-271
  30. MELLA S, MOLINA X, ALALAH S. Prevalence of dental fluorosis and its relation with fluoride content of comunal drinking water. Rev Med Chile 1994;122:1263-1270
  31. SUS HEELA AK, DAS TK. Chronic fluoride toxicity: a scanning microscope study of duodenal mucosa. Clin Toxicol 1988;26:467-476.
  32. WALDBOTTJ. Incipient chronic fluoride intoxication from drinking water: report of 52 cases. Acta Med Scand 1956;156:157-168.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 128 seguidores